Andrés Mora.2 junio
Jicaral tendrá un año a puro fútbol de primera. Foto: Rafael Pacheco
Jicaral tendrá un año a puro fútbol de primera. Foto: Rafael Pacheco

¡Ya era hora! Jicaral - Sercoba se coronó campeón de la Liga de Ascenso, tras derrotar este domingo en la mejenga de vuelta 2-1 a Guanacasteca en el Estadio de la Asociación Cívica Jicaraleña, y se convirtió en el nuevo inquilino de la primera división.

La tercera fue la vencida, los puntareneses estaban jugando su tercera final de segunda división de forma consecutiva, ya que en las dos anteriores vieron como sus rivales (Grecia y San Carlos) montaron la fiesta, pero ahora les tocó gozarla.

El momento más esperado por todo el pueblo de Jicaral desde hace tres años. Foto: Rafael Pacheco
El momento más esperado por todo el pueblo de Jicaral desde hace tres años. Foto: Rafael Pacheco

Los porteños alzan el título de la mano del técnico, Jeaustin Campos, quien por primera vez campeoniza en segunda. En primera sumó cuatro campeonatos con Saprissa.

El fútbol de la máxima categoría regresa a la provincia de Puntarenas después de cinco años de ausencia, según datos del periodista Luis Quirós. El último club que los había representado fue el Puntarenas FC que descendió en abril del 2014.

Además es el cuarto equipo del Puerto que los representa en la élite del torneo criollo. Municipal Puntarenas, Puntarenas FC y el Municipal Osa son los otros clubes que han estado en la máxima categoría.

El error del portero guanacasteco, que regaló un penal, terminó marcando la diferencia. Foto: Rafael Pacheco
El error del portero guanacasteco, que regaló un penal, terminó marcando la diferencia. Foto: Rafael Pacheco

La coronación del Huracán de la Península se dio rodeada de un ambientazo, ya que jicaraleños y nicoyanos llenaron el estuche y le pusieron sabor a la mejenga. La barra que llegó de Nicoya no fue nada pequeña, porque se sentía con fuerza cuando le ponía bonito a apoyar.

Lamentablemente los guanacastecos, que hicieron un viaje de aproximadamente una hora, tendrán que volver a casa en silencio.

Novatada pesó

Un gol marcó la diferencia en esta final, una anotación que regaló el portero de Guanacasteca Iván Antonio Acuña, quien lamentará por siempre el puñetazo sin motivo que le pegó a un rival dentro del área y que terminó en el punto de penal.

La mejenga estuvo muy pareja, intensa y cada bola se peleó como si fuera la última.

Una locura fue el triunfo en la final. Foto: Rafael Pacheco
Una locura fue el triunfo en la final. Foto: Rafael Pacheco

El doña de los frescos por dicha dio tregua, aunque al minuto cinco unas gotas amenazaron, pero por dicha las nubes se fueron para otro lado y dejaron que el partido terminara sin lluvia.

El cuadro visitante fue el que llegó primero al minuto 13, Carlos Ochoa recibió un gran pase de Jossimar Arias y6 pateó en dos ocasiones seguidas, pero en ambas oportunidades el portero, Luis Gabriel Alpízar se la jugó como un gato y las rechazó.

La respuesta llegó al 21 en las piernas de Gabriel Leiva, que se inventó un jugadón personal, pero cuando sacó el zurdazo un desvío de un rival le impidió celebrar.

Chévez usó toda su experiencia para liquidar desde el punto de penal. Foto: Rafael Pacheco
Chévez usó toda su experiencia para liquidar desde el punto de penal. Foto: Rafael Pacheco

Pero ese fue el aviso, porque un minuto más tarde y gracias a ese tiro de esquina que ocasionó cayó la primera anotación.

Leiva cobró desde el costado derecho y en el primer palo Wílmar Núñez cabeceó hacia atrás en donde Leonardo Adams para robarle la marca a su marcador y clavar la pecosa en el fondo de la red con un certero cabezazo.

Con el marcador abierto, la mejenga se calentó y por poco se arman lo manazos frente a la banca local, porque hasta el técnico Jeaustin Campos se puso a enjachar a Ochoa, pero por dicha no pasó a más.

Parecía el primer tiempo iba a finalizar con ese marcador, pero Acuña cometió un gravísimo error.

Iván tenía la bola en sus manos, se disponía a sacar de puerta, pero cuando empezó a agarrar impulso para sacar se topó con la espalda de José Vargas, y por alguna extraña razón le metió un manotazo. La acción fue clara y el central David Gómez señaló el punto de penal.

Un minuto más tarde el encargado del cobro fue el experimentado Wálter Chévez, que tiró la pecosa rastrera y esquineada, para colocar el dos por cero.

No hubo manera

En la segunda parte Guanacasteca buscó darle vuelta al macardor, pero no hubo manera, el penal se convirtió en un asunto demasiado pesado.

Al 55, los guanacastecos asustaron a los jicaraleños, pero el gol que clavaron fue anulado porque el anotador estaba fuera de juego.

Pero se les hizo al 64, con el descuento de Guanacasteca. Los pamperos realizaron un saque de banda al corazón del área rival y cayó en la cabeza de Jehudy Pizarro, quien de manera muy incómoda la pegó para dejar viendo para el ciprés a Luis Gabriel Alpízar.

Al cierre del partido, el portero visitante recuperó la confianza y salvó a su equipo de una derrota más dolorosa con sus atajadas.

Jicaral empezará ahora a armar cuadro y afinar al equipo para hacerle frente al Apertura 2019 donde serán locales en el Estadio Edgardo Baltodano Briceño de Liberia, ya que su estadio no cumple con las condiciones necesarias para un equipo de la máxima categoría.