Deportes

Los “Indios” de Cleveland tienen los días contados en las Grandes Ligas

Desde el mes de julio se realizan consultas para realizar un cambio al apodo del equipo por considerarlo ofensivo

El equipo de Cleveland de las Grandes Ligas de béisbol decidió dejar de usar el apodo de Indios, ya que ha sido considerado ofensivo hacia la comunidad nativa estadounidense.

Después de años de protestas, la franquicia abrió, en el mes de julio, un proceso de consultas con miembros de la comunidad nativa y aficionados sobre un posible cambio de nombre.

Esta medida se tomó en el marco de las protestas nacionales contra el racismo que vivía Estados Unidos a raíz del crimen del afroamericano George Floyd, a manos de un policía blanco de Minneapolis.

En el contexto de estas reivindicaciones, que han tenido un gran eco en el deporte estadounidense, el equipo de Washington de la liga de football americano (NFL) decidió en julio dejar de utilizar su apodo de Redskins (Pieles rojas).

Ahora es el equipo de béisbol de Cleveland el que podría anunciar su cambio de nombre durante la próxima semana, según dijeron fuentes cercanas a la decisión a medios estadounidenses como The New York Times y la cadena ESPN.

Una de las fuentes señaló que, debido a los retos logísticos de la transición hacia un nuevo nombre, Cleveland podría mantener el apodo y uniforme de Indios durante la próxima temporada mientras trabaja en los cambios para la campaña del 2022.

Desde hace años

Los reclamos para que los equipos de Cleveland y Washington, que pasó a llamarse provisionalmente Washington Football Team, cambiaran sus apodos vienen desde hace décadas, pero se reafirmaron este año con las protestas contra el racismo.

En el caso de Washington, las presiones llegaron al punto de que FedEx, la compañía patrocinadora de su estadio, le pidió directamente el cambio de nombre.

La franquicia de Cleveland porta desde 1915 el apodo de Indios, con el que ganaron dos veces la Serie Mundial en 1920 y 1948.

Hace dos años el equipo aceptó retirar de su camiseta su controvertido logotipo que lucía la imagen del llamado “Jefe Wahoo”, una caricatura estereotipada de un nativo estadounidense. El gesto del equipo fue considerado insuficiente por sus críticos.