Franklin Arroyo.21 febrero

El costarricense David “Medallita” Jiménez apunta a lo más alto luego de ganar el título latino del Consejo Mundial de Boxeo en las 112 libras, por lo que reconoce que ya ha estudiado al campeón del mundo, el mexicano Julio César “Rey” Martínez.

David Jiménez es la figura del boxeo masculino en estos momentos en Costa Rica. Fotografía: John Durán
David Jiménez es la figura del boxeo masculino en estos momentos en Costa Rica. Fotografía: John Durán

Jiménez derrotó el jueves pasado por decisión unánime al nicaragüense Jerson Ortiz en el hotel Panamá en Ciudad de Panamá y extendió su racha a ocho peleas y ocho triunfos.

El boxeador atendió a La Teja por teléfono para hablar sobre su carrera y de sus planes.

–¿Qué viene ahora para Medallita?

Se viene la parte más difícil que es mantenerse y consolidarse de una manera fuerte en la categoría y hacer el trabajo como lo hemos hecho, continuar con disciplina y perseverancia y echarle más ganas a los entrenamientos, a todo, para mantener esa fórmula y seguir creciendo.

–¿Ser campeón latino le abre las puertas para buscar el título mundial?

Ese es el plus, el título te mete en los primeros diez o quince puestos del Consejo y en cualquier momento llega la oportunidad de pelear por el título mundial.

–Pero aún no está en el ranking.

Apenas ganamos el título latino, un mes después se empieza a aparecer en el ranking mundial.

–¿Cuántas peleas más cree que necesita para disputar el título mundial?

Medallita Jiménez se enfoca en entrar al ránking mundial. Cortesía. Ernesto Sandoval
Medallita Jiménez se enfoca en entrar al ránking mundial. Cortesía. Ernesto Sandoval

Nosotros tenemos planeado defender el título latino, pero depende de la suerte porque en cualquier momento el número uno te llama para darte la oportunidad. Hay que estar de doce o de diez, que es donde se dan las oportunidades, así que si nos avisan queremos estar preparados.

–El 2020 era el año ideal para consolidarse, con seis u ocho peleas, pero la pandemia atrasó ese proceso. ¿Cómo analiza ese inconveniente?

El mundo se frenó completamente, pero el team de Medallita no dejó de trabajar. No nos echamos a morir por la pandemia y se cumplieron los protocolos. Esa fue la clave del éxito en la pelea, porque no desmayamos, no aflojamos, sacamos provecho y disfrutamos de este título latino porque hice una buena preparación desde el 6 de marzo que lo íbamos a disputar en Costa Rica. Soy creyente en la virgen de los Ángeles y cuando las cosas son para vos son para vos y así se dieron las cosas. Ahora queda disfrutar del triunfo.

–Al boxeo tico masculino le falta una figura que se consolide y las esperanzas están puestas en usted, ¿Cómo asumen esa responsabilidad?

Es una responsabilidad bonita, tengo que aprovechar al máximo ser esa figura fuerte para abrir la brecha y que los jóvenes sigan por el camino del deporte y hagan las cosas de la mejor forma posible, alejarse de las drogas, de la calle y que se enfoquen en el deporte. Yo no pude estudiar, pero con los guantes he logrado cosas.

–Usted fue tercero del mundo en el ciclo olímpico, ¿eso le ayuda en estos momentos?

Fue una preparación. Es duro, la preparación es fuerte y te enfrentas hasta con cinco boxeadores en una semana y no hay tiempo de preparar mucho la técnica. Además, en segundos se debe replantear la estrategia de combate. Pienso que lograr una gran carrera es la forma de sacar una leve ventaja y respaldado con disciplina y constancia.

–¿Qué piensa del campeón del mundo Julio César Martínez?

Es un rival que tengo bien analizado, es como todo los mexicanos, aguerrido, fuerte y siempre va hacia adelante, pero Medallita tuvo la experiencia a nivel olímpico y profesional. Tengo potencia, poseo las condiciones para sacar una pelea de ese nivel. Rey Martínez tiene fuerte pegada, pero no es técnico, ni estilista y el boxeo no solo es fuerza también es inteligencia y técnica.

–Aún le falta tener una pelea de doce asaltos, ¿se siente preparado?

Es un proceso, normalmente se pelean cuatro, seis, ocho o diez asaltos. La más larga que tenía era de seis y pasamos a diez asaltos y todo salió excelente. Me sentí en perfectas condiciones y hubiera peleados cinco asaltos más, porque para eso me preparo desde marzo.