Karol Espinoza.2 diciembre
Centeno salió con un discurso que ni los morados le compran. José Cordero
Centeno salió con un discurso que ni los morados le compran. José Cordero

Wálter Centeno tiene un optimismo monstruoso.

Aunque en 14 años ningún equipo tico ha logrado volver a un Mundial de Clubes, en el que estuvo Saprissa en el 2005, eso parece importarle poco a Paté, entrenador de los tibaseños.

A Paté como que lo traicionaron (de nuevo) los nervios el domingo luego de que el Monstruo fuera eliminado en semifinales por el Herediano y se mandó a decir que él es optimista de cara al futuro y que el otro año Saprissa podría llegar al Mundial de Clubes.

“Creo que hemos evolucionado y vamos creciendo, me ha tocado perder y lo acepto. Para el otro año soy optimista, cuando pasa algo malo es que puede venir algo bueno, el otro año puedo llegar a un Mundial de Clubes, ¿por qué no?”, dijo en referencia a que su equipo jugará el torneo de la Concachampions.

La salida tiene poco sentido, sobre todo si comparamos la planilla que fue a Japón con la actual. La de hoy tiene menos calidad que la de entonces.

Hay que ir por partes. Primero, el equipo era dirigido por Hernán Medford, quien ya había sido campeón nacional una vez con el club tibaseño, algo que Paté no ha conseguido.

Los porteros eran José Francisco Porras, Fausto González y Keylor Navas.

En defensa jugaban Víctor Cordero, Ronald González, Jervis Drummond, Reynaldo Parks, Juan Bautista Esquivel, Andrés Núñez, Gabriel Badilla (q.e.p.d), José Pablo Fonseca y Tray Bennette.

La zona de volantes la cubrían Christian Bolaños —único jugador de aquellos que sigue activo— Walter Centeno, Pablo Brenes, Alonso Solís, Saúl Phillips, José Luis López y Randall Azofeifa.

La delantera estaba a cargo de Ronald Gómez, Álvaro Saborío, Gerald Drummond y Allan Alemán.

“Ya se empieza a sentir la presión (de no ser campeón), lo saben Paté, la dirigencia, los jugadores. En mayo deben ver cómo ganan el torneo porque es una obligación”, Tray Bennett, exjugador.

A Tray Bennett, lateral en el torneo de Japón, le parece entendible que Wálter haya dicho lo que dijo porque la ilusión siempre debe estar viva en un técnico y en sus jugadores; eso sí, cree que hay una gran diferencia entre el Saprissa de aquel año y el actual.

"Estamos de acuerdo que es difícil (llegar a un Mundial de Clubes), va a costar mucho que se repita primero porque los equipos mexicanos son fuertes económicamente, tienen jugadores de nivel, entonces es más complicado.

“Lo que pasó con nosotros fue que se armó una selección, había poderío económico, estaba Jorge Vergara y se trajo (a Saprissa) a los mejores jugadores del país”, añadió.

Bennett considera que el Monstruo de hoy no tiene banca ni jugadores de peso, solo en la titular.

Esta imagen de sufrimiento y eliminación se le está haciendo costumbre a los morados. José Cordero
Esta imagen de sufrimiento y eliminación se le está haciendo costumbre a los morados. José Cordero

Añadió que para competir de verdad los morados necesitan traer tres o cuatro refuerzos de peso; eso significa plata y él desconoce si el equipo la tiene.

“Sí es sorprendente (que Saprissa tenga año y medio sin ser campeón), porque el saprissista está acostumbrado a ganar”, Saúl Phillips, exjugador.

“La ilusión siempre se va a tener como técnico o jugador (de ir a un Mundial), pero estamos de acuerdo que Saprissa debe reforzarse para poder competir, igual va a ser durísimo”, añadió.

Saúl Phillips, mundialista en Japón 2005 y actual ficha del Tellioz —en la liga de ascenso guatemalteca— cree que Paté no dijo lo del Mundial de Clubes por estar bajo tensión o al calor del juego, sino porque conseguir lo más alto es siempre la aspiración de los tibaseños.

“Él debe pensar que tiene los mejores jugadores y en las mejores condiciones para poder avanzar en cualquier torneo; no es decirlo por decirlo, es el pensar y el convencimiento del saprissista”, agregó Saúl.

Phillips cree que no hay punto de comparación entre la planilla que fue al Mundial de Clubes y la actual. Recordó que aquel torneo de Concacaf lo empezó jugando él porque jugaban los suplentes; sin embargo, cuando el equipo empezó a avanzar, Medford los puso a ellos a enfrentar el campeonato tico y los titulares se enfocaron en el internacional.

Byron Bonilla, uno de los fichajes traídos por Paté, no jugó ni 300 minutos en todo el torneo. Él entró de cambio el domingo y anotó uno de los penales. José Cordero
Byron Bonilla, uno de los fichajes traídos por Paté, no jugó ni 300 minutos en todo el torneo. Él entró de cambio el domingo y anotó uno de los penales. José Cordero

Volver al Mundial de Clubes el otro año está en la cola de un venado para Saprissa, lo positivo del asunto es que, como ya sabemos, soñar no cuesta nada.