Sergio Alvarado.12 octubre, 2020
La piscina María del Milagro París es la que recibió la autorización para las competencias. Fotos Melissa Fernández
La piscina María del Milagro París es la que recibió la autorización para las competencias. Fotos Melissa Fernández

Después de muchos meses de espera, los nadadores costarricenses podrán volver a la piscina, gracias al aval que recibió al protocolo sanitario que presentó la disciplina hace algunas semanas al Ministerio de Salud.

Según el documento, la natación es un deporte sin contacto físico, en el que es posible realizar las competencias en total apego a los lineamientos establecidos por el ministerio.

En la natación competitiva cada atleta compite en un carril exclusivo, a más de dos metros de distancia uno del otro.

Un comunicado de prensa de la Federación Costarricense de Deportes Acuáticos (Fecoda) explicó por qué el agua es un entorno más seguro para competir que en otras disciplinas.

“La natación es un deporte que se desarrolla en un ambiente cien por ciento controlado, ya que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una concentración residual de cloro libre más o igual a 0.5 gramos en el agua durante un mínimo de 30 minutos de contacto es suficiente para matar virus envueltos como el coronavirus”, detalló la nota.

Se espera que las próximas fechas que vaya a realizar la Fecoda sean parte de un plan piloto, de cara a la preparación de los atletas para las distintas competencias del 2021.

Con respecto a las competiciones venideras, próximamente se informarán las fechas y los horarios de los eventos que realizará la federación en lo que resta del 2020, destacó la Fecoda.

Inicialmente las competencias se concentrarían en las piscinas María del Milagro París en La Sabana al ser el lugar autorizado por el Ministerio de Salud.