Karol Espinoza.1 agosto, 2017
El presidente Fernando Ocampo, la secretaria Silvia Nassar y Ángel San Casimiro durante la bendición el lunes por la noche. Tomado Facebook LDA
El presidente Fernando Ocampo, la secretaria Silvia Nassar y Ángel San Casimiro durante la bendición el lunes por la noche. Tomado Facebook LDA

El nuevo manto híbrido del estadio Alejandro Morera Soto está más que listo para recibir el domingo, a las 11:30 a. m., el juego ante el Santos de Guápiles, en la inauguración de la gramilla manuda.

Compuesta en un 90 por ciento de pasto natural  y un 10 por ciento de césped sintético es la primera del país y de Centroamérica con esta tecnología.

En la Liga están tan agradecidos con esta innovación que el lunes por la noche invitaron a Ángel San Casimiro, obispo de Alajuela, para que la bendijera.

"La verdad fue la primera vez que la vi, es de primer mundo. He pisado el césped del  (Santiago) Bernabéu y no tiene nada qué enviadiarle; es hermosa. Dicen que toda casa nueva luce bonita, pero se le ve una cancha que quien no sabe jugar,  puede jugar.

"No  habrá excusa que la cancha está así o asá,  el Morera debe ser un escenario donde se dé un buen espectáculo;  la cancha así colabora", señaló el obispo español.

"En síntesis, es una cancha muy linda, de primer mundo. Ojalá que pueda ser copiada por algunos clubes", Ángel San Casimiro, obispo de Alajuela.
an Casimiro es tan fiebre como el león manudo y por eso se encargó de que la nueva gramilla híbrida quedara bien bendecida. Tomada Facebook LDA.
an Casimiro es tan fiebre como el león manudo y por eso se encargó de que la nueva gramilla híbrida quedara bien bendecida. Tomada Facebook LDA.

Sobre el momento de la bendición, el sacerdote contó que como estaba lloviendo se quedó en el borde de la gramilla y desde ahí echó el agua bendita.

"Es para que  proteja a los  jugadores y  todas las personas que nos reunamos en ese recinto", agregó San Casimiro, reconocido seguidor de Alajuelense.

Más ancha
4 metros aumentó el ancho de la  gramilla del Morera Soto.

No podíamos quedarnos con las ganas de preguntarle si cree que en diciembre por fin ganarán el título que se les niega desde diciembre del 2013 y como se supone que siempre hay que decir la verdad, fue sincero y dijo que lo ve muy difícil.

"Estoy seguro de que  harán un mejor  papel que el torneo pasado. Ser  campeones es soñar  un poquito,  si uno mira a los equipos, jugador por jugador, Herediano es el llamado a ser campeón, pero todo  puede pasar", insistió el europeo, quien reconoció que es claro que a  la afición manuda le hace falta celebrar un campeonato.

Es más grande
La Liga volverá a rajar como en sus mejores tiempos, cuando tenía la gramilla más chuza del país. Tomada Facebook LDA
La Liga volverá a rajar como en sus mejores tiempos, cuando tenía la gramilla más chuza del país. Tomada Facebook LDA

Algo que se modificó en la nueva gramilla híbrida manuda fueron las medidas,  ya que ahora  mantiene los 105 metros de largo pero aumentó de 68 a 72  metros el ancho.

Esto hará que los equipos tengan más espacio para atacar, pero también van a tener que correr más para defender.

"Una cancha grande y en las condiciones que la va a tener la Liga va  a servir para que sea un buen espectáculo por parte de los dos equipos. Obviamente, al ser más ancha, puede influir en los sistemas de juego de los equipos. La Liga, por ser su cancha, va a tener más conocimiento de las dimensiones.

"Como juegan ante nosotros el domingo sabemos que nuestra cancha es un poco ancha y que los  movimientos en una cancha así son de mayor cuidado. Nosotros tendremos que hablarnos en la cancha, ver movimientos y el domingo rápidamente tenemos que ver la cancha, las dimensiones; cómo correr, cómo no correr; serán factores que hablaremos en la semana", dijo Marvin Obando, jugador del Santos de Guápiles.

El cuerpo técnico manudo y la comisión técnica estuvieron de acuerdo en el cambio de las medidas de la cancha rojinegra. Rafael Pacheco
El cuerpo técnico manudo y la comisión técnica estuvieron de acuerdo en el cambio de las medidas de la cancha rojinegra. Rafael Pacheco

Por su parte, el técnico Benito Floro también dio su opinión del  tema en la conferencia de prensa del viernes pasado.

"Creo que una cancha de 68, 70 o 72 metros por 104 o 108, la diferencia en el estilo de juego o en la manera de atacar o defender no es muy grande. Es cierto que si eres más competitivo y estás en una buena condición física vas a crearle más problemas a los rivales. Si el adversario es competente, también te hará sufrir; tiene su ventaja en ataque y su desventaja en defensa", señaló Floro ese día.

Enio Cubillo, ingeniero a  cargo del cambio de cancha, explicó que la del Morera Soto ahora es la cancha más grande del país y si aumentaron el ancho de 68 a 72 metros es porque quedaba espacio para hacerlo.

"Se consultó con Benito Floro y la comisión técnica,  está dentro de las medidas (que permite la FIFA) y esas eran las medidas de la última cancha natural", señaló el rojinegro. 

Cubillo contó que a pocos días del estreno están en la etapa de corte y también alistando un diseño que se verá en el césped, ya que la idea es que cada partido de Alajuelense en casa sea una fiesta.

Agregó que el buen mantenimiento, los agroquímicos y la lluvia ayudaron a que el nuevo césped estuviera listo antes de lo pronosticado.

Y para que siga siendo así, la cancha del Morera Soto solo será usada para los partidos; el equipo siempre entrenará en las canchas de Turrúcares.