.4 febrero
Fernando Palomeque fue despedido de una forma grosera por Jafet Soto: Prensa San Carlos
Fernando Palomeque fue despedido de una forma grosera por Jafet Soto: Prensa San Carlos

Todas las personas merecemos que nos traten con respeto en cualquier circunstancia, y sobre todo en nuestros lugares de trabajo.

Y si hablamos de un despido laboral, mucho más tacto o sensibilidad se necesita, en especial si el trabajador ha sido leal con la institución.

De allí que considero insultante, irrespetuosa e indignante, la forma en la que Jafet Soto, el ser supremo del Club Sport Herediano, despidió al señor Fernando Palomeque de la dirección técnica.

Soto se “lució” y se retrató de cuerpo entero al hacerlo en vivo y a todo color por la pantalla de FUTV, la noche del miércoles, luego del empate a uno entre florenses y guadalupanos.

A pesar de que las cosas no le salieran bien al Sr. Palomeque, en una actividad deportiva en la que influyen muchísimas variables, no merecía esa clase de humillación.

Poco antes de ser despedido por tele, el técnico mexicano había dicho que seguiría pulseándola. Se amparaba en que él, como profesional, ha trabajado fuerte sin robarse el sueldo.

Jafet tiene todo el derecho de despedir a un trabajador que él considere que no ha dado la talla o el rendimiento esperado, pero ¿cuál era la urgencia de hacerlo antenoche, de exponerlo, de maltratarlo como profesional?

Lo que correspondía era haberlo citado la mañana de este jueves a la oficina, en privado. Esperar algunas horas después del partido en nada habría cambiado la decisión, pero sí la forma.

¿Por qué Jafet después de la dura experiencia que tuvo al padecer de covid-19 no mejoró como ser humano? La respuesta es sencilla, la gente no cambia.