AFP .23 junio, 2017

En el salón de clases lo conocen como el señor Horn. Pero en el cuadrilátero lo llaman “The Hornet” (El avispón).

Jeff Horn, un desconocido profesor de educación física de Australia está a unas semanas de enfrentarse con el legendario boxeador filipino Manny Pacquiao, por el título mundial de los pesos wélter. 

Algo muy parecido a lo que pasó en la película Rocky, cuando Balboa, un total desconocido, se enfrentó al campeón del mundo, Apollo Creed, vamos a ver como termina esta vez la historia. 

La vida de Jeff de 29 años y a quien la prensa lo llama “el profesor que pelea”, dio un giro inesperado y de pronto se encuentra a punto de pelear con uno de los mejores boxeadores de la historia. La pelea será el 2 de julio.

La historia de Horn es muy parecida a la película Rocky. AFP
La historia de Horn es muy parecida a la película Rocky. AFP
De nerdo a boxeador

Hace 11 años, Horn, quien se autodefine como “un nerd en aquellos tiempos”, acudió a una escuela de boxeo para aprender defensa personal.

Leía mucho y jugaba juegos de mesa en la biblioteca durante el almuerzo, lo que lo convirtió en un objetivo de los matones de la clase en un colegio de la ciudad de Brisbane, donde vivía.

El único aficionado por la lucha de puños en la familia era su abuelo, Ray Horn, quien había disputado algunas peleas de exhibición en la ciudad de Queensland en la década del 30.

Su padre, Jeff Horn, es constructor. Y su madre, Liz Sykstra, trabaja para la caridad en la Sociedad San Vicente de Paul.

“Me metí en algunas peleas en el bachillerato. Y no gané muchas de ellas”, le contó Horn a la BBC.

Pero su entrenador, Glenn Rushton, lo convenció de que podría convertirse en el próximo campeón y lo introdujo en un nuevo estilo de boxeo: el de la “presión que rompe el ritmo de la pelea”.

Mientras trabajaba como maestro sustituto, Horn despuntaba su afición por el boxeo coleccionando cinturones de campeón, aunque no representaban más que pequeños premios de hasta US$1.500.

En 2012, en los Juegos Olímpicos de Londres, Horn llegó hasta los cuartos de final mientras estudiaba para su grado de licenciado. Entonces pasó a ser boxeador profesional.

Ahora, su trabajo de tiempo completo es ser el segundo mejor boxeador clasificado del peso wélter. Detrás de Manny Pacquiao.

Manny Pacquiao tendrá un rival desconocido el 2 de julio cuando pelee con Jeff Horn. AFP
Manny Pacquiao tendrá un rival desconocido el 2 de julio cuando pelee con Jeff Horn. AFP
El orgullo de Brisbane

Para sus estudiantes ya es el campeón sin importar el resultado de la pelea.

“Estoy a un mes de la pelea de mi vida”, dijo Horn a principios de junio.

“Y he estado recibiendo mensaje de antiguos alumnos que me desean buena suerte”, relató.

Ha tomado meses de negociaciones concertar esta pelea, que ha sido denominada “La batalla de Brisbane” y está planeada para el próximo 2 de julio.

La expectativa por el aspirante al título local y, sobre todo, el nombre del gran boxeador filipino, ha revitalizado el interés por el boxeo en Australia.

Más de 50.000 personas se espera que llenen las gradas del estadio Suncorp de Queensland y se calcula que la transmisión de televisión llegará a más de 150 países, de acuerdo al promotor de la pelea, Jim Banaghan.

De acuerdo con lo poco que se sabe sobre la bolsa de premios, sólo por ir a la pelea Pacquiao recibirá 10 millones de dolares.

Cualquiera sea el resultado, va a cambiar la vida de Horn. De la noche a la mañana, el docente va a recibir una importante inyección de dinero, pero el verdadero cambio se producirá si logra ganar.

Una victoria sería considerada como una de las más importantes de la historia deportiva de Australia y lo colocaría en un escenario junto a las bolsas millonarias del boxeo.

Jeff Horn sueña con derrotar al gran campeón Manny Pacquiao el 2 de julio. AFP
Jeff Horn sueña con derrotar al gran campeón Manny Pacquiao el 2 de julio. AFP

Para el conocido promotor Bob Arum, quien trabajó con Mohamed Alí, el público a su favor podría ser una ventaja a la hora de ganarle a alguien con tanto nombre.

“A ver, si la pelea con Pacquiao fuera en Las Vegas o el Madison Square Garden en Nueva York, no le daría muchas opciones porque los nervios lo acabarían”, le dijo Arum al diario Courier Mail.

“Pero el hecho de que vaya a pelear frente a sus compatriotas y vecinos, podría calmarlo y eso podría ayudarle con la confianza en sí mismo”, agregó.