Erick Quirós.3 febrero, 2019
El volante griego Diego Estrada (izquierda) dejó en el camino al arquero santista Bryan Morales para marcar el tercero. Fotografía: Prensa Grecia.
El volante griego Diego Estrada (izquierda) dejó en el camino al arquero santista Bryan Morales para marcar el tercero. Fotografía: Prensa Grecia.

Media hora le bastó a Grecia, al ahora exequipo de Wálter “Paté” Centeno, para liquidar al Santos y demostrar que estar en la cima del campeonato nacional no es ninguna casualidad.

Esos mismos treinta minutos también fueron suficientes para que a los aficionados de los equipos más grandes del país se les hiciera la boca agua al ver que el cuadro griego puede aplicar la táctica de las “3G”: ganar, gustar y golear. Algo que pareciera que Saprissa, la Liga y Herediano no tienen ni idea cómo se hace.

Por algo los morados no dudaron en arrancárselo a los griegos y hacerlo su nuevo entrenador.

Si bien el partido terminó 5 a 0, en esa media hora ya se sabía que el partido sería histórico para ambos clubes.

Y es que el bonito juego que practican los líderes ningún otro lo maneja. Su partido estuvo lleno de lujos, sombreritos por aquí, taquitos por allá y golazos, Mientras que el arquero griego Adonis Pineda con costos y se ensució el uniforme.

De no ser porque Diego Estrada, su mejor jugador, se lesionó y es duda para el miércoles contra la Liga, se podría decir que la mejenga fue perfecta para los alajuelenses. A eso hay que agregarle la partida de su entrenador.

Álvaro Sánchez al minuto 10, Diego Estrada al 15′ y al 30′ y Kevin Fajardo al 69′ y al 84′ fueron los encargados de sellar la victoria de Grecia contra el Santos, que nuevamente se fue para la choza con una manita guardada en su marco, tal y como le sucedió el miércoles ante San Carlos (cayeron 5-1).

Grecia llegó a 16 puntos, a cinco de sus más cercanos seguidores que son Cartaginés y Guadalupe con 11.

16 puntos tienen los griegos y son líderes del torneo.
Kevin Fajardo marcó el cuarto y quinto gol griego en una tarde de fiesta para el Municipal Grecia. Foto: Prensa Grecia
Kevin Fajardo marcó el cuarto y quinto gol griego en una tarde de fiesta para el Municipal Grecia. Foto: Prensa Grecia
Rapidito

Apenas inició el partido, el cuadro griego demostró el hambre que tiene para este campeonato. Gran parte de eso es gracias a su exentrenador, quien no paraba de gritar y dar instrucciones desde afuera, como diría él, “los exorciza”. Vamos a ver si en Saprissa logra el mismo resultado.

Al mejor estilo del fútbol europeo, los griegos tocaban y tocaban y cuando perdían la bola presionaban para recuperarla y volver a donde se sienten más cómodos, que es con la pecosa en los pies de jugadores como Álvaro Sánchez, Diego Estrada y Byron Bonilla. Cuando estos se veían presionados, la daban atrás y con pases largos de Kevin Fajardo y Jeancarlo Agüero rompían la débil línea defensiva del Santos.

Así fue como a los 10 minutos llegó el primer gol, Agüero lanzó desde su campo y encontró a Sánchez, quien como si fuera un chiquillo, le ganó la carrera a Francisco Flores y con una definición de crack tocó la bola encima del portero Bryan Morales.

Esto valió para que los griegos tomaran confianza y, como si no llevaran las de ganar, también el árbitro les dio una ayudadita al pitarles un penal que no era, pues sí hubo falta, pero fuera del área. Un regalito que Diego Estrada recibió con los brazos abiertos marcando desde los once pasos al 15′.

Con el marcador a favor y los guapileños sin dar señales de vida, los locales se dedicaron a darle vuelta a la bola. Como si fueran la pantera que está en su escudo, sabían que la presa volvería a caer.

A los 30 minutos, Sánchez se la dio a Diego Estrada en el área, este se topó de frente a Flores y luego al portero santista, al que dejó tirado en el suelo, y con un derechazo la cruzó para clavar el tercero.

El segundo tiempo fue solo de trámite y para aumentar la goleada, esto a cargo de Kevin Fajardo, quien se jaló dos pepinos.

De Santos se puede decir que le pesa muchísimo la ausencia de Wílmer Azofeifa y de Oswaldo Rodríguez, quienes eran los encargados de darle juego a todo el equipo. Además de que Steven Williams fue expulsado al minuto 50 tras recetarle un golpe a Agüero en la nuca. Si no se ponen las pilas, en dos toques pueden complicarse con el tema del descenso porque la UCR viene pisando fuerte.

Esa fue la despedida de Centeno, quien nunca ocultó que para él Grecia era solo una escuela para lo que siempre añoró que es volver al equipo de sus amores donde lo tratan como un REY.