Franklin Arroyo, Alfonso Quesada.15 julio

Wálter Centeno rompió la burbuja social en el momento más crítico de la pandemia causada por el COVID-19 al irse a pasear a su cantón natal, Osa.

El técnico de Saprissa tuvo toda la buena intención de hacer turismo y fomentar la visitación a esta bella zona del país, pero no tomó en cuenta el duro momento que nos hace pasar la pandemia, la cual ya ha cobrado 37 vidas y se reportan 8482 casos en Costa Rica, según reportó este martes el Ministerio de Salud.

Wálter Centeno sin mascarilla abrazó a un niño saprissista para sacarse una foto. Llindo gesto, pero mal hecho en medio de una pandemia. Foto: Alfonso Quesada.
Wálter Centeno sin mascarilla abrazó a un niño saprissista para sacarse una foto. Llindo gesto, pero mal hecho en medio de una pandemia. Foto: Alfonso Quesada.

Centeno visitó algunos lugares de Osa y en fotos que le realizaron se ve que no respetó el distanciamiento social y rompió además, la llamada burbuja social.

En una de las imágenes sale con un niño abrazado, quien viste el uniforme de Saprissa y que claramente no es del círculo social del Paté y en otras fotos se ve caminando cerca de las personas sin usar la mascarilla.

En la página del ICT se explica que la gente que salga a pasear debe evitar darle la mano a las personas y mantener el distanciamiento social de al menos 1,8 metros.

Agrega que si no se puede evitar el distanciamiento social debe usar mascarilla. El ICT recuerda que el turista debe mantenerse dentro de su burbuja social. En la foto, como se aprecia, no lo hizo.

El epidemiólogo Yayo Vicente dijo que lo de Paté raya la irresponsabilidad.

“En este momento todos debemos de sentirnos sospechosos, no hay ninguna razón para decir que estoy sano. Puedo ser asintomático o estar en el periodo previo de los síntomas”, comentó.

“Debemos cuidar a los demás y cuidarnos nosotros. Todos somos potenciales contagiosos, fue una imprudencia y una barbaridad”, dijo Yayo, quien se confesó morado.

Centeno visitó el cantón de Osa, donde nació, para recordar parte de su infancia y para tratar de colaborar con la reactivación del turismo en este lugar.

Estuvo este martes por la mañana en el antiguo embarcadero en Ciudad Cortés, donde compartió con algunos medios de comunicación locales y recordó que él nació en la clínica de Palmar Sur en la época de la compañía bananera.

El propósito de Paté era promocionar la nueva forma de hacer turismo en Osa, que consiste en reabrir el antiguo muelle, embellecerlo para que reactive la economía.

La idea es que de este muelle salgan embarcaciones a diferentes partes del cantón y viceversa.

El presidente de la cámara de turismo de Osa, Alfredo Centeno, primo del técnico morado, fue quien lo invitó.

El Paté, una vez que compartió con los medios de comunicación, accedió a las fotografías con algunos aficionados.

Recordó cuando jugaba fútbol en calzoncillos en la cancha de Finca 1, donde vivía con sus padres y sus hermanos.

“Siempre me atrajo el fútbol”, dijo el técnico campeón, quien también recordó a sus compañeros de mejengas y aunque aseguró que algunos ya fallecieron, a los que viven les mandó un abrazo.

“Hace tiempo no los veo”, dijo.

“Yo me bañaba en los canales del río Térraba en Finca 1, mis padres me llevaron a San José a la edad de ocho años. Allá seguí jugando mejengas hasta que me pude establecer como futbolista. Ahora agradezco a mis padres por la decisión que tomaron de llevarme a vivir a la meseta central, donde luché y triunfé”, aseguró Paté.

El Paté pasó un lindo rato en Osa donde nació, el problema fue que rompió el protocolo. Foto Alfonso Quesada.
El Paté pasó un lindo rato en Osa donde nació, el problema fue que rompió el protocolo. Foto Alfonso Quesada.