Sergio Alvarado.19 octubre, 2017

Gustavo Ruiz se la rifó bonito esta semana en el Mundial de Tiro con Arco en México, donde llegó hasta los octavos de final y alcanzó el noveno lugar, el mejor resultado de la historia que ha conseguido el país en este deporte que se abre paso en Tiquicia.

Gustavo (el de barba) fue acompañado por el entrenador Rodrigo Saborío. Foto: Cortesía Astica.
Gustavo (el de barba) fue acompañado por el entrenador Rodrigo Saborío. Foto: Cortesía Astica.

El arquero derrotó a tres rivales para llegar hasta la ronda con los 16 mejores del mundo, donde el nivel es muy alto y a pesar del gran esfuerzo no logró avanzar más adelante en el torneo que se realiza en el distrito Federal en México.

Una agenda muy intensa tuvo el nacional, quien llegó el sábado anterior a México, donde solamente tuvo un día para practicar y acostumbrarse al clima de la capital azteca, a pesar de eso, en las rondas previas salió bastante bien, explicó Ruiz a La Teja.

El arquero de 36 años siente que se dio un paso muy importante en un deporte que crece poco a poco en nuestro país el cual estuvo presente como exhibición en las dos últimas ediciones de los Juegos Nacionales y ya será oficial el año siguiente.

"Es indescriptible la felicidad que siento en este momento, nunca en la historia del tiro con arco habíamos alcanzado estos resultados, ni llegado tan largo, es un sentimiento de satisfacción muy grande, todo el esfuerzo que hemos puesto para llegar acá se ve remunerado, nos vamos felices porque se ve el crecimiento que tenemos, aunque no logramos ir por la medalla", explicó el atleta desde México.

Este deporte requiere de máxima concentración, equilibrio y tranquilidad. Foto: Cortesía Astica
Este deporte requiere de máxima concentración, equilibrio y tranquilidad. Foto: Cortesía Astica

En las primeras dos rondas se enfrentó a arqueros de Austria y Rusia que le dieron bastante guerra y este jueves en los dieciseisavos se la rifó ante el coreano Hong Su Ho , los asiáticos son potencia en la arquería, por lo que el triunfo tiene aún más mérito.

El partido de despedida en los octavos de final fue ante el número dos del mundo, el francés Pierre Deloge, a quien le trató de dar guerra, pero la ansiedad y los nervios le jugaron una mala pasada ante uno de los rivales más pesados del torneo.

"Sea como sea, perdí en octavos, no lo veo como una derrota, fue ganancia, aprendí montones y el país quedó en alto, fuimos el único país latinoamericano en llegar tan lejos, seguiré dándole duro y con mente en más competencias", dijo Gustavo.

En el mundial también estuvieron los nacionales Ignacio Agüero y Luis Daniel Mora.

El próximo objetivo del costarricense son los Juegos Centroamericanos y del Caribe el próximo año en Barranquilla, Colombia, otra parada del ciclo olímpico que desemboca en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.