Sergio Alvarado.11 febrero
La dirigencia eriza dejó a Hernán Torres una laguna grande en la defensa. fotografía Rafael Murillo
La dirigencia eriza dejó a Hernán Torres una laguna grande en la defensa. fotografía Rafael Murillo

Alajuelense arrancó el Clausura 2019 sacando caja que tenía un planillón extenso para medirse a cualquier reto, pero a la hora de las verdades la realidad ha demostrado ser otra y el primero en reconocerlo es su técnico Hernán Torres.

A inicios de temporada muchos sacaron imágenes proyectando con cuáles fichas jugaría la Liga este torneo, en las que resaltaban figuras como Esteban Alvarado, Henry Figueroa, Anthony López, Ariel Lassiter y Marco Ureña,

Pero hasta esta jornada ninguno de los mencionados ha sido una incorporación de peso y casos como el del arquero Alvarado ni siquiera han jugado.

En dos platos, los fichajes no le han dado, de momento, profundidad a la planilla.

La Liga más bien ha usado como equipo base un cuadro muy similar al del año pasado, durante este torneo, de los siete partidos jugados por los erizos, solamente en dos ocasiones ha incluido a dos de sus refuerzos desde el arranque, ante Limón y Pérez Zeledón, mejengas en las que actuaron Figueroa y Lassiter. Ante Saprissa el sábado anterior solo lo hizo Ureña.

Con mucha franqueza, el entrenador erizo reconoce que no tiene jugadores para solventar los problemas en las laterales y que por el centro de la defensa sufre todavía, es el panorama que se encontró al llegar al club antes de la fecha cinco contra los Guerreros del sur.

4 de 7 partidos ha jugado Figueroa este torneo como titular
Oídos sordos
Allan Miranda ha sido de los más señalados en la zaga rojinegra. fotografía Rafael Murillo
Allan Miranda ha sido de los más señalados en la zaga rojinegra. fotografía Rafael Murillo

La directiva eriza no hizo caso a un señalamiento que le hicieron muchos al inicio del torneo, aficionados y prensa comentaron la falta de variantes en la retaguardia, tanto en el centro como en los costados mientras el equipo se llenaba de gente de la media cancha para arriba como si un montón de atacantes sirvieran para defender.

"En cuanto a la plantilla extensa, no creo que sea tan extensa. Hoy en día no tengo lateral derecho, hoy en día está jugando (Allan) Miranda y no tengo quién lo reemplace si se llega a lesionar, por ahí hay dificultades y complicaciones, tengo lesionado a (Luis) Sequeira, a (José) Salvatierra.

“Por la izquierda tengo a (Cristopher) Meneses, el otro (Daniel Villegas) está lesionado, ¿entonces? yo diría que no es tan extensa, no es tan extensa la nómina, sí hay muchos jugadores de mitad para adelante, hay muchas alternativas, pero atrás no tengo tantas”, indicó el sudamericano.

Este lunes los erizos recuperaron a José Salvatierra, quien ya está entrenando de manera normal, pero perdieron a Cristopher Meneses por lo que resta del torneo.

O sea, el cafetero ganó un lateral derecho, pero perdió el izquierdo, la misma bronca pero por el otro lado.

Mientras que Chepillo estuvo lesionado, la Liga improvisó con Allan Miranda o Porfirio López por esa banda, pero ninguno le ha dado el resultado deseado.

Salvatierra no juega desde abril del año pasado por una operación que lo dejó fuera muchos meses. Foto: Mayela López.
Salvatierra no juega desde abril del año pasado por una operación que lo dejó fuera muchos meses. Foto: Mayela López.

La directiva eriza apostó todas sus fichas al hondureño Henry Figueroa para solventar sus problemas atrás, la única incorporación en una área muy necesitada, pero para Torres quedó claro que no le es suficiente por lo dicho y muestra de ello es que el catracho fue banca ante Saprissa.

Mientras todo esto pasa, en la Liga todavía están pensando sobre la continuidad de Kenner Gutiérrez y de Porfirio, jugadores que terminan contrato en mayo y aún no definen qué pasará con ellos.

“Sea renovación o que no continúen con nosotros es algo que dispondremos, es una decisión que tomaremos en nuestro momento, estamos analizando absolutamente todo al respecto, los jugadores serán los primeros en saber”, comentó el gerente deportivo Javier Delgado.

Los hechos mostraron que al final el planillón manudo tenía serías fugas en la retaguardia, un chicharrón que le quedó al técnico ver cómo arregla.