AFP, Prensa española, Redacción.22 marzo

La sabrosera de luna de miel entre el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez y el director técnico francés del equipo, Zinedine Zidane, al parecer solo duró 11 días y la culpa la tiene el colombiano James Rodríguez que se “metió” para romper el romance.

Según la prensa española este matrimonio entre Zidane y Florentino podría tener divorcio a menos de 11 días de
Según la prensa española este matrimonio entre Zidane y Florentino podría tener divorcio a menos de 11 días de "casados". Foto AFP.

¿Qué es lo que está pasando?

Resulta que cuando Florentino habló con Zidane para suplicarle que volviera a dirigir el equipo porque el rancho estaba ardiendo y el ventolero de los malos resultados no dejaba de atizar las llamas, Zidane le dijo que sí, pero le dejó muy clarito que no podía meterle las manos en el camerino, mucho menos cuando lo arme para la próxima temporada.

A regañadientes el presi aceptó lo que le dijo el técnico y le sacó las manos, que tenía bien metidas al camerino, pero resulta que el perro que come huevos, ni quemándole el hocico, porque 11 días después parece que Zidane y Pérez se devolvieron los peluches más rápido que ligero por el regreso o no del colombiano.

¿Por qué James se paseó en la luna de miel?

El media punta colombiano llegó al gigante alemán al principio de la pasada temporada, cedido por el Real Madrid con una opción de compra (42 millones de euros). La prensa española ha publicado que su deseo es regresar a España y volver a compartir pura vida junto con el tico Keylor Navas, porque se llevan muy bien.

Florentino se puso como doña Florinda cuando ve al profesor Jirafales cuando le hablan del regreso de James, pero Zidane se pone como el señor Barriga cuando don Ramón nada que le paga la renta. El francés no lo quiere en el camerino o al menos eso es lo que asegura la prensa española.

James Rodríguez está a préstamo con el Bayern Múnich y quiere volver al final de la temporada a España. Foto AFP.
James Rodríguez está a préstamo con el Bayern Múnich y quiere volver al final de la temporada a España. Foto AFP.

Lo que podría ser una nueva novela en el Madrid todavía está por escribirse, lo que sí queda claro es que Zidane no dejaría que Rodríguez llegue a su camerino, pero Florentino está ceñido en abrirle la puerta ¿quién ganará este pulso? Hace menos de un año cuando presidente y técnico discutían por lo mismo, el técnico mejor se fue.

“No tuve ningún problema con Zidane”

Mientras Zidane y Florentino se ponen ropa cómoda, tenis y se hacen un moño por si hay manazos, James dice desde Alemania que jamás tuvo ningún tipo de problema con Zidane, cuando la revista especializada en deportes de Alemania Kicker le preguntó sobre su posible futuro de nuevo con la camiseta blanca del Madrid.

"Nadie puede prever el futuro", dijo James, autor de un triplete el domingo ante el Maguncia (6-0) en la Bundesliga, dejando todas las puertas abiertas para la próxima temporada.

"No tuve problemas con Zidane y tengo una muy buena relación con Niko Kovac (entrenador del Bayern). En el plano humano es increíble, con él podemos ganar títulos", dijo, despejando además los rumores sobre su mala relación con su actual técnico.

James (fuera de foco) estuvo en un Madrid muy latino, junto con el tico Navas, el brasileño Marcelo y el mexicano Chicharito. Archivo.
James (fuera de foco) estuvo en un Madrid muy latino, junto con el tico Navas, el brasileño Marcelo y el mexicano Chicharito. Archivo.

James coincidió con Zidane durante una temporada y media, sin llegar a imponerse como titular indiscutible, lo que provocó su salida en 2017.

Tras su triplete del domingo, el presidente del Bayern Uli Hoeness dejó entender que la opinión de Kovac, con el que James tampoco es titular fijo, sería determinante en la decisión de adquirir o no los derechos de James.

"Tenemos que decidir al final, teniendo en cuenta todos los datos, en conjunto es un jugador formidable, pero el entrenador debe decirnos lo que quiere", señaló.

James Rodríguez llegó al conjunto español tras brillar en el Mundial de Brasil 2014, al quedarse con los premios a mejor jugador de la primera fase, mejor gol, bota de oro (seis goles) e integrar el 11 ideal. En el conjunto alemán se alzó con una Bundesliga y dos Supercopa de Alemania.