Deportes

Niño cumplió un sueño al caminar de la mano de uno de sus ídolos: Mariano Torres

El pequeño Ezequiel Pérez ingresó a la cancha con el volante Mariano Torres antes del partido ante Puntarenas

Escuchar este artículo
Ezequiel Pérez, pequeñito que compartió con Mariano Torres el domingo en el juego contra Puntarenas. Prensa Saprissa.

A sus 5 añitos, Ezequiel Pérez puede rajar con que cumplió un sueño, al conocer a uno de sus ídolos de Saprissa.

El domingo anterior, en el juego del Monstruo contra Puntarenas, el chiquitín salió de la mano del capitán morado, Mariano Torres, uno de sus jugadores preferidos y espera que este sábado, en el juego contra Cartaginés, que será a las 8 p.m. en el Ricardo Saprissa, el volante se luzca ante el campeón nacional.

Una foto, publicada el jueves en las redes sociales de los morados, evidenció la alegría del pequeño al ir a la par del volante argentino.

“El niño viendo a Mariano es todo lo que necesitamos para arrancar bien el día”, dice el texto acompañado la tierna imagen.

Ezequiel nos contó qué sintió al compartir con Torres.

“Ese día no fui a jugar bola, estaba viendo el partido. Estaba contento porque Mariano me dijo ‘adelante’, y era la primera vez que iba a un partido.

“Sus tacos son negros, como los míos, y también pude ver a Aarón (Cruz), mi portero favorito”, nos contó.

Ezequiel Pérez, pequeñito que compartió con Mariano Torres el domingo en el juego contra Puntarenas. Cortesía.

Muchas emociones

Maricruz Arias, la mamá de Ezequiel, asegura que la visita a la Cueva fue una bendición.

A inicios de año matricularon al pequeñín en la escuela de fútbol de Saprissa, en San Rafael Abajo de Desamparados, porque al igual que su hermano mayor, Israel, le encanta jugar bola.

“En la familia todos somos morados y, antes de llevarlo a la escuela, acostumbrábamos ir a jugar al parque. Luego supimos que cerca de la casa había una escuela de fútbol.

“Israel está en una escuela de fútbol de Jicaral (en San Sebastián), tiene 14 años, pero juega en la sub-17″, afirmó.

Días antes del juego del Monstruo contra el Puerto, el profesor Jorge, de la escuela de fútbol, les contó a los papás que algunos chiquillos tendrían la posibilidad de ir al estuche.

“En la escuela hay cinco niveles y se rifaba un espacio por cada nivel, Ezequiel fue uno de los favorecidos.

“Estábamos muy felices porque era la oportunidad de ir por primera vez a ver un partido, porque hace unos meses fuimos a un recorrido por el estadio a ver trofeos y la historia del club”, recordó.

La suerte estaba del lado del niño, pues sus tatas no se imaginaban que, además, de ir a la Cueva, el menor caminaría junto a uno de sus referentes.

“Nos ubicaron en sol sur y lo vimos en la cancha, pero pensamos que estaría en un camino que se le hace a los jugadores, porque eran muchos chiquitos.

“La sorpresa fue cuando salió a la cancha con Mariano, no lo podíamos creer y le decía a mi esposo (Carlos Pérez) que no sabía cómo podía reaccionar, porque como está tan pequeño, pensé que podía llorar. Pero fue todo lo contrario, se le veía feliz, fue un momento muy emotivo”, relató la feliz mamá.

Cuando iba a comenzar el partido, el chiquitín volvió a la gradería y el juego lo vio con sus papás, cantando y alentando al Sapri, que lastimosamente no le pudo dar la alegría de la victoria. Además, le pasaba diciendo a su mamá que quería volver a entrar a la gramilla.

Ezequiel Pérez, pequeñito que compartió con Mariano Torres el domingo en el juego contra Puntarenas. Cortesía.

En la fama

El jueves, cuando la familia vio a Ezequiel en las redes sociales del equipo de sus amores, la emoción fue mayor.

“En realidad vimos que en el estadio tomaban fotos, pero no sabíamos que iban a publicar una de él. La publicación nos emocionó mucho y estamos muy agradecidos por la experiencia.

El portero del Saprissa, Aarón Cruz se hace grande cuando el equipo más lo necesita. José Cordero.

“El profesor Jorge manejó todo de una forma muy transparente y la experiencia fue inolvidable, para Ezequiel fue un momento único y sigue hablando de eso, de estar cerca de Mariano y del equipo”, añadió.

Pese a su corta edad, el niño, que cursa el materno en el kínder María Retana, ubicado en San Rafael Abajo, conoce muchísimo de la “S”.

“Nosotros pasamos hablando de los jugadores y, porque a él también le gusta, le pasamos explicando del equipo, de fútbol.

“Cuando él está jugando dice que Mariano es el mejor jugador del mundo y Aarón Cruz su portero, cuando juega con los muñecos hace partidos y también los menciona”, comentó.

Ahora esa familia morada confía que ante Cartaguito la historia sea otra y sí se lleven los tres puntos.

“La gente la emprendió con (Kevin) Chamorro, pero nosotros sabemos que su intención no era errar.

“En realidad veo que Saprissa está bien, creo que tienen que acomodarse un poco mejor, porque Cartago tiene de la mejor delantera del país”, comentó.

Ezequiel Pérez, pequeñito que compartió con Mariano Torres el domingo en el juego contra Puntarenas. Cortesía.
LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.