AFP .11 marzo, 2019
Aficionado se gorreó al capi y eso que el partido apenas estaba empezando y no había calentado. Foto: La Tercera
Aficionado se gorreó al capi y eso que el partido apenas estaba empezando y no había calentado. Foto: La Tercera

La agresión de un aficionado del Birmingham City en contra del capitán del club rival Aston Villa, Jack Grealish, le salió cara al fiebre, ya que le clavaron 14 semanas de prisión.

Él se declaró culpable en un tribunal de Birmingham, mientras que el fútbol británico condena el episodio ocurrido este domingo.

Ante la justicia, tras una noche de permanecer detenido, Paul Mitchell, de 27 años, no explicó su acto. “No puede explicar lo que le pasó, su idiota intención inicial era saltar al campo y luego volver a la masa”, señaló su abogado.

Al fiebrazo también se le aplicaron 10 años de prohibición para acudir a los estadios en Gran Bretaña.

Todo ocurrió en el St Andrew’s Stadium, Grealish estaba en el área del Birmingham City cuando el aficionado invadió el terreno de juego para mandarle un puñetazo por detrás cuando solo se habían disputado 10 minutos de juego.

El capitán del Aston Villa se fue al suelo, mientras que sus compañeros Glenn Whelan y Tammy Abraham acudieron en su defensa. Grealish pudo continuar el partido.

La policía de Birmingham se llevó al mal amansado de una sola vez. Foto: La Vanguardia
La policía de Birmingham se llevó al mal amansado de una sola vez. Foto: La Vanguardia

El agresor fue detenido por la policía, mientras que Grealish se sacó el clavo, ya que anotó el gol de la victoria en el campo del Birmingham City (1-0). El capitán saltó a las gradas donde estaban los aficionados del ‘Villa’ y se abrazó con ellos, ganándose la tarjeta amarilla.

El futbolista publicó este lunes un comunicado: "No puedo evitar sentirme afortunado, podría haber sido mucho peor si el aficionado hubiera tenido un arma".

Le fue bien al aficionado, porque los futbolistas no lo agarraron a él. Foto: La Razón
Le fue bien al aficionado, porque los futbolistas no lo agarraron a él. Foto: La Razón

La agresión a Grealish es la tercera de este tipo en el Reino Unido en las últimas semanas.

El viernes el capitán del Glasgow Rangers, James Tavernier, fue atacado por un aficionado del Hibernian durante un partido en Edimburgo.

Una semana antes aficionados del Hibernian lanzaron una botella de vidrio a un jugador del Celtic que se disponía a sacar un córner.