Sergio Alvarado.24 junio
Haití festejó por primera vez ante Costa Rica en una Copa de Oro. Foto: AP.
Haití festejó por primera vez ante Costa Rica en una Copa de Oro. Foto: AP.

Costa Rica perdió 2-1 ante Haití en la Copa de Oro y sufrió una cachetada de realidad ante un rival, en los papeles, inferior, que al final lo superó en intensidad, ganas y fútbol, aquello terminó siendo un bochorno.

Habla muy mal de la selección que en el grupo más fácil de la Copa de Oro, en la que los tres rivales están más abajo de la posición 100 en el ranking FIFA, apenas pase en el segundo lugar.

Su condena pareciera ser jugar en los cuartos de final ante México, quien si por la víspera se saca el día, no debería tener problemas ante un rival que da tantas ventajas como la Sele.

En un inicio, la Tricolor, con siete cambios, respecto a sus dos primeros partidos en la Copa de Oro, salió con hambre y actitud, a buscar el partido, como lo había prometido Matosas el domingo en conferencia de prensa

Nazon fue una pesadilla para la defensa tica, quien hizo lo que quiso con la saga. Foto: AFP.
Nazon fue una pesadilla para la defensa tica, quien hizo lo que quiso con la saga. Foto: AFP.

Pero lamentablemente poco a poco todas esas buenas intenciones e ideas se fueron diluyendo y acabó perdiendo ante el cuadro caribeño por primera vez en una Copa de Oro.

El cuadro patrio en la primera media hora tuvo variantes y la tentación de jugar a puros centros a la cabeza de Álvaro Saborío, con buenas intervenciones de los laterales Keysher Fuller y Rónald Matarrita se abría la cancha con criterio.

La jugada del gol de Saborío, casualmente, tuvo el toque de ambos laterales, un centro de Rónald a la olla que pescó Fuller pasado al segundo palo, la mandó al centro del área donde entró el goleador para de cabeza mandarla al fondo.

Durante el primer tiempo hubo un debate si había sido pepino del Chompipe o autogol del jugador haitiano Djimy-Bend Alexis, a quien le pegó la pecosa de último y cambió la dirección de la bola, pero al final el árbitro gringo Ismail Elfath dijo que era gol de Sabo y punto.

La primera media hora de Costa Rica fue buena, pero los otros 60 minutos fueron muy malos, así es muy difícil ganar. Foto: AFP.
La primera media hora de Costa Rica fue buena, pero los otros 60 minutos fueron muy malos, así es muy difícil ganar. Foto: AFP.

¿Es valido preguntarse qué se hicieron esos jugadores en el segundo tiempo? Al parecer, se quedaron en el camerino y salieron unos intrusos con máscaras.

Lástima que pocos jugadores en la actual selección muestran un nivel regular con la camisa de la Tricolor como lo hace Allan Cruz, por ejemplo, quien junto a Leonel Moreira son de los pocos que se salvan.

A partir de la media hora, Haití empezó a crecer, ya se mencionaba mucho más el nombre de Leonel Moreira y terminó siendo más bien una figura clave que salvó la tanda un par de veces.

Los caribeños se fueron al medio tiempo con la idea que le podían sacar mucho más a Costa Rica, la empezaron a presionar más arriba y hasta no les pitaron un penal de Francisco Calvo en el primer tiempo.

La Sele hizo aguas por todo lado cuando Haití empezó a encimar a la selección. Foto: AFP.
La Sele hizo aguas por todo lado cuando Haití empezó a encimar a la selección. Foto: AFP.
Alarmas encendidas

En el segundo tiempo las alarmas se encendieron y la miel que le estaban echando a la selección se fue acabando gota a gota, una vez más la Tricolor sufrió y apareció el equipo que sudó tacacos ante Bermuda y que ha tenido una desteñida participación en Copa de Oro.

Aquel penal que no le pitaron a Haití en el primer tiempo, se lo pitaron en el segundo con otra falta de Calvo, pero esta vez fue en las afueras del área, pero el referí se fue en todas y la vio adentro, jugada con la que Haití empató a los 56 por medio de Duckens Nazon.

El gol mareó a la Sele y aquellos que destacaban en el primer tiempo se perdieron, mientras que en el rival figuras como Nazon le pintaban la cara a la defensa de la Tricolor, sino que lo diga Giancarlo González.

A los 61, el atacante caribeño dejó viendo pa’l ciprés al defensor de Los Angeles Galaxy y soltó un remate a quemarropa que Moreira sacó de manera heroica.

Leonel Moreira es de los pocos casos que se pueden salvar en el accionar de la Sele. Foto: AFP.
Leonel Moreira es de los pocos casos que se pueden salvar en el accionar de la Sele. Foto: AFP.

Cómo le costaba a Costa Rica intentar salir jugando, armar algo, pasar siquiera de media cancha ante Haití, sí Haití, el número 101 en el ranking de FIFA, que sin embargo nos jugaba como si fuera Brasil, con la sensación que en cualquier momento nos clavaba el segundo.

Cuando parecía que la situación no podía quedar peor, cayó el merecido segundo gol de Haití, de Djimy-Bend Alexisa los 81 minutos, luego de robarle la espalda a Rónald Matarrita, quien no fue ni la sombra de lo que hizo en el primer tiempo.

La Sele medio reaccionó y en un centro de esos que se tiran a lo loco para buscar un milagro, Mayron George la paró de pecho solo en el área, pero la mandó a volar, dicen que esa bola cayó en Tibás.

¡Papelón y medio! Y lo peor de todo es que se viene México.