Sergio Alvarado.6 octubre, 2020
Randall Row tiene claro el trabajo que deberá aplicar este miércoles en La Cueva. Foto: Mayela López
Randall Row tiene claro el trabajo que deberá aplicar este miércoles en La Cueva. Foto: Mayela López

En el arranque del Apertura 2020, Sporting lució como un equipo al que el cambio de categoría de segunda a primera división no le pesó para nada, pues tuvo un buen arranque en el grupo B.

Conforme pasaron las fechas se le torció el camino al cuadro josefino ya que ha perdido en cuatro de sus últimos cinco partidos, o sea, tuvo un mes para el olvido.

El último triunfo de los paveños fue el 12 de setiembre ante San Carlos por 1-0 en la zona norte, después de eso perdieron 2-1 con Saprissa, 3-1 ante Jicaral y 1-0 contra Limón el sábado pasado.

La mala racha hizo que la idea de pelear clasificación se vea muy lejana y hasta el colero del grupo, Jicaral, ya se le puso a tres puntos, lo que provoca la necesidad de puntuar urgentemente.

Este miércoles, a las 8 p. m., tendrá una dura misión visitando el estadio Ricardo Saprissa para enfrentar al Monstruo, otro equipo necesitado de puntuar, al que Sporting le metería presión si le arranca punticos.

“Es un partido bonito, de esos que todos quieren jugar, ante un buen rival, un partido que tenemos que disfrutar, ir a entregarse al máximo y que cada quien dé su mejor versión”, comentó Randall Row, entrenador de los blanquinegros.

Para el técnico, un partido de estos es una bonita oportunidad para retomar lo bueno que su equipo mostró anteriormente, antes de que se vinieran las vacas las flacas.

“Ya sabemos a lo que juega Saprissa, las fortalezas y debilidades, sabemos cómo aprovecha su cancha, pero también cómo podemos hacerle daño, tenemos claro nuestro trabajo”, agregó.