Erick Quirós.Hace 5 días
El paso de Roy Myers ha sido para el olvido. Fotografía: John Durán
El paso de Roy Myers ha sido para el olvido. Fotografía: John Durán

“Cada partido me vuelvo a enamorar, llega el domingo y todo vuelve a empezar”.

Con este pedacito de una canción de la Ultra me doy cuenta lo que hemos cambiado mi equipo y yo como aficionado, en los últimos años.

Ahora, para el dolor de ojos las gotitas me ayudan, pero para el del corazón ni siquiera con cinco aspirinas de un solo lo logro aliviar.

Ya van años de que Saprissa perdió la esencia de lo que fue y cuando los morados creemos que no se puede llegar más bajo, llega Roy Myers y rompe todos los récords negativos, que incluso él, en su primer mandato, había impuesto.

Les confieso que llevo rato esperando una buena noticia de Saprissa en lo que sea, ya en la cancha perdí la esperanza y en lo administrativo e institucional la cosa está peor.

Cada semana veo la alineación y ya me da lo mismo quién juegue, sé que el que lo haga, lo hará mal, sin ganas, sin orgullo.

Y es que, no los culpo, el equipo es reflejo de las malas decisiones de los de arriba.

Mientras Juan Carlos Rojas y su discurso sigan a la cabeza, todo seguirá igual.

A jugadores como Bolaños ya les llegó el momento de dar un paso al lado. Fotografía: John Durán
A jugadores como Bolaños ya les llegó el momento de dar un paso al lado. Fotografía: John Durán

Víctor Cordero le hace segunda y aparte de decir repetidamente la palabra “respeto”, no tiene otro argumento.

Sé que no va a pasar, pero en lo profundo de mi corazón, espero que la limpia que se haga sea de verdad, que le agradezcamos a Bolaños, a Barrantes, a Colindres las alegrías y los invitemos a salir amablemente. No les gustará, pero es un cambio justo y necesario, al igual que jugadores como Espíndola, Luis José Hernández, David Guzmán, Jonathan Martínez, entre otros, que nunca han aportado grandes cosas.

Es el momento de crear bases sólidas para un proyecto, pero si seguimos así, ni las gotitas para los ojos ni las aspirinas nos quitaran este dolor a los morados