Sergio Alvarado.27 junio
Como un monje tibetano en meditación, el Machillo ha guardado silencio en el último año. Foto: Montaje Francela Zamora.
Como un monje tibetano en meditación, el Machillo ha guardado silencio en el último año. Foto: Montaje Francela Zamora.

Como si hubiera hecho un voto de silencio al mejor estilo de un monje tibetano, Óscar Ramírez tiene un año exacto sin dar declaraciones.

El 27 de junio del 2018, luego de que Costa Rica cerró su participación en el Mundial de Rusia, el técnico atendió a la prensa después del partido, tal como lo establece el reglamento de la FIFA, esa fue la última vez que habló en público.

Aquel día, al Machillo se le notó cabizbajo, un poco agüevado, dando explicaciones de lo que fue la Copa del Mundo para los ticos, pero principalmente estaba muy fatigado de todo el bombardeo que sufrió previo y durante el Mundial.

Para el técnico belemita los balazos iban y venían todos los días, casi como si fuera un enemigo público.

Al regreso de Rusia, al Machillo no se le vio ni el bigote, no dio una palabra a ningún periodista, al llegar al aeropuerto Juan Santamaría lo sacaron por Base dos en un carro polarizado para que nadie lo viera.

Muchos medios de comunicación lo han buscado, incluida La Teja, pero él decidió apartarse de la vida pública y del fútbol, situación que mantiene hasta hoy.

Ramírez mejengueó junto al ministro de Deportes Hernán Solano en marzo en Hojancha, lejos de las cámaras y los periodistas. Fotografía: Facebook de Hernán Solano
Ramírez mejengueó junto al ministro de Deportes Hernán Solano en marzo en Hojancha, lejos de las cámaras y los periodistas. Fotografía: Facebook de Hernán Solano

Durante este año, al celular de Ramírez han llegado un montón de mensajes de comunicadores que lo quieren entrevistar, saber qué piensa y qué es de su vida, pero la respuesta para todos es la misma, un no o un “dejado en visto”.

La Teja lo ha pulseado al menos en seis ocasiones, incluida una para esta nota, pero sencillamente hablar con la prensa y que la gente sepa de él no es algo que le interese en este momento.

Entre naranjas

Por lo que nos han contado sus amigos, la prioridad para Ramírez ahora es su familia y la vida en su finca, en Hojancha, Guanacaste, donde siembra naranjas y está lejos de críticas, malos modos, memes y cuanto señalamiento se le haga.

El fútbol lo podría extrañar como el deporte al que dedicó muchos años de su vida, pero no lo que hay alrededor de este, ni lo que genera en la gente, ni siquiera el dinero, porque La Teja sabe que le va muy bien vendiendo naranjas a una empresa transnacional de supermercados instalada en el país.

“Óscar está bien, feliz, en paz, está enfocado en su negocio personal, en su finca. Conociéndolo, para mí no es extraño que se haya alejado, los que lo conocemos sabemos que estar en el ojo público o que se hable de él no es algo que lo desvele, más bien al contrario", indicó Luis Marín, su asistente en Rusia 2018.

Marín y Ramírez trabajaron tres años juntos en la Sele. Foto: Rafael Pacheco
Marín y Ramírez trabajaron tres años juntos en la Sele. Foto: Rafael Pacheco

El técnico campeón nacional con San Carlos afirma que él no tiene problema alguno para hablar con el Machillo, aunque por las ocupaciones de los dos les cuesta mucho verse, pero siempre están a una llamada de distancia.

“Por todo lo que ha vivido y sufrió, él decidió prácticamente no seguir en el fútbol, al menos en los banquillos, ya es un año que lleva así y no se le ven las ganas de volver, pero nadie puede decir que sí o no volverá en el futuro.

“Siento que es difícil que vuelva al fútbol, pero tampoco imposible porque él también ama esto, conoce mucho, pero tendría que aparecer un proyecto muy interesante para que vuelva, que lo seduzca, ahora lo veo difícil”, agregó.

Por su familia

Otro de sus amigos, el obispo pensionado Ángel San Casimiro, cree que Machillo tomó la mejor decisión al salirse del fútbol y del ojo público porque su familia ya estaba sufriendo de manera excesiva e innecesaria.

“Yo que lo conozco puedo decir que fue la decisión más lógica según su temperamento y lo que necesitaba su familia. Él se daba cuenta que su situación en el fútbol estaba dañado a su propia familia, por lo que no dudo en alejarse.

“Tengo tiempo, tal vez meses, que no hablamos porque él pasa casi toda la semana en Guanacaste, en la finca de naranjas que tiene, pero a mí no me extraña que se apartara de todo, él es un hombre de decisiones y él decidió dejar el fútbol hasta que pueda respirar totalmente con tranquilidad", destacó San Casimiro.

Desde hace muchos años, San Casimiro ha sido uno de los consejeros y personas más cercanas al entrenador retirado de manera temporal. Fotografia: Alexander OTAROLA.
Desde hace muchos años, San Casimiro ha sido uno de los consejeros y personas más cercanas al entrenador retirado de manera temporal. Fotografia: Alexander OTAROLA.

El religioso, incluso, le puso fecha al que considera podría ser el regreso del técnico.

"Yo creo que Óscar antes de dos, tres años no ha de pensar volver al fútbol, me figuro esa fecha al menos lo que es en cuanto a entrenador.

“Que ya después de esa fecha vuelva desintoxicado no me extrañaría, con el gusanillo que tenemos todos por el fútbol. Es lo que he sentido con él”, explicó.

Ofertas sobran
A pesar de estar lejos del fútbol, al Machillo le han llegado ofertas para volver a los banquillos. En Alajuelense reconocieron que antes de contratar a Carevic le preguntaron si le interesaría volver al club en el que fue cinco veces campeón como técnico, pero Ramírez rechazó el ofrecimiento.