Sergio Alvarado.3 junio
José y Maribel, padrés del futbolista serán los primeros en las gradas del Morera Soto cuando ya se acepte público en los estadios ticos. Foto: Cortesía
José y Maribel, padrés del futbolista serán los primeros en las gradas del Morera Soto cuando ya se acepte público en los estadios ticos. Foto: Cortesía

En el barrio Coopevigua Dos, en el puro centro de Guápiles y muy cerca del estadio Ebal Rodríguez, una familia está feliz de la vida porque tendrá cerquita nuevamente al orgullo de la casa.

Doña Eda y doña Melanie, las abuelas de Ian Smith, están contando los días para ver nuevamente a su nieto, quien para el próximo torneo vestirá los colores del equipo de sus amores, Alajuelense, conjunto al que una buena parte de ambas familias le hace barra.

El mundialista de Rusia 2018 llegaría esta semana al país y aunque todavía no se puede unir a su nuevo club porque primero deberá guardar los 14 días de cuarentena obligatoria por ley, al menos ya estará en su querido pueblo, entre los chineos de sus padres, don José Smith y doña Maribel Quirós.

¿Cómo lograron los manudos convencer al jugador para que le pidiera al Norrköping de Suecia que aceptara la propuesta de los erizos?, son varios detalles que el jugador le contó a La Teja en entrevista.

“Son muchas cosas, desde motivos personales, familiares, ese deseo de tener de nuevo minutos y jugar, hacerlo bien para ser tomado de nuevo en cuenta en la selección, entre otros factores que me hicieron elegir por irme a la Liga”, explicó el lateral.

El experimentar la sensación de jugar en un equipo grande del país, la afinidad de su familia por el club, el pelear títulos y el Centro de Alto Rendimiento erizo lo convencieron.

Ian esperará el tiempo que establezca el distanciamiento social y luego se irá adonde su abuelita Eda a comerse algún antojito. Foto: Cortesía.
Ian esperará el tiempo que establezca el distanciamiento social y luego se irá adonde su abuelita Eda a comerse algún antojito. Foto: Cortesía.

“Esta oportunidad era algo que iba a suceder hoy, en ocho o diez años, pero era algo que yo quería vivir, se me dio el chance ahorita y quiero aprovecharla y disfrutarla al máximo.

“La Liga estuvo pendiente de mí desde hace tiempo, eso uno lo tiene presente por ser un equipo de tanta tradición, ahora con todo el proyecto que tiene, el Centro de Alto Rendimiento y todas las cosas que están haciendo por el deporte del país, eso atrae bastante”, destacó Ian.

Smith fue más allá y afirmó que él no se extrañaría que a otros legionarios que vuelvan al país también los seduzcan las nuevas instalaciones erizas.

“Claro que es algo que marca diferencia a la hora de tomar una decisión, para mí sí, cuando te dan todo esto para poder desarrollarte es algo que sin duda consideras”, comentó.

Para el guapileño, detalles como el jugar un clásico e imaginarse a su familia junto a él en el estadio son pequeñas cosas que lo ilusionan tremendamente en esta etapa.

La pulsearon

Los manudos tocaron la puerta del club sueco en diciembre del 2019 para traerse al jugador, pero en aquel momento el cuadro escandinavo no quiso desprenderse de él, lo que atrasó las cosas.

Ian confesó que a pesar de lo que se especuló, Saprissa ni Herediano tuvieron contacto con él para intentar ficharlo.

“La negociación fue un poco difícil porque el entrenador no quería dejarme ir ya que él contaba conmigo, hablé con él y le expliqué lo que yo quería, por lo que al final se dio todo”, detalló.

Con apenas 22 años y toda una carrera por delante, Smith prefiere darle prioridad a los minutos en cancha que a cualquier otra cosa y como la situación en Suecia es incierta por el tema del coronavirus, por lo que resta del año, prefirió venirse a pelear un campo en el León.

Ian Smith espera generar impacto vestido de rojinegro. Foto: Alajuelense
Ian Smith espera generar impacto vestido de rojinegro. Foto: Alajuelense

“Si hago las cosas bien sé que otras oportunidades vendrán de nuevo. Regresar al país no lo veo como un fracaso, como quizás algunos lo ven, sino como un nuevo inicio. El sueño de jugar en Europa y ser legionario sigue intacto, esta es una decisión que necesitaba en este momento.

Al lateral derecho dice que lo que más le molesta es que alguna gente lo juzgue sin saber cómo se dieron las cosas.

"He escuchado a algunos periodistas que siento que hablan más de la cuenta, diciendo que ni siquiera ellos saben por qué volví.

“Llega un punto en el que sí es un poco molesto escuchar ese tipo de argumentos sin mucho sustento, uno entiende que es el trabajo de ellos y al final yo sé lo que hice en Suecia, lo que logré, estoy orgulloso de eso y no me voy a poner a pelear con nadie por eso”, profundizó.

Buena competencia

Otro punto del habló fue de la lucha que tendrá en la lateral derecha con José Andrés Salvatierra, quien ha sido el dueño de ese puesto durante años.

“Va a ser bonito, uno tiene que trabajar día a día para ganarse el puesto y eso es algo que sé que nos va a hacer mejorar a los dos, una competencia sana, bonita, para el bien del equipo. Estoy seguro que si los dos trabajamos bien, sea al que sea que le toque, el ganador será el club”, explicó.

Será el tiempo el que decida si el nieto de doña Eda y doña Melanie se queda hasta el 2023 para cumplir todo su contrato como rojinegro, o si una oportunidad en el extranjero salta antes de nuevo.