Eduardo Vega.13 enero

Un chiquillo lleno de sueños e ilusiones que no hace más de dos años era juntabolas del Monstruo, se convirtió este domingo 13 de enero del 2019 en el salvador del equipo de sus amores.

Manfred Ugalde, de tan solo 16 años, debutó con la camiseta morada del Deportivo Saprissa y sin tener ni 16 minutos en la cancha anotó el gol que le sirvió a su equipo para rescatar un punto y salvarse de la derrota ante Limón. El partido finalizó 2-2.

En el 2017 Manfred recibió un reconocimiento por ser el goleador morado del equipo sub-15 con 10 pepinos. Cortesía Saprissa.
En el 2017 Manfred recibió un reconocimiento por ser el goleador morado del equipo sub-15 con 10 pepinos. Cortesía Saprissa.

Al minuto 79 del partido ante los caribeños, y con Saprissa perdiendo 2-1, se le llegó la oportunidad que tanto había esperado: debutar en primera división. Ingresó de cambió por Randy Chirino y solo tenía una misión, anotar un gol.

Una tarea con carácter de urgencia para salvar al club de la derrota y porque lo llamaron al primer equipo solo por una cosa, porque es un goleador por naturaleza. Desde el 2017, en la categoría sub-15 de los morados, había dejado claro que lo suyo era festejar anotaciones, finalizó como goleador del equipo con 10 pepinos.

“Esto no queda acá, hay que seguir aprendiendo día a día. Gracias a Dios tenemos compañeros muy experimentados que nos ayudan, entonces vamos para adelante con ellos”, fueron las primeras palabras del delantero, quien nació el 25 de mayo del 2002, tras convertirse en el salvador saprissista.

Ugalde confesó que no le pasaba por la mente que Vladimir lo iba a hacer debutar, si bien venía entrenando con el primer equipo, no imaginó que su hora en la máxima categoría había llegado tan pronto.

“Es un debut soñado. No esperaba hacerlo tan joven”, Manfred Ugalde, delantero de Saprissa.
El atacante de 16 años gritó a todo pulmón y corazón su primer gol en primera. Foto John Durán.
El atacante de 16 años gritó a todo pulmón y corazón su primer gol en primera. Foto John Durán.

Le agradezco al profe (Vladimir Quesada) por la oportunidad. Mis compañeros me dijeron que tuviera calma, que el gol iba a entrar, pero que tuviera calma”, explicó el actual seleccionado nacional sub-17.

Por estos días Manfred se parte en dos, porque pasa tres días a la semana con la Sele sub-17 y el resto del tiempo con el equipo de Alto Rendimiento de los saprisistas, equipo con el que jugó el torneo pasado.

“Es un debut soñado. No me esperaba debutar tan joven. Fue mi primera convocatoria con el primer equipo y debuté. Es una bendición de Dios”, dice el delantero quien mostró suficiente humildad para entender que “hay que seguir poniéndole con humildad y esfuerzo… hay que seguir poniéndole”.