Yenci Aguilar Arroyo.19 abril
Esteban está agüevado por los resultados del equipo. Cortesía.
Esteban está agüevado por los resultados del equipo. Cortesía.

Esteban Chavarría nació y creció en el seno de una familia saprissista. Desde pequeño, él, su papá Francisco, y su abuelo, Gerardo, acompañan al Monstruo en la Cueva; sin embargo, por los malos resultados del equipo y el silencio de la dirigencia morada decidieron no renovar más sus membresías de socios.

Esteban tiene 20 años, vive en Santo Domingo de Heredia y comentó que en su familia apoyan a la “S” en las buenas y las malas, pero en este momento están chivas, no solo por el tema futbolístico, sino por la forma en la que se maneja el equipo.

“Nosotros somos socios de platea este preferencial desde hace tres años, pero desde antes siempre íbamos al estadio, de hecho hemos acompañado a Saprissa en partidos en Puntarenas, Liberia, cuando jugaba contra Carmelita, o sea hemos recorrido una gran parte del país con el equipo.

“A nosotros nos quedaban seis meses de membresía cuando empezó la pandemia y se supone que tenemos ese período de tiempo a fondo, pero tomamos la decisión de no renovar, porque estamos muy desmotivados y es lo único que podemos hacer para demostrar que no estamos de acuerdo con la planificación del club”, dijo.

“Siento que los jugadores están fuera de ritmo, descontentos, desmotivados y a pesar de que hay jugadores que admiro muchos, como Michael Barrantes o Christian Bolaños los veo frustrados. A veces no están totalmente concentrados en jugar fútbol, se ha perdido la química con la afición”. Esteban Chavarría, aficionado.

Chavarría es estudiante de Ingeniería Química y comentó que otra cosa que lo tiene decepcionado del equipo de sus amores es el silencio sepulcral que existe alrededor.

“Al inicio de la pandemia nos enviaron un mensaje para informarnos sobre la extensión de las membresías, que se congelaron y hace poco enviaron los precios para este año. Después de eso no han mandado nada adicional, ni un beneficio ni una recompensa por seguir con el equipo.

“Creo que estamos acostumbrados con esta administración que ha tomado ese estilo. Se manifiestan cuando nacen negocios o contrataciones nuevas, pero este silencio solo confunde a los aficionados, no hay una buena sensación, todo son puras especulaciones, noticias, chismes y eso desmotiva a todo el mundo”, destacó.

El morado lamentó que esta actitud de los dirigentes morados provoca una ruptura de la química entre equipo y los aficionados.

“Sentimos que como aficionados somos cero escuchados, no hay un enlace entre el equipo y los aficionados, las decisiones que toman lo hacen pensando en el negocio. Últimamente ni he comprado nada alusivo al equipo y es molesto que en redes sociales solo se enfocan en vender los productos del club.

“Siento que los jugadores están fuera de ritmo, descontentos, desmotivados y a pesar de que hay jugadores que admiro muchos, como Michael Barrantes o Christian Bolaños, los veo frustrados. A veces no están totalmente concentrados en jugar fútbol, se ha perdido la química con la afición”, comentó.

El aficionado siente que se perdió la química entre los seguidores y jugadores. Rafael Pacheco.
El aficionado siente que se perdió la química entre los seguidores y jugadores. Rafael Pacheco.
Golpe de realidad

Esteban contó que su papá y abuelo están descontentos desde hace un par de años, cuando llegó Wálter Centeno al banquillo.

“Dicen que no se ve un rumbo claro, que ahora cuando al equipo le va mal la afición se aleja y además sienten que la junta directiva ha tomado decisiones erróneas.

“Yo lo veo diferente, es que desde que tengo memoria veo a Saprissa ganar, desde el Mundial de Clubes y todo esto es un golpe de realidad. Claro, ellos han visto otros momentos complicados, pero yo estoy desmotivado, porque estoy acostumbrado a ganar y no me gusta lo que veo”, añadió.

Este seguidor del Monstruo le envió un mensaje a la junta directiva morada.

“Deberían enfocarse en devolvernos la pasión por Saprissa. Basta de negocios, de patrocinios, que se enfoquen en lo deportivo, poner este tema de primero en la agenda, no hay mucho que decir, los aficionados estamos cansados, con cero química con el equipo y eso se debe recuperar.

“Estamos locos por el equipo, siempre estaremos en las buenas y las malas, pero necesitamos respuestas”.