Sergio Alvarado.11 agosto
Yency Jiménez se vuelve la dueña del camino con su moto Honda 1100cc .foto Alonso Tenorio
Yency Jiménez se vuelve la dueña del camino con su moto Honda 1100cc .foto Alonso Tenorio

Muchas personas cuando ven una moto pandillera en el camino inmediatamente fijan su mirada en su hechura, el estilo y la elegancia, pero si por casualidad es una mujer la que va al volante, la atracción se duplica, pues se trata de una combinación explosiva.

Esto suele causar frecuentemente Yenci Jiménez cuando anda montada en su Honda Shadow, de 1100 centímetros cúbicos, un maquinón.

Desde hace 15 años ella es feliz de la vida manejando este tipo de vehículos, especialmente porque siempre llama la atención.

La moto está hecha toda una joyita y lista para cualquier transformación a corto plazo. Foto Alonso Tenorio
La moto está hecha toda una joyita y lista para cualquier transformación a corto plazo. Foto Alonso Tenorio

Esta alajueliteña, quien se gana la vida como analista de riesgo en el Banco City, comentó que ha tenido varias motos y desde hace cuatro meses compró está bicha, la cual la tiene muy contenta y con la cual tiene grandes proyectos para personalizarla.

Jiménez cuenta con la gran ventaja de que su esposo, Marco Barboza, es mecánico y se dedica a modificar vehículos y motos, por lo que a ambos se les pasan ocurriendo loqueras para hacer y ella feliz porque la mano de obra le sale gratis.

El detalle de la cruz identifica muy bien a la moto. Alonso Tenorio
El detalle de la cruz identifica muy bien a la moto. Alonso Tenorio

“En mi familia siempre han andado en moto, mi papá, mis hermanos y hasta mi pareja, así que es algo que uno ya trae.

“Esta que tengo es igual a la primera moto grande que me compré, el mismo modelo. Luego tuve una (Suzuki) Intruder 1500. Esta la adquirí por la oportunidad que se me presentó, porque no estaba buscando moto, pero teníamos un carro a la venta y la persona que tenía la moto se interesó e hicimos el negocio”, explicó.

Algunos pueden pensar que es una moto pesada para su dueña, pero la maneja a las mil maravillas. Foto Alonso Tenorio
Algunos pueden pensar que es una moto pesada para su dueña, pero la maneja a las mil maravillas. Foto Alonso Tenorio

A Yenci la conquistó la forma de la moto, el estilo del tanque, los guardabarros y los manubrios. Además vio publicaciones en Internet de este tipo de bichas modificadas y quedó encantada, por lo que de momento no le pasa por la cabeza venderla.

“Le voy a cambiar el color, la dejaría de un asiento y le conseguiría el guardabarros trasero, ya que es pequeñito y se le ve muy bien. Yo le doy las ideas a Marco y él se vuelve loco luego”, comentó entre risas.

Los detalles de los espejos muestran el aspecto salvaje de la moto Foto Alonso Tenorio
Los detalles de los espejos muestran el aspecto salvaje de la moto Foto Alonso Tenorio

Como lo decíamos al inicio, ver a una mujer manejar como si nada una pandillera es poco común, por lo que en la calle la gente siempre le hace todo tipo de comentarios y preguntas.

“Me pasa bastante que la gente se sorprende, incluso cuando andamos en grupo siempre llama más la atención ver a una mujer manejando una moto, como que genera más impacto. Me preguntan de todo, qué si la moto es muy pesada, qué si me la aguanto o si no me da miedo”, indicó.

Esta bichota está lista para retar los caminos y meterle los kilómetros que sean necesarios. Foto Alonso Tenorio
Esta bichota está lista para retar los caminos y meterle los kilómetros que sean necesarios. Foto Alonso Tenorio

Otra pregunta que muchas mujeres le hacen al verla en una bicha de estas es si les recomendaría andar en moto, porque más de una se inspira al verla. Evidentemente, como esta es su pasión no puede decirles que no, pero les deja claros los riesgos.

“Acá lo más importante es que a uno le guste y saber que se uno se tiene que cuidar y también cuidarse de lo que el resto (otros choferes) haga, porque como dicen, acá el chasis es uno”, destacó.

El camino espera por Yenci y su Honda, curioso por conocer hacia qué lugares los llevará y qué forma le dará a su querida moto.

¿Que mantenimiento básico le tengo que hacer a la moto y cada cuantos kilómetros debo revisarla?
Cualquier tipo de motor tendrá una larga vida de funcionamiento si usted es capaz de mantener un estricto calendario de mantenimiento. Lo normal es cambiarle el aceite cada 6.000 kilómetros, así como el filtro de aceite y el del aire acondicionado y las bujías. Cada dos cambios de aceite se le cambia el filtro y el del aire se puede soplar en cada revisión con aire a presión, en cualquier gasolinera, dos veces al año.