Sergio Alvarado.21 agosto
Byron Bonilla y Óscar Duarte son dos jugadores nacidos en Nicaragua, uno se quedó con la patria que lo vio nacer y otro con el que lo adoptó. Foto: Rafael Pacheco
Byron Bonilla y Óscar Duarte son dos jugadores nacidos en Nicaragua, uno se quedó con la patria que lo vio nacer y otro con el que lo adoptó. Foto: Rafael Pacheco

El fútbol nicaragüense marcó un récord para este Apertura 2020 en Tiquicia, por primera vez seis jugadores pinoleros disputarán el campeonato nacional, hecho impensado hace algunos años.

La legión nica es la segunda más grande en el fútbol nacional, solo superada por los ocho argentinos que juegan en Tiquicia, lo que muestra el crecimiento del vecino del norte a nivel deportivo.

El volante Byron Bonilla y el defensor Carlos Montenegro en Cartaginés, los defensores Francisco Flores y Juan Luis López en Jicaral, el defensor Jasson Ingram en el Santos y cierra el portero Brayan Rodríguez en el Municipal Grecia.

Los lazos que envuelven a ambos países ayudan a que cuatro de estos seis futbolistas, no ocupen plaza de extranjeros porque cuentan además con la nacionalidad tica, es el caso de Montenegro, Flores, Rodríguez y Pérez, pero no pierden su origen familiar.

Los seis muchachos, incluso, han integrado en algún momento selecciones nicaragüenses, ya sea la mayor o estuvieron en procesos de selecciones menores.

La lista aumentó para este torneo con la incorporación de Rodríguez, quien estaba jugando en segunda división con Carmelita y con López quien militaba en San Ramón, también en Liga de Ascenso.

Carlos Montenegro tiene nacionalidad tica, pero defendió a Nicaragua en la Copa de Oro de junio del 2019. Foto: Rafael Pacheco
Carlos Montenegro tiene nacionalidad tica, pero defendió a Nicaragua en la Copa de Oro de junio del 2019. Foto: Rafael Pacheco

Una nota del diario La Prensa de Nicaragua informa que es muy posible que el número crezca pronto.

“San Carlos cuenta con el volante Luis Zúñiga (en ligas menores) y está en los planes del entrenador Carlos ‘Piscis’ Restrepo, quien en cualquier momento podría darle alguna oportunidad en el primer equipo”, destaca La Prensa.

El medio afirma que el fútbol nacional se volvió el principal destino del jugador nicaragüense, de los doce futbolistas que tienen en el extranjero, la mitad está en nuestro país.

Crecimiento

Henry Duarte, extécnico tico de la selección pinolera entre el 2014 y el 2020, explicó que esto se debe al crecimiento que ha ido mostrando el fútbol nica.

“Me satisface muchísimo saber de tantos nicaragüenses en la liga tica, que ahora los toman más en cuenta, antes era difícil plantearle la posibilidad a un club de tener a un jugador nicaragüense era como agredirlo y golpearle el orgullo.

“Yo en su momento hice recomendaciones de algunos jugadores y figuras como el caso de Juan Barrera y Carlos Chavarría, que al final no se dieron, pero son jugadores que pudieron ir a otros países como Eslovenia y hasta en Asia”, explicó Duarte.

Francisco Flores representa a Nicaragua, pero vive en el país desde hace muchos años. Foto: Rafael Pacheco
Francisco Flores representa a Nicaragua, pero vive en el país desde hace muchos años. Foto: Rafael Pacheco

Al actual técnico de Marineros en la Liga de Ascenso no le sorprende la situación y nos explicó porque el jugador nicaragüense ha ido ganando espacio en Costa Rica.

“Son jugadores de mucho carácter, están acostumbrados a trabajar en adversidades muy altas, con mucha voluntad, muchas ganas, su umbral del dolor es alto, es algo que hemos ido perdiendo los ticos.

“Yo les veía una capacidad de trabajo muy por encima de nuestros jugadores, de trabajo, de esfuerzo, lógicamente no tenían la experiencia ni el volumen o inteligencia de juego que tiene el costarricense por estar jugando todos los días desde muy niño, ni le llegan a la capacidad técnica, pero trabajan muy duro”, explicó Duarte.

El entrenador imagina que es muy probable que el número de jugadores nicas en Tiquicia vaya creciendo cuando en los clubes ticos vayan viendo los frutos que dejan las actuales figuras porque además son jugadores más económicos que otros extranjeros.

Otros tiempos
Yader Balladres cerró su carrera en Tiquicia jugando con Barrio México en la Liga de Ascenso. Foto Alonso Tenorio
Yader Balladres cerró su carrera en Tiquicia jugando con Barrio México en la Liga de Ascenso. Foto Alonso Tenorio

A uno que le tocó abrir brecha para sus coterráneos fue al defensor Yader Balladares, quien en el 2005 llegó al Saprissa y debió nacionalizarse costarricense para quedarse en el equipo debido a la política que puso la administración de Jorge Vergara de jugar solo con ticos.

El defensor llegó al país con cinco años y afirma que en sus tiempos era muy difícil ver nicaragüenses jugando en el fútbol nacional.

“Cuando yo llegué creo que fui de los primeros, dos años después llegó Óscar Duarte, que jugué con él en Saprissa, pero en ese momento era más difícil, claro, bienvenido sea por los coterráneos y el bien que le hará esto al fútbol de Nicaragua.

“Ya se ve que el jugador nicaragüense se está extendiendo al fútbol internacional y una liga como Costa Rica que es vista por un montón de ligas europeas es una vitrina”, comentó.

Para el exmorado el que algunos de sus compatriotas puedan jugar con pasaporte tico también los ayuda mucho porque les quita un poco la presión que se ejerce sobre los extranjeros.

“Yo me nacionalicé por mi futuro y el de mi familia, eso ayuda para desempañarse más tranquilo, los que no lo hacen creo que es porque no quieren porque muchos tienen mucho tiempo acá”, dijo.

Desde las canchas de fútbol el nicaragüense también está dando su granito de arena al país, como en tantos otros campos.

El histórico
El caso de Óscar Duarte es el más llamativo en el fútbol de ambos países, hace 31 años nació en Catarina, Masaya, Nicaragua, pero desde niño se vino a Costa Rica, se nacionalizó tico, debutó en el Saprissa y se decantó por la selección tica con la que ha disputado los mundiales de Brasil 2014 y Rusia 2018.