Andrés Mora, Rodolfo Marín.11 febrero

Llegó a Limón el sabor de Dennis Viveros, un organizador de conciertos colombiano que ama Costa Rica y decidió entrarle al fútbol, ahora como presidente de Limón F.C.

Dennis Viveros tiene una meta en la cabeza: que la Tromba campeonice y listo. Foto: Alonso Tenorio
Dennis Viveros tiene una meta en la cabeza: que la Tromba campeonice y listo. Foto: Alonso Tenorio

Ya en el estadio caribeño hubo un concierto con Mickey Taveras, Willie González y Alexis Quiñones. Fue para hacer platica y pagar deudas que dejó la administración pasada, encabezada por Andy Herron, quien llegó acompañado de un grupo de norteamericanos, pero duró si acaso cuatro meses.

Viveros está ceñido en que ayudará a campeonizar a la Tromba del Caribe con su alegría y su trabajo porque además es economista y administrador. Limón perdió este domingo 1-0 con Cartago, pero fue apenas un zafis.

Refuerzos cafeteros
El presi trajo a Christian Asprilla, Carlos Alberto “Chaka” Palacios y Ronald Benavides para que le echen una mano en este Clausura.

Dennis no vive del fútbol, actualmente labora para dos empresas y de ahí recibe su platica. La Teja lo entrevistó para conocer cuáles son sus planes al frente de los caribeños.

–¿Qué podemos esperar de esta nueva estructura administrativa?

Limón campeón. Lo digo con toda la transparencia y la honestidad del mundo, y con la seguridad, porque hombre a hombre estamos igual y tal vez mejor que Heredia, Saprissa, la Liga, Cartago y San Carlos. Somos campeones y vamos a salir campeones, lo digo tajantemente porque sé lo que tengo.

–¿Cómo encuentra la institución cuando recibe los gritos de clamor de Carlos Pascall?

Es triste esto. Hay deudas, problemas, finiquitos, jugadores con hambre, jugadores con alquileres vencidos, con pensión, con ganas de salir adelante pero no tienen cómo. Me encontré con un cuerpo técnico con todas las ganas de hacer algo, pero sin estructuras ni herramientas, fue muy difícil

–Las deudas que dejaron Andy Herron y su grupo es mayor a los ¢130 millones.

Claro, ¡por Dios!. Solo con la Caja son ¢48 millones, imaginate el resto. La deuda a los jugadores se acercaba a los ¢60 millones, ahí tenemos ¢108 millones, imagínese el resto: agua, luz, el cuerpo administrativo, todo mundo cobrando las rentas, los restaurantes, los alquileres de los jugadores extranjeros. Era una millonada.

El presi (celeste) se lleva muy tuanis con sus jugadores, aquí estaba compartiendo con Diego Diaz, Shain Brown y Alexander Espinoza. Foto: Rodolfo Martin
El presi (celeste) se lleva muy tuanis con sus jugadores, aquí estaba compartiendo con Diego Diaz, Shain Brown y Alexander Espinoza. Foto: Rodolfo Martin

– Y eso sin contar lo que de debían a Carlos Pascall por la venta del equipo.

Estamos hablando de una deuda de más de ¢500 millones y eso es lo que hay.

–¿Cuál fue la primera decisión que tomó usted como economista?

La primera fue la parte social y la parte económica de los jugadores porque son la columna vertebral. Eso es lo primero para que la imagen del equipo vuelva a tener equilibrio, porque si me meto a otro campo el equipo va a descender y yo necesitaba que el equipo saliera a flote. Esa fue mi primera estrategia: no descender, no perder y desde que lo agarramos el equipo empezó a ganar.

–¿Usted tiene experiencia como futbolista?

Fui jugador del Deportivo Cali, jugador de la selección, estuve en muchas selecciones de Colombia. Desde los catorce años hasta los veinte fui campeón nacional con el equipo y fui jugador del Cali por cinco años. Después me dediqué a estudiar por la parte económica y la familia, porque a los dieciocho años ya tenía un hijo y eso me llevó a no continuar con el fútbol, a dedicarme a trabajar y a estudiar.

“Estoy impresionado de ver cómo la población limonense le está dando apoyo al presidente del club, nadie me ha cerrado las puertas”, Dennis Viveros.
La gente caribeña está respondiéndole al colombiano. Foto: Rafael Pacheco
La gente caribeña está respondiéndole al colombiano. Foto: Rafael Pacheco

–¿En qué está trabajando en este momento con Limón?

En la parte social, que es la más importante. Me enfoco en la parte de los jugadores y en las familias de los jugadores, también la columna vertebral del equipo que son los chiquillos de todas las categorías.

–¿Entonces ya todas las categorías lo conocen?

Por supuesto, son niños y para ellos soy "el presi".

–Cuando la prensa publicó “Colombiano compra Limón”, ¿usted que sintió?

Me sentí muy mal porque para nadie es un secreto que cuando se dice “colombiano compra”, lo vinculan a uno con narcotráfico, con homicidios, con todo lo malo. No me gustó esa publicación, pero al mismo tiempo dije: pueden decir, pero del dicho al hecho hay mucho trecho, aquí hay que demostrar a qué vino ese colombiano, ¿qué hace?, ¿qué tiene?

Tengo 25 años de vivir en Costa Rica y una vez tuve un problema. Estuve preso una vez por una supuesta violación a una prostituta y lo digo así, y no me da pena ni nada porque fui absuelto de toda pena y responsabilidad, donde hubo una condena y cantidad de cosas. Gracias a Dios salí avante y no fue solo, fue con tres colombianos a los que les di posada en mi casa. Fueron los 23 días más feos de mi vida por ese problema.

25 años tiene Viveros de vivir en Costa Rica.
Andy llegó prometiendo muchas cosas pero abandonó el barco y según dicen, dejó un mosquero. Fotografía José Cordero
Andy llegó prometiendo muchas cosas pero abandonó el barco y según dicen, dejó un mosquero. Fotografía José Cordero

–¿Cuándo fue eso?

Eso fue a los dos meses de haber llegado a Costa Rica, aquí antes una mujer decía “ese me tocó” y va preso, primero te condenan y después te investigan.

–¿Y cómo llega usted a Costa Rica?

Yo vine a preparar mi tesis a la Universidad Nacional, un estudio a nivel centroamericano y, diay, tuve la dicha de conocer a la mamá de mi hijo mayor aquí y ya, pasó lo que pasó, y tengo un hijo mayor que tiene 24 años y es mi orgullo.

–¿Cuál ha sido la respuesta de la población en Limón?

Exageradamente buena, diría yo tajantemente. Estoy impresionado de ver cómo la población limonense le está dando apoyo al presidente del club, nadie me ha cerrado las puertas y veo esa alegría de la gente.

Con salarios al día hasta que da gusto entrenar. Foto: Limón FC
Con salarios al día hasta que da gusto entrenar. Foto: Limón FC

–¿Se ha preocupado por darle apertura al club con socios y todo eso?

Sí, eso quiero hacerlo para que haya más integración, para eso hice esa apertura. Quiero que haya más ligamen de las personas a título persona y comercial.

–¿Cuánto ha invertido hasta el momento?

No hay precio, le he puesto alma, vida y corazón a esto. No hay valor para eso.

–¿Traerá refuerzos de Colombia?

Ahí están, son jugadores de primera línea, jugadores profesionales con una alta experiencia, los traigo no para que vengan y se queden, sino para que refuercen y me les den más fuerza a estos jóvenes.

Aquí hay material humano muy bueno y pueden ser mejores que los colombianos, que quede claro, pero ellos traen una experiencia real y yo soy de armas tomar. Vienen inyectando a estos jóvenes porque no van a estar por mucho tiempo, aquí tenemos material humano exageradamente bueno.

El presi le tiene a Marvin Solano una marcación personal para que todo vaya por ben camino. Fotografía José Cordero
El presi le tiene a Marvin Solano una marcación personal para que todo vaya por ben camino. Fotografía José Cordero

–¿Cómo se está llevando con Marvin Solano?

Es una excelente persona, llevadero y lo tengo apretado, lo aprieto bastante y no importa que él lo lea, lo tengo apretado, porque conozco y tuve como técnico al profesor (Jorge Luis) Pinto hace muchos años, Eduardo Retana. Maturana también fue técnico mío en Medellín.

–¿Cómo recuerda a Pinto?

En la época de Millonarios fui a probar, estaba muy chiquillo y el profe era el técnico, hice pruebas y no me dejó llegar, me dijo que no tenía capacidad, no me echó, pero me dijo que no estaba a nivel. Pero cuando fui a Santa Fe, el rival, allá me dieron pelota y ahí pasé al América, al Deportivo de Cali con 16 o 17 años.