Franklin Arroyo.16 agosto

Herediano levantó la mano en este inicio del torneo y derrotó tres a cero a Grecia, que le puso corazón a la mejenga, pero eso no fue suficiente.

Los florenses anotaron mediante John Jairo Ruiz, Jonathan Mcdonald de penal, y el juvenil Jordy Hernández.

Con un bañito, John Jairo Ruiz abrió el marcador en el Cuty Monge, donde Herediano fue local. Foto: Rafael Pacheco
Con un bañito, John Jairo Ruiz abrió el marcador en el Cuty Monge, donde Herediano fue local. Foto: Rafael Pacheco

El Team mostró jerarquía, ganas y actitud, pero también dio muestras de que el rejuvenecimiento en el club es cosa seria y le dio minutos, con el patido decidido, a algunos jóvenes.

Además homenajeó a Esteban Granados, quien el sábado antepasado se convirtió en el herediano con más títulos en la historia del club: nueve.

Pero Herediano debió sudar la camiseta porque con este equipo griego no se puede descuidar nada. Es un cuadro incómodo, con hombres de buen pie que corren todo el partido y al que será difícil vencer.

El primer tiempo fue muy dinámico. Grecia se iba al ataque pero claramente le faltaban profundidad e imaginación. Los florenses fueron menos al ataque, pero con más peligro.

En esa situación, los dirigidos por Jafet Soto sacaron provecho de una desantención de la defensa griega, dormida en una salida larga de Aarón Salazar, que alargó con el pecho Nextalí Rodriguez y dejó de cara al gol a John Jairo Ruiz.

El veloz delantero definió con un globito sobre el buen portero griego y Herediano se puso al frente al cuarto de hora.

“Arrancamos con el pie derecho, Herediano suma de tres puntos y le dimos un homenaje a un gran jugador como lo es Granados”, Jonathan McDOnald, jugador de Herediano.

Pese a la dinámica e intensidad de ambos equipos, las emociones fueron escasas porque las dos defensas se dieron al máximo para contener a los delanteros rivales.

El gol le puso picante a la mejenga y los equipos se fajaron para buscar los goles, pero las defensas estaban bien aplicadas.

McDonald ejecutó el penal y Kevin Ruiz no pudo llegarle. Foto: Rafael Pacheco
McDonald ejecutó el penal y Kevin Ruiz no pudo llegarle. Foto: Rafael Pacheco

Al minuto 18, el portero Kevin Ruiz casi se jala un tortón cuando se excedió con la bola en los pies y John Jairo casi se la roba.

Los griegos intentaban remates con Antony López, Luis Sequeira y Álvaro Sánchez, pero pegaban en algún defensor del muro que implantaron los heredianos.

Sin embargo, al minuto 25, los griegos lograron generar una buena jugada por la izquierda. Sánchez salió despavorido por la lateral, se la pasó a Espinoza y este, sin pensalo, mucho se la dio a Antony, quien disparó desviado.

Después Nextalí hizo un baile en el área griega al cierre del primer tiempo. Solo la punta del zapato de un defensor se le interpuso en el camino cuando había tirado a marco.

Eso sí, hay que decir que el árbitro Ricardo Montero se comió un penalote que Mauricio Núñez le cometió a Luis Sequeira, pero el griego no reclamó. Es más, el que se puso chiva fue el herediano, quien hizo gestos cuando más bien se salvó.

Los equipos se fueron al descanso agitados, porque la inicial estuvo bien movida y el complemento prometía.

Intenso

Y el complemento no defraudó y empezó con mucha intensidad.

Al minuto,Grecia generó peligro con un frentazo de Sequeira que pudo dar para más pero remató desviado y a la jugada siguiente los florenses la tuvieron.

Fue por un centro de Nextalí directo a la jupa de McDonald, quien la pegó y el portero Kevin Ruiz le hizo un paradón. La bola volvió a quedar en Bigmac, pero Kevin rechazó con los pies y luego se hizo un molote en el área y los griegos pudieron alejar la chocobola.

Cinco minutos después, Harry Rojas desbordó a dos hombres por la derecha, con túnel incluido a Esteban Granados, pero no se entendió con Yostin Salas, quien le dio de seguido y botó el balón.

Grecia intentaba, con remates, con combinaciones, pero el Team estaba muy bien parado y al 57 más bien pitaron penal a favor de los florenses.

Resulta que Orlando Galo estaba arriba dentro del área griega y Espinoza le metió el cuerpo, como Mauricio Núñez lo habia hecho en el primer tiempo con Sequeira, pero, en esta ocasión, Ricardo Montero sí vio penal.

McDonald ejecutó de muy buena manera para poner el dos a cero y ese gol cambió la mejenga. Grecia perdió ímpetu y Herediano ganó confianza.

Un error de la defensa griega dejó el balón en McDonald, quien ni lerdo ni perezoso se la dio a Jordy Hernández, un chamaquito que definiò con un cañonazo arriba y besó la camiseta como tres veces.

Con ese gol, al minuto 67, el juego acabó y aunque el resultado fue contundente, sin duda, Grecia mereció por lo menos un golcito.

Similar le pasó a Limón contra Saprissa el sábado, lo que pasa es que las jerarquías se imponen en el torneo en este inicio.