Deportes

Marcel Hernández y Luis Paradela le ponen ritmo cubano al torneo

Atacante guapileño destaca con su fútbol en el cuadro rojiblanco, mientras que el rojinegro es el goleador del torneo

Escuchar este artículo

El Clausura 2020 se mueve al ritmo del mambo cubano, ya que el rojinegro Marcel Hernández la está rompiendo como el goleador del torneo con ocho pepinos, mientras que en el Santos de Guápiles destaca su compatriota Luis Paradela.

Tiquicia se encargó de que ambos futbolistas se conocieran y se acercarán, por lo que Luis ha visto el impacto de su compatriota en el fútbol nacional, por lo que desea seguir sus pasos.

“Lo de Marcel era de esperar, ya venía haciéndolo en torneos anteriores, por qué no lo haría en este, no es de sorprender”, nos dijo Paradela sobre el gran momento del jugador erizo.

Marcel tiene 31 años y es de La Habana, mientras que Luis tiene 24 y es de la ciudad de Matanzas, los dos han vestido los colores de la sele cubana, pero en épocas distintas por lo que nunca habían coincidido.

Fue hasta el miércoles 27 de enero cuando se cruzaron sus caminos, ya que ese día Alajuelense derrotó 3-0 de visita a los guapileños (por la jornada tres), con un gol y una asistencia de Hernández para el cuadro manudo.

“Fue bonito enfrentarlos, un buen partido ante un rival duro, además de histórico porque era la primera vez que acá se enfrentaban dos cubanos”, recuerda Paradela.

Cuando acabó el partido, los cubanos se buscaron para saludarse y presentarse, intercambiaron números y desde entonces hablan muy seguido y se ayudan mutuamente.

Es claro que cada uno está tratando de labrar su camino, pero a Luis lo comparan con el goleador rojinegro y no le molesta, más bien lo obliga a ponerle más.

“Es bueno que te comparen y hablen de él, ya que es un grandísimo jugador y lo que ha conseguido acá son números muy buenos, a mí la verdad es que me motiva que hablen esas cosas”, dijo.

De manera muy sincera, Paradela reconoce que durante este tiempo, Marcel se ha convertido en una guía para él en el país, alguien que le aconseja, casi como un mentor.

“Hemos conversado varias veces desde que llegué acá, a (inicios de año). Él me da consejos y me va enseñando sobre el medio, ya que lleva varios años acá y sobre cómo se mueven las cosas”, comentó.

“El encuentro con él fue superbueno, es una muy buena persona, me ha ayudado mucho la verdad”, contó.

Las metas de Luis son altas y reconoce que seguir los pasos de Marcel en Tiquicia es algo que anhela, por lo que espera ir mejorando poco a poco y optar por mejores oportunidades.

Paradela ha jugado en Guatemala, El Salvador y Estados Unidos, desde que salió de Cuba cuando tenía 21 años.

En Tiquicia se ha adaptado muy bien y afirma que el país se le parece mucho a su patria, por el clima, la comida y hasta en la gente que es bien entradora, conversona y medio confianzuda.

Buena química

Marcel y Luis juegan en posiciones diferentes, el rojiblanco es extremo porque en Santos el nueve es el jamaiquino Javon East, con quien ha conseguido entenderse muy bien, como si llevaran varios años de jugar juntos.

A Paradela se le abrió la oportunidad de venir a Tiquicia luego de pegarla en el fútbol salvadoreño con el Chalatenango, club en el que demostró ser un jugador muy inquieto y pícaro, lo cual ha confirmado son los santistas con lo que ya suma un pepino.

Su chispa le hizo mucha falta al Santos el pasado sábado ante el Saprissa, duelo que el isleño no pudo jugar debido a una lesión la jornada anterior ante Limón, partido en el que asistió a East para el 1-1.

Su representante, el italiano Simone Guirlanda, conoce muy bien el fútbol tico, por lo que pensó que a Luis le podría ir muy bien en el fútbol nacional y hasta el momento no ha fallado.

“Mediante mi agente de Panamerican Calcio es que se hizo la gestión para venir acá, en el torneo anterior prácticamente daban por hecho mi llegada, pero hubo unos papeles que se retrasaron por el lío de la pandemia y no se podían sacar en Cuba porque yo no estaba allá.

“Sabía a lo que venía a este país. Además, Javon y yo tenemos prácticamente las mismas características y tener jugadores así hace muy fácil la comunicación, aunque soy un atleta que se adapta rápido a los sistemas”, agregó.

La palabra atleta tal vez es la que mejor definiría a jugadores como Luis y Marcel, Paradela por ejemplo, le entró al béisbol, el atletismo y al ciclismo antes de consolidarse como futbolista, por lo que es un deportista muy completo y cuenta con una muy buena condición física que le ha permitido destacar.

Si Luis sigue por esta línea, con mucha fortaleza mental y aprovecha los bolados que le da Marcel es posible que su nombre suene con más fuerza y constancia en el fútbol nacional.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.