Franklin Arroyo.3 mayo

Una consulta de la ministra de Deportes, Karla Alemán, le abrió los ojos al ministro de Salud, Daniel Salas, para que se frenara la última jornada del torneo Clausura 2021.

Alemán le mandó a preguntar a Salas si el fútbol quedaba incluido dentro de las actividades prohibidas para esta semana.

Según Julián Solano, presidente del Comité Director de la Unafut, no había necesidad de preguntar algo que para él estaba claro, ya que las actividades prohibidas fueron anunciadas el jueves 29 de abril y entre estas nunca se mencionó el fútbol de la primera división.

Solano afirmó en un video que no está de acuerdo con la interpretación que Salas hace de la resolución que él mismo firmó y por eso la Unafut se reunirá con él hoy.

“La única publicación que emitió el Ministerio de Salud, el jueves pasado, decía que las únicas actividades restringidas eran los establecimientos de atención al público y nosotros no atendemos público, pero además en la lista de actividades permitidas, en los incisos 36 y 42 está claro que, las actividades a puerta cerrada, sin público, con protocolos aprobados están dentro de esa lista (como el fútbol) Por eso nos extraña”, dijo en un video, Solano.

Según la Unafut, hoy, en sesión ordinaria, el Comité Ejecutivo comunicará si se mantiene la jornada para este próximo fin de semana o se pospone.

En la sesión también se definirá qué día se jugará la mejenga entre Alajuelense y Sporting, la cual corresponde a la jornada 21 y que se iba a jugar la noche de este lunes, pero se canceló horas antes de disputarse.

Lo único que a estas alturas sigue en firme es la final de la segunda división entre Guanacasteca y Puntarenas, pues las restricciones de esta semana solo aplican para el Gran Área Metropolitana.

El fútbol femenino tampoco jugará su última jornada.

Es la segunda vez que se pospone el encuentro entre manudos y josefinos. Fotografía José Cordero
Es la segunda vez que se pospone el encuentro entre manudos y josefinos. Fotografía José Cordero
Peor momento

Según el máster en preparación física, Milton Rivas, catedrático de la Universidad Nacional, un parón del torneo a estas alturas es muy perjudicial para los equipos que vienen en alzada, como Saprissa y Herediano.

“Los equipos que han subido el rendimiento son los más perjudicados porque están deseando jugar, vienen en alzada, quieren competir y esa parada los puede enfríar”, dijo.

Dio el siguiente ejemplo: “Cuando un atleta va corriendo y lleva 30, 40 minutos y dice, voy bien, ya estoy en equilibrio, voy consumiendo oxígeno y debe parar por equis circunstancia, por ejemplo, amarrarse un cordón, se enfría y pierde el ritmo. Eso les puede pasar a esos clubes en alzada”, explicó.

A un equipo como al Team, el parón le puede cortar el ritmo. Foto: Rafael Pacheco
A un equipo como al Team, el parón le puede cortar el ritmo. Foto: Rafael Pacheco

Pero para otros equipos que han caído en un bache puede servir para una recarga mental y para un replanteamiento de aspectos técnicos y tácticos.

Eso podría corresponder a equipos como Limón y Guadalupe, que necesitan hacer como un reseteo en su metodología.

En términos generales, Rivas dice que frenar el torneo a estar alturas no es conveniente porque es cuando los jugadores están en su punto más alto en cuanto al aspecto deportivo, técnico, táctico y sicológico.

“A un equipo como Alajuelense no le hace daño porque están clasificados desde hace rato y así se han manejado. Por diez días no habrá un trastorno de planes ni de enfoque”, mencionó.