Sergio Alvarado.22 septiembre
Don Fernando andaba feliz de la vida con sus hijos Alejandro y Lucía. Foto: Sergio Alvarado.
Don Fernando andaba feliz de la vida con sus hijos Alejandro y Lucía. Foto: Sergio Alvarado.

Hace apenas cinco meses Costa Rica quedó sorprendida cuando se reveló que el presidente de Alajuelense, Fernando Ocampo, padece del síndrome de Guillain-Barré, que paralizó todo su cuerpo después de una carrera en España.

El empresario y exministro pasó meses complicados con una enfermedad poco conocida y de la que se fue recuperando poco a poco hasta recobrar su movilidad casi por completo y retomar otra de sus pasiones, el atletismo.

Este domingo, en la edición del 2019 de la Liga Run, competencia organizada por el equipo rojinegro, el presi fue una de las 1500 personas que tomó la salida de la ruta que daba vuelta al centro de Alajuela.

Fue la primera carrera de Ocampo desde que tuvo el quebranto de salud, la cual corrió al lado de su esposa, hijos, hermanos, sobrinos y una afición liguista que lo arropó en todo el recorrido.

Don Fernando regreso a las pistas a su ritmo, paró varias veces responder a los gestos de cariño que tanto los corredores como personas al lado de la carretera le manifestaban.

Ocampo fue uno de los 1500 atletas de la Liga Run. Foto: Twitter Fernando ocampo
Ocampo fue uno de los 1500 atletas de la Liga Run. Foto: Twitter Fernando ocampo

"No tengo palabras porque la gente se volcó con un apoyo grandísimo hacia mí cuando tuve el quebranto, recibí muchas buenas vibras y eso ayuda muchísimo para recuperarse de la manera que lo he logrado.

“Hoy cuando iba en la carrera la gente pasaba y me daba full apoyo, me alentaban y decían palabras muy bonitas, que la vida da segundas oportunidades y a mí afortunadamente me permitió volver a correr”, comentó el mandamás rojinegro.

Desde que, en abril, Ocampo fue diagnósticado con el síndrome de Guillain-Barré, cumplió su recuperación en el Hospital México, el de Alajuela y el Cenare, a los cuales agradeció muchísimo por ponerlo de nuevo en las pistas.

"Estoy muy agradecido con Dios, la vida y tanta gente, yo he venido corriendo a manera de entrenamiento, pero era especial correr esta de primero, es la primera desde el quebranto, es un momento que estamos celebrando.

A la meta entramos todos juntos, era parte de lo queríamos y fue una sensación tan bonita, estoy muy contento, la vida es un claroscuro, hay que aprender de los momentos duros y disfrutar los bonitos", dijo emocionado.

Ocampo festejó la llegada a la meta junto a su familia. Foto: Prensa LDA.
Ocampo festejó la llegada a la meta junto a su familia. Foto: Prensa LDA.
“Estoy emocionado con tantas muestras de cariño y vibra de la gente, me ayudaron mucho a volver a este punto”, Fernando Ocampo.

La salida de la carrera fue en el estadio Morera Soto, bajó por la escuela República de Guatemala, dio la vuelta a la calle ancha, subió hasta Plaza Real pasó por Urbanización Ciruelas y regresó a la Catedral del fútbol.

Ocampo nos contó que está casi recuperado, solo tiene un poquito de parálisis en el labio superior derecho, pero es algo que considera menor.

"Mi reto es volver a correr una maratón, ojalá que el otro año, si uno se pone retos en la vida al final lo va logrando, yo este año iba a correr la Maratón de Atenas (Grecia, el 10 de noviembre), obviamente este año no la voy a poder hacer.

“Lo importante no es adónde, sino prepararse adecuadamente y correrla y disfrutarla, las maratones le enseñan a uno que la vida es una carrera de larga distancia, hay que tener perseverancia”, explicó.

El presi manudo nos confesó que sintió el cierre de la carrera un poquillo dura, había una cuesta de un kilómetro antes de llegar a la meta que puso a sufrir a más de uno y consideró que se asemeja un poco a lo que puede ser el cierre del Apertura 2019.

"Así va a ser el campeonato, hay que estar muy concentrados como cuando uno corre porque el cierre será duro, veo al equipo motivado y con un gran trabajo del cuerpo técnico del profesor Carevic.

“Esto nos enseña que es como las carreras, uno no puede quemarse en los primeros cien metros, hay que reservarse y saber enfrentar cada momento”.

El Guillain-Barré
El síndrome de Guillain-Barré es un trastorno poco común que hace que el sistema inmunitario ataque el sistema nervioso periférico. Los nervios del sistema nervioso periférico conectan el cerebro y la médula espinal con el resto del cuerpo. La lesión de estos nervios dificulta la transmisión del movimiento. Como resultado, los músculos tienen problemas para responder a las señales del cerebro. Nadie conoce la causa de este síndrome. Algunas veces, es desencadenado por una infección, una cirugía o una vacuna