Por: Sergio Alvarado.   14 junio
Yuri Gazinskiy (8) se metió en la historia de los Mundiales al ser el primer anotador de Rusia 2018. Foto: AFP.
Yuri Gazinskiy (8) se metió en la historia de los Mundiales al ser el primer anotador de Rusia 2018. Foto: AFP.

Rusia, el anfitrión del Mundial, arrancó con toda la pata en la mejenga inicial del Mundial al demoler 5-0 a Arabia Saudita en el estadio Luzhniki, en Moscú.

La fiesta rusa arrancó desde el acto inaugural, en el que se presentó el cantante inglés Robbie Williams y la soprano rusa Aida Garifullina. Las emociones continuaron en la cancha con un cuadro local que salió a comerse a su rival desde el arranque.

Yuri Gazinsky tuvo el privilegio de inaugurar la cuenta de goles de la Copa del Mundo al anotar de cabeza al minuto 12, en un partido dirigido sin problemas por el árbitro argentino Néstor Pitana.

Luego Denis Cheryshev aumentó la ventaja de 2-0 a los 43. El volante del Villareal de España llegó inspirado y clavó dos golazos, el primero tras eludir a tres defensores en el área rival y con un disparo arriba ante el achique el meta saudí. El otro lo metió al 91' con un toquecito de derecha con borde externo que se metió al ángulo superior izquierdo del marco árabe.

Desde un inicio los rusos fueron muy superiores y para el segundo tiempo salieron con la ambición de buscar más, mientras que su líder político, el presidente Vladimir Putin veía el partido en el palco de honor junto al presidente de FIFA, Gianni Infantino y el rey de Arabia, Abdalá bin Abdulaziz.

Rusia impuso de nuevo su poderío físico y técnico y con Alexander Golovin como principal bujía levantó el balón dentro del área y Artem Dzyuba remató de cabeza y anotó al superar a su marcador al 71'.

Justamente Golovin fue quien cerró la fiesta con el quinto pepino a los 93 en un partido donde fue figura. Él es el primer jugador en la historia de la Copa del Mundo que anota de tiro libre en el partido inaugural, según datos de Mr Chip.

De esta manera el dueño de casa demostró que viene fuerte y no está dispuesto a regalarle a nadie su festejo.