Franklin Arroyo.26 agosto

El entrenador de Alajuelense, Andrés Carevic, ha cometido algunos errores que lo tienen en la mira de la afición manuda, la cual ya empezó a perderle la paciencia al argentino.

Andrés Carevic le ha faltado en la lectura de juego. Foto: Rafael Pacheco
Andrés Carevic le ha faltado en la lectura de juego. Foto: Rafael Pacheco

Los técnicos nacionales Álvaro Solano y Marvin Solano nos ayudaron a hacer un recuento de esas fallas que hoy tienen al técnico rojinegro contra las cuerdas.

Las más rudas son haber perdido una final ante Herediano cuando la Liga era claro favorito y caer ante Saprissa, en la cierre de la segunda fase donde ni siquiera consiguió llegar a la final de campeonato con un desempeño muy flojo para un etapa clave.

Otros entrenadores ni siquiera hubieran empezado el segundo torneo después del primer fracaso, pero Carevic ya inició el tercero y aún no tiene títulos.

“Hay entrenadores que los han echado por menos de eso. En el primer campeonato quedó la sensación que la inexperiencia le jugó una mala pasada y que la segunda sería otra cosa, pero los resultados no le ayudan a ganar credibilidad”, dijo Álvaro.

La final perdida ante Herediano, en el Morera, es un factor de peso. Fotografía José Cordero
La final perdida ante Herediano, en el Morera, es un factor de peso. Fotografía José Cordero

Para completarla de hacer, empieza este torneo de Apertura y en la segunda fecha y de local pierde ante Guadalupe por la mínima con cinco variantes en la formación anterior y con una mínima respuesta al planteamiento guadalupano, equipo que en el certamen pasado ya lo había goleado 3-0.

“Tenía que salir con todo, pero hizo muchas variantes y le salió mal. Tiene que saber que será cuestionado por esas cosas.

“Uno sabe que hay juegos que hay que ganar sí o sí. Esa derrota (Guadalupe) aviva los cuestionamientos porque si hubiera ganado no pasa nada”, dijo Marvin.

Incluso, Carevic quiso sobre la marcha variar el rumbo del juego e hizo las variantes, pero mantiene la costumbre de cambiar puesto por puesto, sin ninguna ofrecer ninguna sorpresa para el rival.

Algo es claro, la química con la afición eriza no ha mejorado y ahora, esa relación está en llamas pese a que no haya aficionados en las gradas, ya que la molestia se palpa en redes sociales.

“Tiene que tener la capacidad para que eso no lo afecte, pero eso está en él. Su reto es tener una capa protectora ante las críticas y eso no es sencillo”, añadió Marvin.

Sin planes

El técnico argentino también renquea es con sus pocas variantes de sistema, pese a la riqueza de planilla con la que cuenta. A Carevic parece que le cuesta hacer una lectura correcta de los juegos y de los esquemas que le plantean los rivales.

“Carevic no ha podido empatar lo que es un sistema táctico con la composición del equipo, a veces prioriza algún detalle técnico y táctico y si no sale, carece de plan be o ce, se queda sin variantes y es ahí donde se refleja la falta de convicción”, explicó Alvaro.

Además, la Liga practica un juego poco vistoso en este torneo, algo que no se le achacó en los dos torneos anteriores. Incluso, la Liga ganó en Pérez Zeledón sin gustar y con dos hombres más que los generaleños, debido a las expulsiones de Marvin Chinchilla y Néstor Monge.

Perder un segundo juego consecutivo contra Guadalupe no es bien recibido por la afición. Fotografía: John Durán
Perder un segundo juego consecutivo contra Guadalupe no es bien recibido por la afición. Fotografía: John Durán

El problema de Caravic, es que esos errores ya son reincidentes y no hace por dónde cambiar.

“Tiene detalles muy marcados, los cambios de jugadores en el mismo puesto no ayudan y no es capaz de romper cerrojos defensivos. No ha encontrado a la gente idónea ni el momento exacto”, comentó Álvaro.

Sin duda, Carevic tiene una brasa en las manos y sobre sus espaldas a una afición que ya no soporta más atolillo con el dedo.