Andrés Mora.8 septiembre

Michael Barrantes es líder y figura en el Saprissa a sus 35 años, y aunque no se sabe para cuántos años o torneos más le alcance la gasolina, lo que sí sabemos es que dejará buena herencia en el fútbol nacional.

A Arjen se le da bien patear con derecha y está aprendiendo a patear con izquierda. Carlos González/Agencia ojopor ojo.
A Arjen se le da bien patear con derecha y está aprendiendo a patear con izquierda. Carlos González/Agencia ojopor ojo.

Su hijo, Arjen de 6 años y 7 meses, ya ha dado destellos de que su pierna derecha heredó la potencia de su papá. Y lo supera en poder goleador porque acaba de salir como máximo anotador del torneo interfiliales, elite U7 con 32 anotaciones.

“Ahorita que disfrute, lo mismo lo hacemos nosotros verlo jugar y patear su pelota”, Andrea Apu, mamá de Arjen.

Sin duda, esto tiene felices a Michael y a su esposa Andrea Apu. Justamente ella nos contó como ha sido este proceso.

–¿Le ven parecido al remate de Arjen con el de Michael?

Muchos dicen que tiene el remate del papá. Le da duro y trata de que sea colocado en un punto. Casi siempre son al ángulo y altos.

Michael es un peligro si tiene espacio para sacar su potente remate. FOTO: Deportivo Saprissa
Michael es un peligro si tiene espacio para sacar su potente remate. FOTO: Deportivo Saprissa

–¿Les dicen mucho eso?

Muchas personas le dicen eso, y le tocan el cabello diciéndole ojalá sea mejor que su papá, o bien, que juegue con Saprissa.

–¿Cómo se llama el equipo donde está Arjen? ¿Es el encargado de los tiros libres?

Academia de fútbol Escazú. Sí, es el encargado de tiros libre y tiros de esquina. Aunque tiene compañeros muy buenos y quizás un poquito más grandes que, a veces, lo hacen, dependiendo del partido.

–¿Qué posición está jugando exactamente?

Delantero, pero a veces lo ponen en la media cancha o de lateral izquierdo, en la academia le están ayudando a reforzar su pierna izquierda.

En la Academia de futbol de Escazú le están afinando la puntería a la zurda. Carlos González/Agencia ojopor ojo.
En la Academia de futbol de Escazú le están afinando la puntería a la zurda. Carlos González/Agencia ojopor ojo.

–¿Qué consejos le da Michael?

Michael es un poco más estricto con él. Le dice que corra, levante la mirada, que pase el balón, porque en ocasiones se le olvida que tiene compañeros y quiere hacer todo. Lo pone a practicar en casa, a patear con la pierna izquierda. Y uno que otro trabajo de técnica.

–¿Lo presiona mucho Michael para que potencie el remate?

Si, lo pone a trabajar, en ocasiones practican juntos.

–¿Desde que edad o en qué momento se dieron cuenta que tenía buen remate?

No sé, en realidad. Pero sí que es un fiebre para jugar y todo su mundo gira en función al fútbol.

¿Cuál es el ídolo de Arjen?

Le gusta Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Neymar y Kylian Mbappé.

No se pierde Arjen, salió al tata. Carlos González/Agencia ojopor ojo.
No se pierde Arjen, salió al tata. Carlos González/Agencia ojopor ojo.

–¿Que otras cualidades de Michael tienen Arjen, además del pelo y remate?

Su carácter.

–¿Lo ven en un futuro jugando de morado y blanco?

En realidad, ahorita estamos en una etapa donde lo queremos ver jugar. Que sea lo que Dios quiera, pero lo primordial es el estudio. Si se puede llevar paralelo ¡ok! Pero tiene que rendir en la parte educativa.

–¿Qué sentimiento le da verlo triunfando tan pequeño?

¡Superfeliz! Es el comienzo de muchas cosas que vendrán... Que sea lo que Dios quiera, a veces converso con mi esposo y lo vemos, nosotros mismos nos preguntamos qué será de su futuro.

Ser jugador no es nada fácil, se sufre, se viven muchas injusticias, también muchas alegrías. La verdad que sea lo que Dios quiera, hoy nuestro deber es orientarlo y educarlo de la mejor manera.

Equipazo de la Academia de futbol de Esaczú. Foto: Carlos González/Agencia ojopor ojo.
Equipazo de la Academia de futbol de Esaczú. Foto: Carlos González/Agencia ojopor ojo.

Pero sí ¿Le ve futuro de futbolista?

Está muy pequeño, para eso. Ahorita que disfrute, lo mismo hacemos nosotros al verlo jugar y patear su pelota.

Es muy un niño muy dócil, líder; sin embargo, a veces se me revela y quiere tomar partida donde definitivamente no. Hemos tenido que llamarle la atención e inclusive castigarlo con cosas que le gustan como el fútbol.

Tiene profesores muy buenos que nos ayudan. Y cómo niño que es a veces tiene sus salidas.

Desde pequeñito Arjen se enamoró del balón. Foto José Rivera
Desde pequeñito Arjen se enamoró del balón. Foto José Rivera

Pensando como mamá, ¿le gustaría que fuera futbolista?

¡Uyyyy! que pregunta más difícil. Se sufre mucho a veces.

Con mi esposo hemos vivido situaciones muy difíciles. Pero a veces pensamos que no todo es fácil, e inclusive, a veces no entendemos el por qué pasan las cosas. El fútbol es muy bonito, se viven experiencias muy lindas, pero a veces se sufre mucho, como cuando se pierde una final, se bota un penal, cuando no se cierra una negociación. Cuando le caes mal al entrenador, entre otras cosas.