Deportes

OPINIÓN: Presidente cartaginés por fin salió de las brumas

Con la exigencia del fútbol de hoy, ¿cómo Hernán Medford puede dirigir un equipo, ser “influencer”, tener una academia de fútbol y estar en un programa de tele?

Ojalá don Leonardo Vargas haya aprendido la lección para que no se vuelva a ir de pollo. No tengo el gusto de conocer al presidente brumoso, pero el perfil que me he hecho de él es el de una persona empunchada, luchadora que llegó a ser un empresario exitoso.

Su visión y experiencia lo hacen decir que Cartago vive, pero en la parte económica, administrativa, no en resultados deportivos.

Y es que no sé si alguien lo embarcó, o se embarcó solito con la contratación de Hernán Medford, a quien siempre admiré como futbolista desde sus primeras carreras con el equipo de Sagrada Familia, pero como técnico es otra cosa.

Sigue viviendo de glorias pasadas cuando el fútbol es renovación y evolución día a día. Lo poquito con lo que antes alcanzaba para triunfar hoy es insuficiente, se requiere trabajo y más trabajo, refrescamiento, horas de estudio de su equipo y sus rivales y prever hasta el mínimo detalle antes de cada jornada.

En resumen hay que ser técnico 24/7. Por eso no entiendo cómo con la exigencia del fútbol de hoy, Hernán Medford puede dirigir un club y ser “influencer” que anuncia un lavacar, pantalones, bienes raíces, un curso de inglés y unas bebidas.

Además de estar pensando qué sube a sus redes sociales, tiene que velar por una academia de fútbol que se llama El Pelícano y cumplir sus obligaciones en Contragolpe, el programa en el que participa en TD Más.

O sea, está en todo y no está en nada. Medite muy bien don Leonardo quien será el nuevo técnico brumoso y ojo de quien le habla al oído, lo digo por la leal afición blanquiazul y la plata que tanto esfuerzo le costado hacer a lo largo de su vida.