Deportes

Canadá aterrizó a la Sele, Luis Fernando Suárez tendrá que bretear extra para ir al Mundial

El técnico puede tomar elementos de ese equipo, pero debe meterle juventud y velocidad

Costa Rica le dijo adiós a la esquiva Copa Oro, con una presentación que dejó mucho que desear, pues fue superado ampliamente por Canadá. El 2 a 0 hasta quedó corto y nos deja preocupados de cara a la eliminatoria.

El tiempo perdido con Gustavo Matosas y Rónald González no es jugando y ya lo empezamos a sufrir.

Los goles fueron de Junior Hoilett al 18 y Stephen Eustaquio al 68.

No es tanto que la Sele estuviera jugando el partido más ralito de la Copa Oro, es que tenía al frente a un equipo bien conformado, con oficio, estructurado, que sabe cómo atacar, por dónde atacar y que sin duda, referenció a los hombres claves de la Sele. No como los rivales anteriores.

A Joel Campbell, por ejemplo, no lo dejaban ni respirar. Tocaba una bola y le caía uno, dos o tres y si debían cometer falta, lo hacían. Pero además, lograron aislarlo, por lo que fueron pocas veces que pudo tener protagonismo. Bien marcado.

A Alonso Martínez también lo vigilaron de cerca y le achicaron espacios para que no hiciera loco con sus carrerones y siempre tenía un canadiense marcándolo y otro referenciándolo, por si se escapaba.

Otros no fueron tan vigilados, pero como Canadá cortó dos de los circuitos más importantes de generación de Costa Rica, entonces se opacaron.

Ariel Lassiter, por ejemplo, estuvo perdido, entregando balones. Cuando encontró espacios, decidió mal.

A David Guzmán no le da para llegar a la marca cuando el medio campo contrario es veloz. Perdió bolas y no pudo ser el punto de equilibrio que más o menos ha venido ejerciendo. Punto flojo.

Así era difícil. Con Celso Borges en buena sintonía, pero con poca ayuda, el marco se hacía como una montaña con obstáculos para llegar, como el camino que tuvo el surfista Cali Muñoz para llegar a Tokio.

Los ticos tuvieron poco volumen de juego. Al minuto 6, desbordó Martínez en un contragolpe, se la dio a Lassiter, quien hizo una diagonal hacia adentro y perdió ángulo, retrocedió a Guzmán y este fue trabado en el remate.

Y al cuarto de hora, Francisco Calvo jugó largo y encontró al punzante de Martínez, este se la bajó de seguido a Lassiter, pero lastimosamente el balón quedó corto. Era una gran jugada.

Cerca de la media hora, Guzmán sorprendió con un tiro libre al ver el movimiento de Campbell, pero ejecutó pésimo dejando en claro que el equipo no había entrado bien.

En defensa, la sincronización no fue la óptima, por ejemplo, el primer gol fue un pase largo cuando Costa Rica achicaba el campo, pero Fuller se quedó metido y Junior Hoilett corrió quince metros ante la salida de Alvarado y le tocó el balón por arriba a los 18 minutos.

Pero ya la Sele había fallado antes en defensa. Guzmán perdió la pecosa en el medio campo a los ocho minutos y generó un ataque canadiense que terminó en un remate fortísimo de Larye, que el mismo Guzmán desvió con la jupa.

En el primer tiempo terminamos ahogados. Nunca encontramos claridad y más bien nos salió barato.

Intento fallido

Luis Fernando Suárez quiso reacomodar al equipo e hizo tres cambios para el segundo tiempo, sacó a Martínez, extraño, a Venegas y a Lassiter y apostó por Luis Díaz, José Guillermo Ortiz y Bryan Ruiz para ver si recomponía. Pero nel pastel.

Los ticos naufragaron en el medio campo, no fueron capaces de armar nada y más bien Canadá jugó con mayor propiedad.

La anotación de Eustaquio al 68 fue más accidental que otra cosa, luego que la bola le pegara a Calvo y le quedara al canadiense, pero no había forma de cambiar la historia.

A ese minuto del segundo pepino, la Sele solo había sido capaz de tirar una vez al marco de Crepeau en un tiro libre de Campbell. Demasiado poco.

Ruiz perdió varias bolas, como cambio no funcionó, Díaz debe terminar mejor las corridas que mete por la izquierda porque debe generar, no solo es correr. Ortiz entró con ganas, pero no hizo nada.

Luego entró Allan Cuz, por un esforzado Guzmán, que tuvo un mal partido, pero no era la solución.

El minuto 77 fue lo mejor que tuvimos. Díaz merodeó el área, pero no tiró, le cayó a Bryan que remató fortísimo y pegó en un defensa, parecía mano, pero no pasó nada. Duele decirle, pero un intento de remate fue lo más peligroso de la Sele.

Canadá nos pudo golear. Con Buchanam, con Eustaquio, con Cavallini, con Osorio quienes no dejaron de presionar la salida y de generar peligro constantemente.

El problema no es Suárez, ni Guzmán, ni Ruiz, ni Lassiter, es la lista que le dejaron al técnico, una lista para jugar pausados, con control del balón, para tocar y tocar, como hace años no se juega. Por eso, Suárez debe, más que depurar la lista, hacerla nueva.