Andrés Mora.3 noviembre

La buena imagen que había quedado de la afición morada, que alentó hasta el final en la semifinal de la Liga Concacaf el jueves pasado, se esfumó este domingo cuando miembros de La Ultra se agarraron entre ellos durante el encuentro en el que el Monstruo empató a cero ante La U - Universitarios.

Cuesta entender que miembros de una misma barra se agarren, si se supone que son de los mismos. Fotos: Mayela López
Cuesta entender que miembros de una misma barra se agarren, si se supone que son de los mismos. Fotos: Mayela López

En la cancha la banca del Sapri no logró armar nada, pero lamentablemente su barra se encargó de armar un pleito. Una de esas broncas sin sentido porque todos apoyan al mismo equipo.

El problema aparentemente trae cola, en el juego ante el conjunto hondureño a mitad de semana también hubo roces entre ellos, pero por la euforia de la victoria (4-1) y el pase a la final, se les restó importancia.

Los encargados de seguridad se tuvieron que parar duro para enfriar el asunto. Fotos: Mayela López
Los encargados de seguridad se tuvieron que parar duro para enfriar el asunto. Fotos: Mayela López
La bronca es entre morados y al parecer tiene cola. Fotos: Mayela López
La bronca es entre morados y al parecer tiene cola. Fotos: Mayela López
Paté se acordó de Jonathan Martínez, y lo puso titular. Fotos: Mayela López
Paté se acordó de Jonathan Martínez, y lo puso titular. Fotos: Mayela López

Estas barras por lo general se dividen en peñas, no necesariamente se llevan bien entre ellos y por cualquier cosita, más si están mezclados alcohol u otro tipo de sustancia, se puede armar un mosquero.

En esta ocasión, todo inició alrededor del minuto 24 en la gradería norte del Estadio Eladio Rosabal Cordero, todo mundo estaba volando manazos, incluso, mujeres contra hombres y hombres contra mujeres.

La seguridad privada intentaba dividir a los problemáticos, pero eran más ellos y no lo lograban. Fotos: Mayela López
La seguridad privada intentaba dividir a los problemáticos, pero eran más ellos y no lo lograban. Fotos: Mayela López

Incluso, la situación quiso salirse de control, los salvajes lograron pasarse al sector oeste, donde había familias viendo el partido, porque había muy pocos oficiales de seguridad privada y la Fuerza Pública tardó en hacerse presente al interior del estadio rojiamarillo, que usan los académicos como casa.

Algunos aficionados corrieron a auxiliar a un morado en silla de ruedas, porque si lo dejaban donde estaba tranquilamente disfrutando del partido, quedaría en medio del problema.

Hasta Wálter Centeno fue al sector de la bronca para intentar calmarlos. Con gestos y gritos les decía que pensaran, que usaran la cabeza porque esto estaba afectando también al equipo.

Otros que se acercaron fue el morado Jaikel Medina y el académico Johnny Acosta. A ninguno de los tres lo respetaron mucho, porque a Paté le respondieron que se metiera en lo de él.

Después de cinco minutos, y con la policía llevándose a los más problemáticos, el central Keylor Herrera decidió continuar con la mejenga, que tras de todo ni siquiera tuvo goles.

Un debutante, muchos chamacos y Aarón Cruz salvando

Paté se guardó la carga pesada pensando en la final de Concacaf, que inicia este jueves en la Cueva, contra Motagua de Honduras.

Quitando a Aarón Cruz, el resto ha sido banca durante todo el torneo y aparecieron en esta fecha 21 para enfrentar a los veteranos de La U.

Yostin nunca olvidará este juego, su primero en la máxima categoria. Fotos: Mayela López
Yostin nunca olvidará este juego, su primero en la máxima categoria. Fotos: Mayela López

Para que se hagan una idea, Verny Scott debutó en diciembre del 2001 y se enfrentó al morado José Rodolfo Alfaro, quien tenía apenas 8 meses de nacido cuando eso ocurrió.

Centeno tiró a un equipo que promedia 24 años de edad, Alfaro era el menor de todos, y el más viejo fue Esteban Rodríguez, que tiene 31 años.

Pero también jugaron Jaikel Medina (fue el capitán), Jonathan Martínez, Yael López, Luis José Hernández y Jaylon Hadden, entre otros, que se habían visto poco.

Aarón fue el gran salvador de la tarde en Heredia. Fotos: Mayela López
Aarón fue el gran salvador de la tarde en Heredia. Fotos: Mayela López

Wálter hasta se dio el lujo de debutar a Yostin Tellería de apenas 16 años. El oriundo de Tres Ríos de Cartago, ingresó por primera vez a un partido de primera división al minuto 74, en el lugar de Byron Bonilla.

Al final, ni los jóvenes ni los más viejillos pudieron hacer goles.

Mucho en parte gracias a la actuación de Aarón, que en la primera parte fue héroe con tres tapadas que gran nivel que lo convirtieron en la figura del juego.