Andrés Mora.19 febrero
Paté le dio a Cruz un abrazo lleno de agradecimiento por las que tapó Foto: Rafael Pacheco
Paté le dio a Cruz un abrazo lleno de agradecimiento por las que tapó Foto: Rafael Pacheco

Wálter Centeno se tuvo fe y se le hizo. La noche mágica de la que habló en sus redes sociales ocho horas antes de la mejenga ante Tigres se hizo realidad, ya que en su primer juego internacional como técnico, que correspondía a la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones de la Concacaf, logró derrotar 1-0 al equipo mexicano.

“Yo sí creo en las noches mágicas en nuestra casa, a mí no me las contaron... Yo las he vivido!!!”, escribió Paté, quien ya podrá anotar una más a su lista y en letras mayúsculas porque el técnico Ricardo “Tuca” Ferretti le tiró un cuadro fuerte, todo lo mejor que pudo tomando en cuenta que dejó a André-Pierre Gignac en casa porque estaba tocado.

Todo le salió a Paté: la magia alcanzó para mucho porque los aztecas llegaron con las patas torcidas, Aarón Cruz estuvo mejor que nunca en el marco, la afición hizo su trabajo, el árbitro gringo Jair Marrufo se hizo el loco con un par de manos dentro del área morada y el planteamiento del Monstruo, aunque se sufrió, lo hizo salir sin anotaciones en contra, algo importantísimo tomando en cuenta que en caso de empate el gol visita vale doble.

Partidazo de Aarón, podrían haberle tirado toda la noche y quién sabe para que le metan una. Foto: Rafael Pacheco
Partidazo de Aarón, podrían haberle tirado toda la noche y quién sabe para que le metan una. Foto: Rafael Pacheco

Eso sí, al único que no le hizo efecto la magia fue al catracho Rubilio Castillo, porque falló una muerta al cierre del primer tiempo.

Contra todo pronóstico, el cuadro felino tomará el avión de vuelta a suelo mexicano derrotado y pensando en la vuelta del próximo martes 26 de febrero (9 p.m. hora tica) en el Volcán, donde deberán ponerle el doble si no quieren convertirse en la primera decepción del campeonato del área.

Yo si creo en las noches mágicas en nuestra casa, a mi no me las contaron... Yo las he vivido!!! Vídeo por Fokus Creativo

Posted by Walter Centeno Corea on Tuesday, February 19, 2019

Anoche estaba apenas para que los del Sapri cantara: “¿A dónde están, a dónde están, los mexicanos que nos iban a ganar?” en medio de la contentera.

La última vez que la S le había ganado a un club azteca fue en agosto del 2015, cuando derrotó (2-1) al Santos Laguna, según datos del periodista Luis Quirós.

El Cachetón celebró besando el escudo del Monstruo. Foto: Rafael Pacheco
El Cachetón celebró besando el escudo del Monstruo. Foto: Rafael Pacheco

En los primeros quince minutos del primer tiempo pudo haberse inclinado la balanza para el cuadro visitante, pero Enner Valencia se topó con una gran cobertura de Aubrey David. Poco después el chileno Eduardo Vargas y Javier Aquino chocaron con el muro Aarón, que no dejó pasar ni una mosca.

Para que los saprissistas se pudieran exaltar, pero no del susto, tuvieron que pasar 18 minutos, en ese momento Mariano Torres se llenó de confianza y tiró picado, con la mala suerte de que Nahuel Guzmán estaba bien ubicado y, aunque con dificultad, logró alejar el peligro.

Muy intenso el partido para Wálter, que contrastaba con la tranquilidad del técnico de Tigres. Foto: Rafael Pacheco
Muy intenso el partido para Wálter, que contrastaba con la tranquilidad del técnico de Tigres. Foto: Rafael Pacheco

El mismo Mariano repitió la dosis, pero esta vez por centímetros se fue desviada.

Ya con ese par de remates la clientela se emocionaba, aunque los felinos no dejaban de llevar peligro al área morada.

Para peores, al minuto 27, Aubrey se mandó de cabeza, pero con su brazo estirado para intentar despejar un balón y la pecosa le dio en el puño, por suerte Marrufo no la vio, consideró que no había intención o se hizo el loco, pero solo pitó tiro de esquina. También puede ser que los polvos mágicos de Paté lo hayan cegado en ese momento.

Al 32′ otra vez la magia tapó la vista del central. Luis José Hernández marcó con el brazo izquierdo al aire y el remate de Julián Quiñones le pegó, pero la jugada siguió como nada, aunque los visitantes sí reclamaron.

“San Aarón” está achicando como los grandes y al 36′ frenó la intención de celebrar de Vargas.

Pero lo más increíble sucedió en el primer minuto de reposición, jugadón de los morados por la derecha, Christian Bolaños sacó un centro para Castillo que estaba solo, pero se tiró para definir y más bien la sacó. Pudo haber costado carísimo ese fallo.

Edu Vargas es un jugadorazo pero no pudo clavar ni una en Tibás. Foto: Rafael Pacheco
Edu Vargas es un jugadorazo pero no pudo clavar ni una en Tibás. Foto: Rafael Pacheco
De un solo golpe

En la segunda parte, con un solo golpe, el Sapri mandó a Tigres renqueando para la choza.

Pero antes hubo un par de sustos. Al minuto 51 Ricardo Blanco pensó que estaba jugando solo, Aquino lo madrugó y la salvada fue que Cruz otra vez le ganó el duelo al atacante y su mano izquierda desvió el tiro que llevaba sello de gol.

Después Michael Barrantes se resbaló y Enner salió soplado y solo en dirección al marco morado, pero chocó con cerca y otra vez el portero saprissista se convertía en héroe.

Centeno vio que podía hacer más y sacó a Rubilio por Rándall Leal para refrescar la ofensiva al 66′.

Venegas llenó de alegría e ilusión a los morados. Foto: Rafael Pacheco
Venegas llenó de alegría e ilusión a los morados. Foto: Rafael Pacheco

Y lo mejor estaba por venir. Al 72′, en un tiro de esquina, Marvin Angulo cobró en corto a Mariano, el argentino lanzó un gran centro que encontró a Johan Venegas sin marca. El Cachetón cabeceó perfecto dejando a Guzmán congelado y a todo Tibás en una pura contentera.

El 1-0 es un resultadazo para el Saprissa y un gran debut para Paté como técnico en duelos internacionales.

Al final los mexicanos buscaron y buscaron la llave del empate, pero la dejaron en la casa y tuvieron que jalar con las manos vacías.