Ricardo Silesky.30 enero
Paolo Jiménez puso la asistencia en el primer gol brumoso. Foto: Rafael Ramos
Paolo Jiménez puso la asistencia en el primer gol brumoso. Foto: Rafael Ramos

El entrenador del Cartaginés, Martín Arriola, aseguró que es imposible no emocionarse después de conseguir una victoria como la de anoche ante Saprissa (2-1) en la Cueva, pero de una vez aseguró que no es momento de tirar campas al viento y lo mejor es analizar objetivamente lo que se hizo

“Fue un buen partido. los jugadores llevaron adelante lo planificado. Mostramos que estamos para competir, pero esto sigue, vienen rivales complicados. Ganarle a Saprissa, en su casa, al final y haciendo un buen juego es gratificante. Esto nos ayuda en lo anímico, a que los jugadores entiendan que con lo que hemos planificado estamos para pelear”, aseguró el uruguayo.

El entrenador, pese a la victoria, reconoce que su equipo no ha sido regular y por eso considera que deben hacer un análisis profundo de los errores que los llevaron a perder puntos en los anteriores juegos.

Arriola dice que su equipo cumplió al pie de la letra lo que se planeó en la semana. Fotos: Mayela López
Arriola dice que su equipo cumplió al pie de la letra lo que se planeó en la semana. Fotos: Mayela López

Obviamente, aunque no quiso profundizar, destacó la labor de Marcel Hernández que marcó el pepino definitivo al tercer minuto de reposición.

“Marcel es importante, nos ofrece un gran poder combativo. La jugada final la resuelve como no muchos pueden hacerlo. Pero sería una injusticia no hablar del grupo, prefiero el empuje general”, añadió.

Finalizó diciendo que el equipo entendió lo que se jugaba en Tibás, que se medían a uno de los mejores, y que el esfuerzo los hizo irse con los tres puntos en los bolsillos.