Andrés Mora.19 septiembre

Dice el dicho que: “Al que madruga Dios le ayuda” y el Monstruo se lo aplicó este jueves al Municipal de Pérez Zeledón para derrotarlo en su propio estadio uno por cero.

Es defensa, pero se la jugó en un tiro de esquina y celebró Luis José. Foto: Rafael Pacheco
Es defensa, pero se la jugó en un tiro de esquina y celebró Luis José. Foto: Rafael Pacheco

La S se está acostumbrando a madrugar a sus rivales y así queda demostrado en las últimas cuatro mejengas del equipo de Wálter Centeno.

A Pérez le hizo el golcito al minuto 11; pero a San Carlos se lo había hecho al siete, a Grecia al dos y a la UCR al cuatro. El Monstruo no los dejó ni acomodarse y hasta goleó a los griegos y a los académicos.

Y es que no queda duda que los generaleños entraron dormidos, pues a los 30 segundos ya Saprissa estaba pisando el área de los locales con mucho peligro.

Al minuto ocho quedó un tiro libre de esos que se saborea Marvin Angulo, frente al área y la pegó con clase. La pelota iba directo al marco, pero Bryan Segura voló y tiró la pecosa al tiro de esquina espectacularmente.

Se jugaban 10 minutos del partido y la bola solo la tocaban los visitantes, los locales apenas y les daba chance de rechazar toda bola que llegaba a su área, mientras que del otro lado Kevin Briceño podría haber estado tomando café mientras sus compañeros atacaban.

Antes de iniciar el juego también Unafut le dedicó otro minuto de aplausos a César Carillo. Foto: Rafael Pacheco
Antes de iniciar el juego también Unafut le dedicó otro minuto de aplausos a César Carillo. Foto: Rafael Pacheco

Pero fue tanto el acoso que la anotación cayó. Llegó en un tiro de esquina que cobró desde la derecha Angulo para que apareciera en el primer palo Luis José Hernández que superó las marcas y abrió el marcador con un remate bien colocado.

Hernández abrió su expediente como goleador morado. Según datos del periodista Luis Quirós, este es el primer golcito de Luis José con la chema del Sapri. Él suma cuatro en su carrera en primera división, pero los otros tres los hizo mientras jugaba para el Municipal Grecia.

Lo celebró eufóricamente el defensor su primer golcito. Foto: Rafael Pacheco
Lo celebró eufóricamente el defensor su primer golcito. Foto: Rafael Pacheco

Los de casa tuvieron un respiro al minuto quince, pero fue gracias a que la bola se detuvo. Ambos equipos habían acordado que iban a parar la jugada para rendirle un minuto de aplausos a César Carrillo, exjugador generaleño, que murió este domingo en la madrugada en un accidente de tránsito.

Cuando regresó la acción los pupilos de José Giacone reaccionaron, aunque un poco tarde porque Saprissa ya los había madrugado y tenían uno en el saco.

La primera bola que le llegó a Briceño fue al 17, después de un tortón de Michael Barrantes que regaló la bola a Jeikel Medina, pero cuando el sureño pateó lo hizo muy flojo y le llegó a las manos al guardameta tibaseño.

Heiner Mora tuvo una de cabeza, pero no pudo darle la dirección adecuada al balón. Foto: Rafael Pacheco
Heiner Mora tuvo una de cabeza, pero no pudo darle la dirección adecuada al balón. Foto: Rafael Pacheco

Heiner “Titi” Mora pudo empatar al 26, pero su zurdazo se elevó demasiado.

Antes del descanso, David Ramírez cabeceó perfectamente, pero igualmente estaba bien ubicado Segura y atrapó le pecosa.

Se puso bonito

Con el pitazo de reanudación del árbitro Keylor Herrera, los equipos se pusieron las pilas y la mejenga creció en intensidad.

Las oportunidades de gol eran en ambas porterías.

Bola no anduvo muy fino con sus remates. Foto: Rafael Pacheco
Bola no anduvo muy fino con sus remates. Foto: Rafael Pacheco

Una de las más claras, apenas al 48, fue un remate de Luis Carlos Barrantes que iba para adentro, pero de un pronto a otro apareció la cabeza de Roy Miller que logró desviarla.

Los generaleños contragolpearon bonito, pero cuando entraron al área no tomaron las decisiones correctas para anotar.

Del otro lado era igual, ya que corrían mucho, pero cuando tenían que vacunar fallaban.

Al 71 Randall Leal le puso un pase de lujo a Ramírez, pero cuando este disparó la pecosa pasó a centímetros del poste.

Los que no jugaron como Byron Bonilla, se entretuvieron con un chicle. Foto: Rafael Pacheco
Los que no jugaron como Byron Bonilla, se entretuvieron con un chicle. Foto: Rafael Pacheco

Los generaleños respondieron con un tiro de Asdrúbal Gibbons que le picó a Kevin y tuvo que soltarla, pero llegó su defensa al rescate.

Michael Barrantes también lo intentó y cobró un tiro libre al 85, pero sacudió el marco porque pegó la redonda en el horizontal.

Al final fue un segundo tiempo buenísimo por lasa emociones, pero sin más goles. Los tres puntos se fueron para Tibás y Pérez Zeledón sigue en deuda, pues ya son cinco juegos sin conocer la victoria (tres derrotas y dos empates).