AFP .30 marzo

La carrera llena de récords para Lionel Messi, crece y crece tras mejenga que realiza, sobre todo en la Liga española, donde este sábado alcanzó un nuevo doblete para que el Barcelona, que jugó a media máquina, derrotara 2-0 como local al Espanyol, donde milita el tico Óscar Duarte, quien sigue lesionado.

Con este triunfo y de acuerdo a los números de La Teja, el rosarino igualó la marca del exportero Iker Casillas, como el futbolista con más partidos ganados en la Liga, al llegar a 334, por lo que le bastará un triunfo más, para convertirse en el número uno.

Lionel Messi celebra su gol 31 de esta campaña en la Liga Española. El argentino ya suma 21 goles en su carrera contra el Espanyol. AFP
Lionel Messi celebra su gol 31 de esta campaña en la Liga Española. El argentino ya suma 21 goles en su carrera contra el Espanyol. AFP

“Estamos encantados con él, es un lujo para mi entrenarlo, para cualquiera de los socios del Barça verle cada día”, expresó Ernesto Valverde, técnico del campeón.

Lo que sí parece un poco difícil para el astro sudamericano es llegar a los 50 pepinos que alcanzó en el torneo del 2011-2012.

“Nadie puede discutir que es el mejor y sus pasos ganadores nadie sabe hasta dónde llegarán", comentó Luis Suárez.

El uruguayo Luis Suárez, no pudo echar su gol este sábado en el Camp Nou, frente al Espanyol. AFP
El uruguayo Luis Suárez, no pudo echar su gol este sábado en el Camp Nou, frente al Espanyol. AFP

En cuanto al tema del partido, que en el primer tiempo se complicó en el derbi contra el Españyol, Ernesto Valverde apuntó que nunca perdieron su idea y por ello salieron ganadores.

“Ellos plantearon un partido con cinco atrás, muy solidarios, muy juntos, muy cerca del área. Estando tan atrás, a veces se hace difícil, no hay espacios, pero por suerte tenemos al mejor y ahí estuvo la diferencia", dijo Valverde.

Mientras tenga a Lio Messi, Ernesto Valverde verá las mejengas del Barcelona, con total tranquilidad sentado en su banquillo. AFP
Mientras tenga a Lio Messi, Ernesto Valverde verá las mejengas del Barcelona, con total tranquilidad sentado en su banquillo. AFP