Sergio Alvarado.16 junio
Gloriana Villalobos pescó la falta que le valió al Monstruo el empate de penal. Foto: Jorge Castillo
Gloriana Villalobos pescó la falta que le valió al Monstruo el empate de penal. Foto: Jorge Castillo

Las ganas que le pusieron las integrantes de Saprissa y Moravia no fueron suficientes para que alguno de los equipo marcara diferencia en el partido de ida de la final del torneo Apertura del fútbol femenino, que finalizó 1-1.

A la mejenga le sobraron emociones en ambos marcos, lo que demostró lo pulseado que suele ser el clásico del fútbol femenino. El cuadro visitante lució mejor en el primer tiempo, pero en el complemento las locales lograron balancear las acciones.

La Cueva le asienta bien al cuadro moraviano, ya que en el 2017 se proclamó campeón del fútbol femenino al triunfar en ese estadio y cerrar el negocio en casa, lo cual pretende repetir en esta ocasión.

Las vecinas se han repartido las finales de los últimos años en duelos parejos, porque el año pasado, fueron las moradas las que salieron campeonas al derrotar a Moravia 3-0 en el estadio Ernesto Rohromser en Pavas.

Moravia abrió el marcador a los 17 minutos, con un gol de cabeza de Diana Araya, quien aprovechó un cobro de un tiro libre para vencer a la meta local. Durante el primer tiempo tuvo varias opciones para aumentar el marcador, pero fueron las moradas las que empataron cuando las jugadoras estaban a punto de irse al descanso.

Las moravianas esperan celebrar el próximo domingo y retener el título femenino. Foto :Jorge Castillo
Las moravianas esperan celebrar el próximo domingo y retener el título femenino. Foto :Jorge Castillo

A Gloriana Villalobos la derribaron dentro del área y el remate de penal lo ejecutó María Paula Salas, quien engaño a la portera Priscilla Tapia con su remate y le dio cierto respiro a su equipo para irse al descanso. El segundo tiempo el partido estuvo mucho más parejo y el marcador no se movió.