Sergio Alvarado.24 marzo
Li sí tenía un borrado del contrato con una cláusula en la que si Pinto perdía tres mejenga lo podía despedir. Foto Carlos Borbon
Li sí tenía un borrado del contrato con una cláusula en la que si Pinto perdía tres mejenga lo podía despedir. Foto Carlos Borbon

El novelón en el juicio más mediático del fútbol costarricense continuó este miércoles con la apertura de la prueba solicitada el lunes pasado por los jueces, la copia certificada del contrato de Jorge Luis Pinto en el Mundial Brasil 2014.

Antitos de las 2 p.m. el juez Raymond Porter abrió el paquete que le llegó de parte de la Federación Costarricense de Fútbol y procedió a revelar los secretos del famoso contrato, qué decía y qué no.

Junto al contrato venía una carta de Gustavo Araya, secretario general de la institución, en la que explicó que ellos no tienen en su poder ningún adendum, ni ningún borrador sobre algún contrato previo o posterior a Brasil 2014. Aseguró que ese es el único documento.

Según Araya, en la Fedefútbol no se trabaja con borradores, detalle que la defensa de Adrián Gutiérrez y Juan Carlos Román se trajo abajo luego.

En el contrato que envió la Fedefútbol, de diez páginas, no se habla de ninguna cláusula que diga que si Pinto perdía tres partidos lo podían despedir, detalle que resaltaron los abogados de Keylor Navas, Celso Borges y Bryan Ruiz argumentaban no aparecía.

Hasta ese momento la “mejenga” de este miércoles estaba pintando del lado de los jugadores, pero los abogados de los exdirectivos Juan Carlos Román y Adrián Gutiérrez tenían un as bajo la manga, que dejó mal parado el contrato ofrecido y la versión de la Fedefútbol que no había más que lo que enviaron.

El juez Raymond Porter leyó algunas partes del contrato de Jorge Luis Pinto este miércoles. Foto: Sergio Alvarado
El juez Raymond Porter leyó algunas partes del contrato de Jorge Luis Pinto este miércoles. Foto: Sergio Alvarado
Golazo

Si poner en la mesa la posibilidad de ofrecer el contrato de Jorge Luis Pinto como prueba se consideró como un golazo de parte de los abogados de los jugadores, lo que sacó Róger Guevara, representante de los acusados, fue un pepino al ángulo.

El jurista presentó una copia certificada y autorizada del borrador de un contrato suscrito entre Eduardo Li y Jorge Luis Pinto en el 2011, quienes como los involucrados en el documento, autorizaron a los abogados para que se revelara en el juicio sin bronca.

En ese borrador Guevara mostró que sí existía una cláusula en la que se podía despedir al técnico si perdía tres partidos, misma que involucraba a los asistentes técnicos de Pinto, Paulo Wanchope y Luis Marín.

“La cláusula e, artículo 5.1, sobre resultados deportivos dice que entendiéndose la pérdida de tres partidos o más se puede disolver”, explicó Guevara.

Al considerarse que era un elemento nuevo en el juicio, el tribunal aceptó la prueba aportada por la defensa, así como unos correos electrónicos que demostraban la existencia de la cláusula.

Por la negociación entre las partes, la cláusula se eliminó, por eso no sale en el contrato final y no porque fuera una invención del “Chino” Li como pretenden probar los abogados de los jugadores.

“Eduardo Li no ha mentido acá y eso se puede demostrar con esta prueba para mejor proveer, esa cláusula estaba en el contrato”, dijo don Róger

De hecho, el borrador es igual al contrato aportado por la Fede, solo tiene algunos espacios en blanco de algunos elementos que aún estaban por confirmarse.

Sobre la existencia de este contrato y su borrador sabían Eduardo Li, Rodolfo Villalobos, entonces tesorero de la Fedefútbol; Lida Rojas, representante legal, y Jorge Hidalgo, exvicepresidente.

Li le dio acceso al abogado a que revisara todos sus correos electrónicos hasta el 2015 con Rojas, en los que habla del contrato que montó con Pinto para Brasil 2014. De allí sacó el borrador.

“Si hay borradores en detalles, la correspondencia de Lidia Rojas con Eduardo Li es pertinente, ahí se refleja, es falso que no existan borradores, yo no voy a cometer ningún delito, porque ya les dije cómo obtuve este contrato, lo voy a hacer a través de ustedes (los jueces) y solo si ustedes me lo autorizan”, expresó Guevara.

Al decir estas palabras, Guevara mandó un ataque a los abogados de los jugadores, quienes aún no revelan cómo obtuvieron el contrato de Pinto que aún estaba en la Federación.

José Luis Campos, quien hace equipo con Guevara, afirma que si sus colegas no quieren revelar este detalle el pedirá que se abra un proceso para obligarlos a hacerlo.

“Esa prueba tiene que haber una explicación razonable para que este en poder de ellos, de lo contrario es totalmente ilegal, ese es un documento privado que no le corresponde a ninguno de los querellantes (jugadores) o querellados (directivos), solo a los testigos y no dieron consentimiento para que se obtuviera ese documento.

“Hay una nebulosa muy grande a cómo se obtuvo ese contrato y si eso no se aclara, yo voy a pedir que lo aclaren las autoridades. Hay una figura que se llama testimonio de piezas, que es cuando uno cree que se ha cometido un delito, que se investigue y se le armas al Ministerio Público para que ver qué pasó”, dijo a La Teja a a salida del juicio.

Una persona que se apropie de un documento ajeno y lo ventile puede exponerse hasta a tres años de prisión, bronca que podría caerle a quien haya filtrado el contrato de Pinto.