Andrés Mora.25 septiembre

Con el regreso@ de Jameson Scott a la alineación titular Cartaginés recuperó un defensa, un goleador y un capitán en una sola persona.

El gol de Jameson sacudió las redes y todos los sentimientos vividos en las primeras doce fecha del apertura 2018. Foto: Rafael Pacheco
El gol de Jameson sacudió las redes y todos los sentimientos vividos en las primeras doce fecha del apertura 2018. Foto: Rafael Pacheco

Scott, con su número 13 en la espalda, ha portado la cinta de capitán en los últimos dos juegos ante Pérez Zeledón y Carmelita, además, es clave en el orden de la defensiva brumosa y como si eso fuera poco en ambas mejengas ha anotado, ante los de la barriada hizo el gol del triunfo de cabeza al minuto 87.

Han sido quince días de mucha alegría para el colochudo, pues cuando Paulo César Wanchope era el técnico de los azules no tuvo oportunidad de saltar al terreno de juego, su función era en la banca o gradería.

Hasta la fecha 10, Jameson estuvo siete partidos en banca y en tres ni siquiera fue convocado. Participó durante 56 minutos en la jornada 4 y pare de contar, hasta ahorita que en las últimas dos fechas ha sido estelar.

Esa es la razón por la que después de triunfar ante los del barrio El Carmen se desahogó.

“Tuve muchos sentimientos encontrados, se me cortó un poco la voz porque ha sido difícil este inicio de torneo para mí, uno trabaja todos los días fuerte y saber desde el primer día que no vas a jugar es complicado, pero seguí trabajando, esforzándome y sabía que en algún momento iba a tener la oportunidad.

"En estos dos partidos Dios me da la oportunidad de ayudar al equipo con gol, entonces, se me vienen a la mente esos tiempos que estuve sin jugar porque es lo que más me gusta hacer, fue duro, por eso se me encontraron sentimientos y se me quebró la voz”, confesó Scott mientras disfrutaba este lunes de su día de descanso.

Paulo no le dijo directamente al defensor que no iba a ser tomado en cuenta en el torneo, pero la experiencia de Jameson le confirmaba que iba a ser complicado jugar.

LEA TAMBIÉN

Chope huele a muñeco

“Más bien al inicio me dijo que estaba entrenando bien, pero cuando uno llegaba a entrenar ya sabía que no iba a ser tomado en cuenta, prácticamente yo era el cuarto central y era claro, cuando pasaba algo estaba el otro y yo solo podía ver alguna luz cuando pasaba algo, pero lo que me quedaba era entrenar fuerte, uno siempre tiene que estar preparado”, contó el capi brumoso.

Para todos esos momentos complicados Scott tenía a su familia: su esposa e hijos, sus papás, hermanos y compañeros de equipo que no lo dejaron bajar los brazos. Él quería volver a ser protagonista para que su hijo lo viera celebrar en tele como le gusta.

El capi está de vuelta, fue una gran celebración para tres puntos pulseados en el
El capi está de vuelta, fue una gran celebración para tres puntos pulseados en el "Fello" Meza. Foto: Rafael Pacheco

“Mi esposa, me decía ‘ay gordo tiene que seguir esforzándose’, en estos momentos es cuando más resalta la familia, ellos conocen las situaciones, cuando uno está triste y está contento. Mi esposa fue parte importante y mis compañeros que veían la situación siempre me apoyaron y confiaron en mí, todas esas buenas vibras uno las siente y da armas para luchar”, señaló.

“Yo dichosamente en los equipos que he estado he jugado mucho y tener diez fechas sin jugar ha sido muy difícil para mí, de igual forma no me iba a dar por vencido, sabía que en cualquier momento iba a tener otro panorama, tenía que estar puntita de pie, lo más fácil era bajar los brazos, ir a entrenar tranquilo, relajado, pero no soy ese tipo de persona”, agregó el colochudo.

¡Que alivio!

La satisfacción es doble porque el regreso a las canchas ha coincidido con las dos victorias consecutivas del cuadro de la Vieja Metrópoli.

“Se siente alivio, felicidad, alegría, hay que disfrutarlo porque era casi un año de no tener dos victorias consecutivas y para una institución como Cartaginés es mucho tiempo, no puede ser posible que una institución que es grande, aunque algunos digan otra cosa, y de mucho respeto tenga que pasar casi un año para esto”, explicó el defensor.

“El punto que toqué (en el camerino después de la victoria) fue que todos muy felices, estaba el día de ayer para celebrar, para disfrutar, pero no creernos que lo ganamos todo, ya hoy es día de descanso, de recuperación, buena alimentación y cuidado porque es importante ir a Limón a traernos los tres puntos”, agregó.

Curiosamente, Jameson, con una gran sonrisa, confesó que su hermano y algunas otras personas le han preguntado qué estaba haciendo arriba en el gol que le anotó a Carmelita.

“Era una jugada de tiro libre que nosotros íbamos a hacer, teníamos jugadas planificadas, pero cuando voy llegando al área Manfred (Russell) juega rápido y pienso en devolverme, pero (José) Sossa me grita ‘quédese’, vi que Jorman iba a sacar algo, entonces, centró y vine a tapar el poste, cuando ya vi cabeceé y vi como en cámara lenta, escuché los gritos de la gente y salí a celebrar”, así fue como se dio su gran momento ante Carmelita.

Un gran cabezazo, la bola entró como en cámara lenta, pero iba muy bien colocada. Foto: Rafael Pacheco
Un gran cabezazo, la bola entró como en cámara lenta, pero iba muy bien colocada. Foto: Rafael Pacheco