Por: Sergio Alvarado.   15 octubre
Álvaro Saborío llegó a la cima del goleo con diez pepinos. Foto Prensa San Carlos

Limón le empató a San Carlos en su casa gracias al gol de un nene que resultó ser rebueno: Josimar Pemberton.

La definición del limonense muestra que Wálter Centeno se equivocó cuando le dijo “nene, sos remalo” hace unas semanas en un polémico partido entre Limón y Saprissa.

Ese gol, que significó el 2-2, fue un flaco favor a las aspiraciones del campeón nacional para meterse en la segunda ronda del campeonato.

Los norteños quedaron segundos con 29 unidades, pero un empate o triunfo de Herediano este miércoles ante Guadalupe puede sacarlos de esa posición de nuevo y permitir que otros rivales se le acerquen.

En partidos como estos, ante rivales de buen toque y buen juego, como los caribeños, las que queden hay que hacerlas.

San Carlos puso su marca pronto con un cabezazo de Álvaro Aguilar, defensor que retoma su mejor nivel, el que tenía hace tres años cuando fue el capitán del equipo.

El zaguero central pisó el área contraria y aprovechó una bola que quedó suelta, luego de que rebotara en la espalda de su compañero Fernando Brenes, para meterle un zurdazo de una, imposible para la zaga caribeña.

A pesar del gol tempranero, la Tromba no se volvió loca en el arranque y proponía en la zona norte, tocando la pecosa, hasta que a los 18 consiguió el empate con un cabezazo de Jemark Hernández, luego de un tiro de esquina.

Los verdiblancos apenas habían perdido un partido esta segunda vuelta, el 2-1 ante Alajuelense, lo que le valió salir del último lugar de la tabla que ocupó durante un buen rato.

El meta limonense Bryan Cordero fue vital para que en el cierre Limón se llevara el empate. Foto Prensa San Carlos

Para el segundo tiempo, los toros entraron con más bríos y apenas en tres minutos, al 48 apareció el goleador para marcar diferencia, luego de una buena asistencia de Jairo Arrieta.

El oriundo de Ciudad Quesada tuvo una definición de matador, paró la pecosa con la derecha y definió con la zurda a una esquina del marco limonense. Un gol de clase.

Para Sabo fue su décimo pepino del torneo, que le sirve para alcanzar a Javon East, del Santos, y a Frank Zamora, de Guadalupe, como los máximos cañoneros del Apertura 2019.

Los Toros querían más y tuvieron tres opciones claras después del 2-1, entre ellas un bombazo de tiro libre de Aguilar y un centro lejano de Brenes que se fue sobre marco y por poco se mete.

Jossimar Pemberton tiró una definición de crack este martes. Foto: Rafael Pacheco

Parecía que la presión norteña desordenaba un poco a la Tromba, pero pudo pasar el huracán y apenas dos minutos antes de poner el 2-2, tiró un aviso importante con el mismo Pemberton.

Si elogiamos la definición del Sabo, la de Pemberton es de un un nene rebueno, por la manera cómo lo hizo: por la horqueta de Rudy Dawson y dejó sin opción a Marco Madrigal.

El cierre de la mejenga no decepcionó y los postes, la defensa y el meta limonense Bryan Cordero salvaron a la Tromba del 3-2 en tres jugadas clarísimas, de no creer, pero al final de cuentas el empate fue justo.