Franklin Arroyo.9 julio, 2020

El cubano Marcel Hernández está en boca de todos. Que va para Saprissa, que la Liga preguntó por él, que Herediano ofrece un trueque, que San Carlos...

Marcel Hernández es un depredador del área, por eso lo quieren. Foto: Rafael Pacheco
Marcel Hernández es un depredador del área, por eso lo quieren. Foto: Rafael Pacheco

Pero, se ha preguntado usted, ¿por qué el delantero cubano es tan cotizado en el mercado nacional?

Falla. Uno de los puntos débiles del cubano Marcel Hernández son los lanzamientos de penal

Bueno, porque fue el subgoleador del certamen pasado con 17 goles y los equipos siempre andan detrás de los goleadores, como lo asegura el técnico nacional Luis Diego Arnáez.

“Hay jugadores que se especializan en eso. Ya lo traen, si está al segundo palo allí le cae la bola, si está en el primero, va para allí la bola, o si espera el rebote le llega la pelota. Otros jugadores que no son goleadores se paran al segundo palo y va para otro lado”, dijo.

Hernán Medford tiene en Marcel una garantía de gol. Foto: Rafael Pacheco.
Hernán Medford tiene en Marcel una garantía de gol. Foto: Rafael Pacheco.

Marcel mide 1,83 metros, lo cual lo hace más alto que el promedio de jugadores del torneo pero, además, sabe cabecear. Muchos de sus goles han sido de cabeza.

Agréguele a la receta la picardía y el coraje que lo caracterizan y estas otras que destaca el Flaco.

“Es hábil con la pelota en pies, de reacción veloz, de remate rápido, sabe definir, en fin, son muchas condiciones”.

Pero no es todo, Marcel tiene características que lo hacen más interesante, como cubre la pelota con el cuerpo, la corpulencia y el buen remate con ambas piernas, como afirma Martín Arriola, segundo técnico que lo dirigió en el país, con Cartaginés, después de que Paulo Wanchope lo trajera al país y lo debutara días antes de dejar botado a Cartaginés para dirigir a Herediano.

“Es un jugador explosivo, que a cualquier técnico y jugador rival inquieta. Desde que saben que lo van a enfrentar tienen que prestarle atención, sin duda, tiene mucha calidad y marca la diferencia”, dice Arriola.

Martín dice que es de esos futbolistas que los defensores se les complica el marcaje por todos los recursos que tiene.

“Lo mejor para marcarlo es que el defensa lo tenga lo más cerca posible, como en la primera semifinal en Cartago (contra Saprissa) donde lo hicieron bien, que no se le haga fácil girar y por supuesto tener un respaldo para las coberturas”.

Marcel también tiene carácter y buena actitud en la cancha, o sea, se entrega por completo por la causa, un factor que muchas veces contagia a sus compañeros para terminar salvando algún resultado o ganando algún partido.

“Todas esas cosas influyen para que los equipos quieran tenerlo. Cuando uno llega a un club, primero resuelve lo del portero y defensa y luego uno se pregunta, ¿tenemos al delantero, al que mete los goles?. Me acuerdo que eso pasaba con el Mambo, todos lo querían porque era el goleador”, añadió Arriola.

Queda claro que las condiciones que tiene el cubano no cualquier futbolista en Costa Rica las posee. De allí su valor y su alta cotización.