Sergio Alvarado.27 abril, 2017

Una carrera de 27 años en el fútbol le es suficiente a Víctor Cordero para estar en todas sobre cómo se deben manejar a las promesas del deporte, con más razón si se trata de su hijo Julen, de 16 años, por ese motivo no quiere meterle presión innecesaria a su chamaco.

En la selección sub-17 que disputa en Panamá uno de los cuatro boletos rumbo al mundial, que se jugará en octubre en la India, está la sangre del asistente técnico de Carlos Watson.

Julen Cordero es una de las caras que destacan en el cuadro tico sub-17. Foto: cortesía Mi Diario
Julen Cordero es una de las caras que destacan en el cuadro tico sub-17. Foto: cortesía Mi Diario

Julen, quien es el menor de todo el grupo que dirige Breance Camacho, ha mostrado buenas cosas en el torneo, pero a diferencia del tata, el muchacho es delantero,  todo un número nueve, camiseta que usa en la Sele.

Víctor prefiere no hablar de su hijo en en estos momentos y formar un cascarón para proteger a su Corderito de la presión que enfrentan los futbolistas. Con la educación que siempre lo ha caracterizado pide que le den tiempo a su güila para que se pueda concentrar en lo que debe en estos momentos. 

Lo único que nos quiso soltar este jueves es que a Julen siempre le encantó el fútbol y mejengueaba desde bien carajillo. La decisión de ser delantero fue del chamaco y el tata no metió mano. Posiblemente Víctor vive el campeonato en tierra canalera con la misma tensión que otros padres.

Tiene condiciones

Julen juega en el Saprissa, club en el que su padre dejó huella siendo capitán y campeón nacional en once ocasiones, el tercer jugador morado más ganador de la historia del Monstruo. 

Desde que eran chiquillos, Víctor siempre anda bien cerquita de sus tres hijos. Julen, Ariel y Thiago (de derecha a izquierda). Foto: Alexander Otárola/Archivo.
Desde que eran chiquillos, Víctor siempre anda bien cerquita de sus tres hijos. Julen, Ariel y Thiago (de derecha a izquierda). Foto: Alexander Otárola/Archivo.

Por lo visto en el premundial el muchacho heredó las condiciones familiares y ha mostrado buenas cosas. Luce como un delantero rápido, que se desmarca con facilidad y se muestra para recibir la pecosa, además de ubicarse bien para definir de cara a marco.

El martes pasado Corderito mostró su talento cuando a los trece minutos abrió el marcador ante Surinam,  al aprovechar un pase filtrado y definió con un perfecto remate rastrero.

Si las buenas sensaciones continúan y Julen sigue figurando pronto tendrá que salir del cascarón y mostrar su fútbol en otros escenarios como la primera división. Ahí es cuando Víctor posiblemente nos hable un poco más sobre el matador que tiene en casa.

A la cancha
Costa Rica cerrará hoy la fase de grupos de la primera ronda del premundial Panamá 2017 cuando juegue a las 7 p.m ante Cuba por el grupo B. Los ticos están clasificados a una de las dos  triangulares que dará dos boletos a India 2017 en octubre.