Andrés Mora.24 junio
Esteban Rodríguez fue la sorpresa en la alineación y el volante le cumplió a Paté con un gol. / Fotografía: John Durán
Esteban Rodríguez fue la sorpresa en la alineación y el volante le cumplió a Paté con un gol. / Fotografía: John Durán

¡Que se paren los morados! Saprissa sacó este miércoles la victoria (2-0) ante Alajuelense en el primer partido de la final de la segunda ronda y se desató un fuerte olor a 35.

El Monstruo salió con oro del estadio Alejandro Morera Soto y podría celebrar en Tibás el próximo lunes (8:30 p.m.) cuando se dispute la vuelta.

Regalazo para don Ricardo Saprissa Aymá, que nació un 24 de junio de 1901 en El Salvador.

Los tibaseños no quedan campeones desde el Clausura 2018, ya van dos años.

Y el camino al título lo empezó bien porque en e,l estadio Alejandro Morera Soto rompió una estadística. Según datos del periodista Luis Quirós, desde el año 1991 cuando se jugó por primera vez una final de segunda ronda, ningún club había podido ganar una mejenga como visitante, se habían jugado 20, con balance de nueve triunfos para los de casa y 11 empates.

Se despertaron los fantasmas rojinegros y ahora deberán espantarlos en la noche del 29 de junio en el Ricardo Saprissa. ¿ Así o más tétrico el panorama ?

La que se comió McDonald, era el gol que le daba vida al León. / Fotografía: John Durán
La que se comió McDonald, era el gol que le daba vida al León. / Fotografía: John Durán

Pero es que el Sapri no dejó a los liguistas ni ilusionarse, en dos toques, a los 27 minutos, ya tenía la serie acomodada a su favor. La salvada es que ningún erizo gastó plata en la entrada, porque qué gran disgusto pagar para ver al equipo de sus amores sufrir de esa manera.

Cuando Allen Quirós infló los cachetes y sonó el pito para iniciar la mejenga, los dos clubes entraron con todo, cada balón fue muy disputado.

Pero el primer susto lo pegó el visitante, Esteban Rodríguez, quien fue la sorpresa de Wálter Centeno en la titular, sacó un riflazo de derecha de larga distancia y de no ser porque Leonel Moreira voló, ese era el primero.

Pero ese solo fue el aviso de lo que vendría poco menos de dos minutos después.

Michael Barrantes mandó un pase desde atrás, Ricardo Blanco la peinó en media cancha y Christian Bolaños se escapó. Bola iba en moto y Junior Díaz en bici por lo que nunca lo alcanzó, el saprissista pateó, Moreira rechazó, pero ahí estaba solo y bien parado Ariel Rodríguez, quien nada más empujó la pecosa para el 1-0.

Los morados están a 90 minutos de la 35. / Fotografía: John Durán
Los morados están a 90 minutos de la 35. / Fotografía: John Durán

La Liga reaccionó con un cabezazo de Jonathan Moya que resolvió bien Aarón Cruz. Después una que otra aproximación que mejor ni contarlas porque no terminaron en nada.

Pero en el área liguista los morados sí las clavan y el segundo llegó al minuto 27. Rodríguez se agrandó y tras un tiro de esquina de Mariano Torres, que fue despejado a medias por los manudos, le quedó frente al área y de seguido la pegó abombando las redes rojinegras por segunda ocasión.

Es el primer gol de Esteban en el torneo y ¡qué clase de gol! Pepinazo y en el mejor momento para su equipo. Además despejó los cuestionamientos de todos los que se estaban preguntando por qué Paté lo metió de titular.

Ya con la cuesta más que empinada, el cuadro de la Ciudad de los Mangos se tiró al ataque pero qué va, en el momento de definir no lo lograban o la defensa se interponía.

Estuvo más cerca la “S” del tercero que los de casa del descuento. Al 40′ Bola se coló casi hasta el marco y fusiló, pero esta vez Moreira apenas la desvió para que se fuera al tiro de esquina.

La única sonrisa de la primera parte para los liguistas fue cuando antes del pitazo final, el árbitro y Ricardo Blanco chocaron y salieron volando.

Ariel Rodríguez anda encendido y abrió la cuenta en la Catedral. / Fotografía: John Durán
Ariel Rodríguez anda encendido y abrió la cuenta en la Catedral. / Fotografía: John Durán

Liga se salvó. En la segunda parte, los erizos se salvaron de que no les llenaran más el saco.

Eso porque Moreira estaba en todas. La primera fue al 53', en un tiro de esquina que ya iba para adentro y se estiró a más no poder para otra vez sacarla al tiro de esquina.

Cinco minutos más tarde, otra vez las manos salvadoras de Leo aparecieron, Ariel entró por la izquierda y le puso el pase de la muerte a Bola, quien con todo el marco a disposición la tiró y se topó con Moreira.

La más clara liguista llegó al 66' en un tiro libre. Cobró Bernald Alfaro e iba para el ángulo, pero Aarón Cruz voló y la sacó. Ahí nos dimos cuenta que Saprissa sí había llevado portero.

Y es que quedó claro que no era el día erizo porque al 79' Jonathan McDonald estaba solo, el marco lo tenía a su disposición y definió malísimo, casi se come la camiseta del colerón.

La Liga no perdía de local en el Morera Soto desde hace 24 partidos. La última fue una derrota 2-1 contra Saprissa en agosto del 2019, según datos del periodista Luis Quirós.