Andrés Mora.18 agosto, 2019
Ordóñez iba a hacer un trabajo de rutina y se topó con lo peor del fútbol. Foto: Cortesía
Ordóñez iba a hacer un trabajo de rutina y se topó con lo peor del fútbol. Foto: Cortesía

El periodista catracho Carlos Ordóñez llegó el sábado al Estadio Nacional, en Tegucigalpa, Honduras, más que listo para comentar el clásico entre Olimpia y Motagua, que terminó con muertos y heridos y sin haberse jugado.

La mejenga nunca arrancó porque primero apedrearon el bus de las Águilas Azules cuando iba rumbo al estadio. La suspensión del partido generó un desorden que se trasladó a la gramilla donde, se suponía, se iban a vivir las alegrías del fútbol.

Este domingo en la madrugada se confirmó que son cuatros los fallecidos en los pleitos de aficionados. Los heridos se cuentan por decenas.

Los pequeños con sus madres salieron corriendo para la cancha, para sentirse seguros. (Victor Colindres/La Tribunal via AP)
Los pequeños con sus madres salieron corriendo para la cancha, para sentirse seguros. (Victor Colindres/La Tribunal via AP)

Ordóñez es comentarista para Televicentro, anda en el periodismo deportivo desde hace 20 años y este domingo nos contó lo que vio en el estadio.

¿Cuando perdió normalidad la cobertura?

Cuando nos dimos cuenta de la agresión del bus la normalidad cambió porque el bus cambió de rumbo, se fue para un centro de asistencia médica. Ya ahí el panorama previo al partido cambió, la noticia no eran las alineaciones sino las agresiones.

“Aquí pareciera que no se puede uno relajar nunca, hay que andar con el cuchillo entre los dientes siempre, con cuidado y atención permanente”, Carlos Ordoñez.

Después lo que viene es la tardía decisión de suspender el partido, porque hay (incluso) una instrucción hacia el Olimpia para que saliera a calentar a pesar de que se sabía que Motagua se había ido al centro médico.

Cuando eso pasa los aficionados empiezan un enfrentamiento cerca del portón once, que da acceso a la gradería de sol.

Eso da que tengan que usar gases lacrimógenos, ese gas se va al lado de sol y afecta a los aficionados dentro. Hay un momento de pánico y desesperación, mujeres con niños empiezan a forzar portones, empiezan a invadir la cancha y lo mismo pasa en otros portones.

¿Para dónde agarra usted en esas condiciones?

Cuando la información trasciende me voy al palco, donde están los de Motagua y hago un reporte, lógicamente los directivos tampoco llegaron, la producción me pide que vaya al engramillado para conocer detalles.

Yo iba a estar como comentarista, pero me toca trasladarme para hablar con bomberos, Cruz Roja y Polícía para saber que está ocurriendo.

La situación más complicada es cuando empiezan a invadir la cancha, ya hay heridos afuera del estadio producto de los enfrentamientos... Personas fallecidas, primero dos, después tres y hoy se confirmó el cuarto.

No hubo partido, pero la Cruz Roja trasladó a muchos aficionados con problemas respiratorios por el gas. (Victor Colindres/La Tribunal via AP)
No hubo partido, pero la Cruz Roja trasladó a muchos aficionados con problemas respiratorios por el gas. (Victor Colindres/La Tribunal via AP)

Ya con la gente todo se complicó...

Personas desmayadas, personas llorando, los árbitros estaban metidos en un lugar porque todo mundo corría, aficionados incitando a los rivales desde la cancha, apedrean a Olimpia porque salió a calentar.

Ya cuando se da la invasión se da por suspendido (el juego) y la policía empieza a sacar a la gente. Se dieron varios momentos tensos.

¿Es lo peor que usted ha vivido o hay algo más grave?

La peor es la final que se jugó con varios cuerpos dentro de la cancha, la final entre Motagua y Honduras Progreso (29 de mayo del 2017).

Producto de una embestida se aplastó a decenas y provocó la muerte de varios, ese es el episodio más duro porque fuimos testigos de la angustia de familiares y la gente que era atendida.

Quizá lo de ayer (sábado) se dio en las afueras del estadio, en zonas conflictivas. Pero siempre que haya muertes en los alrededores de un estadio es impactante. No voy a decir que estoy acostumbrado porque uno siempre se pone nervioso. Hay que informar, pero sin poner en riesgo la integridad de uno.

Todo empezó en las afueras del estadio, donde también se produjeron las muertes. (Photo by ORLANDO SIERRA / AFP)
Todo empezó en las afueras del estadio, donde también se produjeron las muertes. (Photo by ORLANDO SIERRA / AFP)

Lo más doloroso (de la final del 2017) es que se jugó y había muertos en la orilla del estadio. Hay una toma en la que, en un tiro de esquina, se ve que hay una bolsa con una persona muerta. Es impactante.

¿Siente que usted corrió riesgo el sábado?

Yo trato de tener la claridad de dónde moverme. El que yo haya estado en otras situaciones complicadas me ayuda a no perder la cordura y a tratar de ser lo más equilibrado en lo que informaba y para evitar entrar en una situación de peligro. Pero obviamente estábamos expuestos, cualquier aficionado enfurecido podría atacar a cualquiera.

Dentro del estadio no hubo fallecidos. (Victor Colindres/La Tribunal via AP)
Dentro del estadio no hubo fallecidos. (Victor Colindres/La Tribunal via AP)

¿Quedan desilusionados?

Es que aquí pareciera que no se puede uno relajar nunca, hay que andar con el cuchillo entre los dientes siempre, con cuidado y atención permanente. De todos es conocido que la situación del país es complicada por el tema de seguridad, pero en los últimos clásicos no se había dado una situación como esta y cuando parece que todo va normal de parte de las autoridades hay relajación y vuelven a pasar cosas como esta. Hay medidas que se deben tomar para siempre.

Es producto de una realidad de país, es difícil que haya control en todas las calles. Por momentos el fútbol es lo único que nos saca, es una válvula de escape que nos aparta de la realidad, pero esto nos vuelve a dar una manotada en la cara.