Sergio Alvarado.23 junio
Randall Row consiguió el ascenso junto a su hijo Randall, lo que lo hace el doble de especial sin duda alguna. Foto de Jorge Castillo
Randall Row consiguió el ascenso junto a su hijo Randall, lo que lo hace el doble de especial sin duda alguna. Foto de Jorge Castillo

Desde hace cuatro años Rándall Row, técnico de Sporting FC, tomó un proyecto con la idea de llevarlo a la primera división, esfuerzo que se vio coronado este martes.

Para el exjugador del Saprissa este era su bebé, el plan que tomó desde cero y lo vio crecer hasta llevarlo a la máxima categoría, adonde dirigirá el próximo torneo por primera vez como estelar.

“Es un premio al esfuerzo de estos cuatro años. Cuando comencé no existía equipo y hoy con muchos de esos chicos que iniciaron conmigo logramos la meta. Me siento muy feliz”, explicó en declaraciones a TD Más al finalizar el juego.

Un detalle que acompaña al entrenador, más allá de la ilusión de ganar el título de la Liga de Ascenso y jugar en la primera división, es lo que puede significar este proyecto para la comunidad de Pavas.

“Se espera mucho, veníamos haciendo cosas muy importantes en segunda división y lo que necesitábamos era ascender para que nos dieran más importancia. Esto es un plan grandísimo que estamos haciendo con los niños de población en riesgo en sectores de San José como Pavas”, dijo.

Este es uno de los proyectos que el técnico afirma que más le ilusiona porque con el equipo en primera, pueden fortalecer su liga menor, la cual consta de muchos niños y jóvenes de la comunidad que en el fútbol pueden ver ejemplos positivos.

Row, además, comentó que a Miguel Marín lo incluyó al juego bien advertido de que debía anotar el tiro libre que les dio el título, por eso apuró el cambio antes que se hiciera el cobro.

“Fue muy difícil, no fue fácil. El torneo de segunda división puedo decir con criterio que es más duro que la primera. El campeonato es kilométrico, un año entero con viajes largos y canchas malas”, aseguró el técnico.