Agencia AFP.14 septiembre
Kyllian Mbappé presentó las nuevas chemas de Jordan del PSG. Foto: AFP.
Kyllian Mbappé presentó las nuevas chemas de Jordan del PSG. Foto: AFP.

Michael Jordan entrará a los campos de fútbol, pero no se debe a que el legendario exjugador de baloncesto vaya a ponerse unos tacos o decidiera meterse como directivo de un equipo.

Lo que pasa es que la marca Air Jordan firmó un patrocinio con el Paris Saint Germain, el cual permitirá ver su marca en los nuevos uniformes del popular club francés, esto en vez del conocido eslogan de Nike.

El acuerdo con Air Jordan, filial de Nike, “ayudará al PSG a incrementar sus ingresos comerciales", confesó este jueves el presidente del club parisino, Nasser Al-Khelaïfi, mientras que el PSG sigue en la mira de la UEFA debido al fair play financiero.

El patrocinio “exclusivo” es de tres años con Jordan, pero ¿realmente enviará una señal positiva en cuanto al buen estado económico del club? “Sí, eso ayudará. Por eso yo decía a todo el mundo; tranquilos porque nuestros ingresos están camino de aumentar”, afirmó Al-Khelaïfi.

Según una fuente cercana, esta colaboración podría generar en total de hasta “200 millones de euros” en ingresos anuales sobre el conjunto de ventas de productos de las marcas Nike y Jordan para el PSG.

“Aún tenemos muchas cosas por hacer, por supuesto, pero la marca global del PSG, con Jordan, nos puede aportar muchos ingresos desde esta misma temporada”, añadió Al-Khelaïfi, sin precisar el monto de la operación.

Las nuevas chemas tienen el logo del icónico basquetbolista a un costado. Foto: AFP.
Las nuevas chemas tienen el logo del icónico basquetbolista a un costado. Foto: AFP.

Después de haber decidido, el 13 de junio, que no sancionaría al PSG por el fair-play financiero, la UEFA anunció a principios de julio que reexaminaría la situación contable del club.

El PSG reaccionó diciendo que acababa de realizar “un número importante de traspasos los últimos días para estar conforme con la Instancia de Control Financiero de los Clubes (ICFC)”.

El club parisino está en la mira de la UEFA desde sus excesivos gastos en el pasado mercado de verano europeo, con los carísimos fichajes del brasileño Neymar, procedente del Barcelona por 222 millones de euros, y del prodigio francés Kylian Mbappé del Mónaco (135 millones de euros + 45 millones en variables).

A raíz de la apertura de una investigación, el equipo indicó su capacidad para desarrollar acuerdos de patrocinio para poder presentar cuentas con números positivos. Los clubes que participan en la Liga de Campeones y en la Europa League no pueden gastar más de lo que ingresan ni acumular un déficit superior a los 30 millones en tres temporadas.