Andrés Mora.25 febrero
Pablo se encargó de mandar a Saprissa para la casa con las manos vacías. Fotografía: John Durán
Pablo se encargó de mandar a Saprissa para la casa con las manos vacías. Fotografía: John Durán

Saprissa no levanta cabeza y sufrió otro duro golpe en Guápiles antes de viajar a México para enfrentar la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones de la Concacaf, ante el América.

Los guapileños derrotaron 1-0 al Monstruo, que intentó ir a cerrar un poco la herida que dejaron las Águilas, pero más bien se la abrieron más.

Vladimir Quesada dijo antes del juego en territorio guapileño que perder ante el equipo azteca (5-1) fue un accidente del fútbol, ¿será que en suelo caribeño volvieron a accidentarse?

Los resultados le están jugando en contra a Vladimir Quesada. Los días como técnico morado se le pueden estar acabando. Fotografía: John Durán
Los resultados le están jugando en contra a Vladimir Quesada. Los días como técnico morado se le pueden estar acabando. Fotografía: John Durán

La "S" está padeciendo el mal de las canchas sintéticas, pues en este Torneo de Clausura 2018 le ponen una al frente y de fijo pierde, perdió (1-0) ante Herediano en el Rosabal Cordero, por idéntico marcador cayó ante la UCR en el "Cuty" Monge, después perdió (3-2) contra Limón en el Juan Gobán y ahora cae (1-0) ante Santos en el Ebal Rodríguez.

Difícil tarea tendrán Quesada y Víctor Cordero para levantar a este equipo, que le cede terreno a Herediano, que es líder, y aunque el Sapri sigue de tercero con un partido menos, ya son cinco puntos los que le sacó Herediano de ventaja.

Y para colmo de males, los santistas ahora son cuartos con 21 puntos, uno menos que los tibaseño, que si se descuidan en un par de jornadas podrían salir de la zona de clasificación.

En el Ebal fue un juego lento en la primera parte y con poca emoción para el público fiel que se dejó ir. Fueron poquitos, pero benditos.

Después de mucho tiempo en banca y en las gradas, Juan Bustos Golobio ingresó de cambio en Guápiles. Fotografía: John Durán
Después de mucho tiempo en banca y en las gradas, Juan Bustos Golobio ingresó de cambio en Guápiles. Fotografía: John Durán

Al minuto 7 casi abre la visita el marcador, más por error de la defensa que por virtud en el ataque, pero Johan Venegas no aprovechó.

Después fue el turno de Kenny Cunningham de probar suerte, pero su remate se topó con un Aaron Cruz bien parado en el marco morado.

La más clara del Sapri llegó al minuto 37, cuando Pablo Airboine pifió su intento de despejar la pecosa y dejó que Randy Chirino se fuera solo, el delantero se quitó a Bryan Morales y cuando tenía que definir no tuvo la tranquilidad necesaria y remató de zurda, pero sin colocarla y Juan Diego Madrigal salvó con la cabeza.

La jugada siguió viva y Venegas la tuvo, pero remató y la pegó en el palo y para que no falte, le quedó a Jaylon Hadden, quien le dio con alma, vida y corazón por encima del marco.

Los pupilos de Johnny Chaves reaccionaron y otra vez Cunningham la tuvo, pero se fue desviado su remate por la mínima.

Un golpe de nocáut

Para el segundo tiempo Santos solo necesitó un golpe certero para noquear al Monstruo.

Fue al minuto 59, en jugada de tiro libre. Wílmer Azofeifa cobró y tiró el balón a la guerra en el área, José Garro la peleó y le quedó a Kenny que tiró, pero se la pegó a Hadden y otra vez le quedó a Arboine que sin contemplación la metió al ángulo para el 1-0.

En el puro ángulo la metió Arboine. Nada que hacer para Aarón Cruz. Fotografía: John Durán
En el puro ángulo la metió Arboine. Nada que hacer para Aarón Cruz. Fotografía: John Durán

Vladimir se encachimbó y mandó a Daniel Colindres al terreno de juego, ingresó por Venegas.

El ingreso de Coli empezó a hacer efecto, pues los morados llegaban con más peligro al área rival.

Al 74', los morados pidieron gol, pero muy atinadamente Henry Bejarano y su asistente no cayeron en la trampa, la bola que quedó bailando en un tiro de esquina jamás ingresó, José Garro la despejó justo antes de que ingresara.

Nada que pelear, la pecosa nunca ingresó, no llegó a cruzar en su totalidad la línea de gol. Fotografía: John Durán
Nada que pelear, la pecosa nunca ingresó, no llegó a cruzar en su totalidad la línea de gol. Fotografía: John Durán

La fuerza de Colindres no duró mucho, solo 24 minutos porque el capitán del Sapri fue expulsado con roja directa por reclamarle algo al cuarto árbitro.

Colindres perdió la cabeza, ya venía peleando con algunos rivales, pero no aguantó y le dijo algo al cuarto árbitro y terminó expulsado. / Fotografía: John Durán
Colindres perdió la cabeza, ya venía peleando con algunos rivales, pero no aguantó y le dijo algo al cuarto árbitro y terminó expulsado. / Fotografía: John Durán

El Sapri no quería salir derrotado, los últimos minutos hasta Henrique Moura terminó como delantero, pero no pasó nada.

El Monstruo tendrá que ir a México a intentar cerrar la serie ante el América con dignidad y volver a Tiquicia para batallar e intentar salvar el campeonato.